Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El insólito plan de un grupo de sacerdotes para liberar su ciudad de "drogas y fornicación"

70 litros de agua bendita y dos iconos religiosos para liberar a la región

Los sacerdotes se suben a la avioneta para liberar a la región. / YouTube

Con motivo del Día de la Sobriedad, que se celebra cada 11 de septiembre en Rusia desde 1913, un grupo de sacerdotes ortodoxos de la región de Tver Oblast ha decidido subirse a una avioneta y rociar cada uno de los pueblos con 70 litros de agua bendita. Todo ello con el objetivo de limpiarlas de pecado y liberarlas de vicios como la bebida o el sexo.

Según recogen los medios locales, el grupo de sacerdotes cargó unos 70 litros de agua bendita en una pequeña avioneta y dos iconos religiosos para liberar a la región de cualquier mal. Desde el Cáliz Inagotable, capaz de curar a las personas de adicciones como el alcohol y las drogas, hasta un icono de San Juan Bautista que acompañó a los sacerdotes en todo momento.

Una región libre de borracheras y fornicación

Después de elevarse a más de 200 metros de altura, los clérigos abrieron la puerta del avión y comenzaron a orar antes de verter el agua bendita sobre la ciudad. En declaraciones a The Moscow Times, el padre Alexander Goryacheva aseguró que cualquier enfermedad proviene de un virus y que todos los virus forman parte del demonio.

Por esa misma razón, y después de considerar que cualquier enfermedad es "una enfermedad espiritual", este procedió a liberar a su pueblo: "Estamos tratando de ayudar a las personas a deshacerse de las enfermedades. Queremos que dejen de beber alcohol, drogarse y la fornicación. ¿Cuál es el chiste? Tan solo estamos haciendo nuestro trabajo".

La pareja que se curó milagrosamente del alcohol

Sin embargo, los sacerdotes no estaban solos en la avioneta. Junto a ellos se encontraba una pareja que se curó milagrosamente de la embriaguez en el pasado, tal y como reconocen a los medios locales: "Cuando mi marido vio un avión volando, me dijo que dejaría el alcohol". Mientras los sacerdotes procedían a la oración, la pareja hizo un voto de sobriedad y aseguró que no volvería a probar el alcohol.

De hecho, la pareja aseguró que instruirán a otras personas sobre el verdadero camino sin alcohol. En definitiva, la iglesia ortodoxa celebra un año más el Día de la Sobriedad con un evento que tiene como objetivo liberar a un pueblo. Un pueblo a manos del demonio, tal y como afirma el sacerdote, que lucha por ser liberado gracias a la ayuda de las oraciones y el agua bendita.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?