Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Albert Rivera pide a Pedro Sánchez una reunión urgente para desbloquear la investidura

El líder de Ciudadanos ha ofrecido este lunes la abstención si el PSOE cumplía tres condiciones

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo. / ()

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, una reunión urgente para intentar una salida al actual bloqueo político. Rivera ha ofrecido este lunes la abstención de su grupo parlamentario en un eventual debate de investidura si el PSOE cumplía tres condiciones. Unos requisitos que, según los socialistas, ya se cumplen por que lo que Sánchez expresó que no existían obstáculos reales para esa abstención. 

En este contexto, Rivera quiere ahora reunirse con premura con el líder socialista en plena ronda de contactos del rey Felipe VI con los representantes de los grupos parlamentarios y a pocas horas de que se concrete si habrá nuevas elecciones el 10 de noviembre o existe una salida viable a un gobierno liderado por Pedro Sánchez. 

"Le acabo de pedir a Sánchez en una carta urgente que nos veamos. Si dice que las condiciones que le ponemos se cumplen, lo que tiene que hacer es ponerlas encima de la mesa, firmarlas y cumplirlas, que no se están cumpliendo", ha declarado en una entrevista en Telecinco.

La respuesta del PSOE 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha escrito al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para asegurarle que el PSOE ya cumple sus condiciones para que se abstenga en la investidura. Sánchez argumenta que está plenamente comprometido con la defensa de la Constitución tanto en Navarra como en Cataluña y que tiene intención de aliviar la carga fiscal sobre la clase media y trabajadora.

Los dos dirigentes han mantenido una conversación telefónica cuyo contenido no ha trascendido, si bien el PSOE sí ha difundido la carta que Sánchez ha escrito a Rivera agradeciéndole su "tardía comunicación" e invitándole a evitar con su abstención la repetición de las elecciones.

"Si ése es realmente su propósito y está dictado por el celo en la defensa de la Constitución puede tener la seguridad de que no existe impedimento alguno para que facilite la investidura", argumenta Sánchez. A cambio de esa abstención, Rivera pone tres condiciones a Sánchez: que abra conversaciones con Navarra Suma para cambiar de socios de gobierno en Navarra; que se comprometa a no indultar a los presos del 'procés' y a abrir una mesa para preparar una eventual aplicación del 155 en Cataluña si el independentismo no acata la sentencia del 'procés que no suba impuestos a familias ni las cuotas a los autónomos.

La posición del PSOE a las tres condiciones de Ciudadanos 

Con respecto a Navarra, Sánchez se limita a indicarle a Rivera que no debe tener motivo de inquietud porque el Gobierno de coalición que lidera la socialista María Chivite con Podemos y los nacionalistas de Geroa Bai está "plenamente comprometido con la defensa de la Constitución y del régimen foral".

Sánchez recuerda que Bildu no forma parte de este gobierno -sí del que había en la época anterior- y que no existe pacto alguno de los socialistas con este partido, como demuestra el hecho de que el PSOE facilitara con su abstención que la alcaldía de Pamplona pasara de Bildu a Navarra Suma, "sin contrapartida alguna".

No puede hablar de indultos 

En cuanto a Cataluña, Sánchez evita pronunciarse sobre los indultos porque, arguye, está obligado a "respetar el principio de independencia judicial y a no interferir en los procedimientos en curso con pronunciamientos que anticipen en un sentido o en otro sus decisiones o sentencias". Sánchez defiende su estrategia de "diálogo dentro de la legalidad" que ha puesto en práctica en Cataluña y que, según él, "ha propiciado un significativo retroceso del apoyo al independentismo que hace abrigar esperanzas de que acabe por restablecerse el clima de convivencia en Cataluña en el marco de la Constitución y las leyes".

Eso sí, deja claro que "en el caso, que nadie desea, de que se produjera por parte de las fuerzas independentistas una nueva vulneración de los preceptos constitucionales o un atentado grave al interés general de España (...) un Gobierno socialista no vacilaría en hacer uso de sus competencias para garantizar la soberanía nacional, la integridad territorial del país y la convivencia".

Y para ello, añade, se podría hacer uso del artículo 155 de la Constitución "con arreglo al propio texto y la doctrina del Tribunal Constitucional". Por último, Sánchez indica a Rivera que el propósito del PSOE es "aliviar la carga fiscal de los trabajadores y de las clases medias, entre ellos del colectivo del trabajo autónomo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?