Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Ciudadanos reconoce ahora que la foto de Colón les perjudicó electoralmente

"Fue la chispa que encendió la movilización de la izquierda", según un alto cargo de la dirección naranja

El presidente de Vox, Santiago Abascal (2i), el líder del PP, Pablo Casado (4i), y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), en Colón. /

Hubo mucho debate interno en Ciudadanos cuando en el mes de febrero del corriente 2019 el Partido Popular y la formación presidida por Albert Rivera convocaron una concentración en la madrileña plaza de Colón para exigir elecciones generales "inmediatas· y para parar la "negociación" con los independentistas por parte de Pedro Sánchez.

El debate surgió en el momento en el que la formación ultraconservadora Vox decidió sumarse a esa convocatoria y trató de buscar en todo momento una foto conjunta con los líderes de los tres partidos.

En Ciudadanos hubo dirigentes como Luis Garicano o el candidato entonces de Rivera en Barcelona, Manuel Valls, que rechazaron abiertamente esa foto pero la dirección decidió en el último momento asumir el riesgo.

Rivera subió al escenario junto a su núcleo duro (Villegas, Girauta, Villacís, ...) y se situó a pocos metros de Pablo Casado pero también del líder de Vox, Santiago Abascal. La foto que muchos querían evitar se produjo. Se asumieron los riesgos.

Siete meses después, con dos comicios electorales celebrados y camino de unos terceros, las cosas ya han dejado de verse de igual manera en la cúpula naranja. Con perspectiva, la dirección de Ciudadanos reconoce que esa foto no les benefició electoralmente.

Literalmente nos dice un alto cargo que esa imagen de Casado, Rivera y Abascal juntos "fue la chispa que encendió la movilización de la izquierda de forma descomunal". En Ciudadanos sienten que nos les perjudicó a ellos como partido pero sí al espacio de centro-derecha, frente a la izquierda. "Se lo pusimos en bandeja", reconoce esta fuente.

Así que ahora Rivera, que viene también del acercamiento a Vox para que este partido facilitara sus gobiernos en Andalucía, Murcia y Madrid, trata de coser heridas y se propone como uno de sus principales objetivos resituarse en el centro. Es "prioritario" y más cuando el PSOE va de cabeza a por este espacio.

De hecho, el presidente de Cs, ha vuelto ya a modular su discurso: ya no cita en ningún momento a Vox, partido al que pone dique de contención. En una comparecencia de prensa este miércoles en el Escritorio del Congreso de los Diputados el presidente de Cs aseguró que de formar un gobierno lo formaría "solo con PP y CS" y "a partir de ahí, si otras formaciones política tienen que elegir en el parlamento, pues tendrán que elegir".

Cs argumenta su alianza postelectoral con el PP al tiempo que quiere situarse más al centro sin pactar con Sánchez en que "él es el problema". Él, Sanchez, no el PSOE. De hecho, los naranjas creen que "muchos socialistas hubieran apoyado sin complejos" las tres condiciones de Rivera y que Sanchez rechazó para desbloquear su investidura.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?