Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La vida en 2069: desde autopistas submarinas a hoteles espaciales

Seis prestigiosos ingenieros se reúnen para precedir cómo será la vida dentro de 50 años

Así será nuestro día a día en 2069. / Vimeo

El Consumer Electronic Show de Las Vegas (Estados Unidos), el Mobile World Congress de Barcelona o el IFA de Berlín nos ofrecen varias pinceladas sobre cómo podría ser el mundo de cara a los próximos años. Unas ferias, de carácter tecnológico, en la que nos pintan un futuro protagonizado por las ciudades inteligentes, por androides capaces de casi cualquier cosa o los tan esperados coches voladores. Pero, ¿cómo será el futuro en 2069?

Con el objetivo responder a esta pregunta, Samsung ha contactado con seis prestigiosos ingenieros británicos para que ofrezcan su punto de vista sobre cómo será la vida dentro de 50 años. Un futuro en el que apenas tardaremos 40 minutos para viajar desde Londres a Nueva York gracias a los viajes en cohete espacial y en el que llegarán las tan esperadas vacaciones en la Luna.

La vida en 2069

La sociedad vivirá principalmente en entornos urbanos muy densos que contarán con rascacielos gigantes y autosuficientes que cultivan sus propios alimentos. Sin embargo, la densidad será tan grande en estas ciudades que algunos comenzarán a vivir en complejos subterráneos e incluso en colonias submarinas. Respecto a las viviendas, serán completamente inteligentes y se lavarán por sí mismas.

Esto nos llevará a una vida todavía más sedentaria. Sin embargo, estaremos monitorizados constantemente por distintos biosensores que evaluarán nuestra salud, por lo que los médicos podrán desarrollar planes personalizados para cada individuo. De hecho, la sociedad podría incluso tener implantes cerebrales que liberan medicación cuando sea necesario y órganos impresos 3D que puedan sustituir a los originales. Unos implantes que también podrían realizar reparaciones mediante nanobots e incluso mejorar el rendimiento tanto físico como mental.

El transporte del futuro

La idea de viajar a cualquier parte del planeta en menos de una hora no es nueva. En diciembre de 2017, Elon Musk presentaba su cohete Big Fucking Rocket y anunciaba que podría ser utilizado para conectar Londres y Los Ángeles en apenas media hora. Por esa misma razón, los ingenieros que han formado parte en este proyecto opinan que este tipo de transporte acabará imponiéndose al resto.

Pero no será el único. Mientras el equipo de Elon Musk continúa trabajando en el Hyperloop, los ingenieros piensan más allá y divisan un futuro en el que también contaremos con autopistas submarinas que nos permitirán viajar en línea recta por el fondo del mar.

De la realidad virtual al Quidditch

En lo que respecta al ocio, la línea entre los deportes reales y virtuales podría ser cada vez más fina. Los expertos aseguran que, de cara a 2069, podríamos ver campeonatos de Quidditch sobre patinetes voladores o disfrutar de experiencias virtuales tan reales que no seríamos capaces de distinguir entre lo virtual y la realidad.

De hecho, los expertos aseguran que Internet dará paso a una especie de telepatía tecnológica que no solo transmitirá series o películas al cerebro, sino que será capaz de leer la mente del telespectador para ofrecerle siempre el contenido que esté buscando. En definitiva, un futuro todavía más sedentario en el que encontraremos todo lo que necesitemos a la carta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?