Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Mercedes Milá: "La muerte de mi madre fue una liberación para ella y para mí"

La presentadora regresa a Movistar con la segunda temporada de 'Scott y Milá'

La presentadora Mercedes Milá /

Mercedes Milá está de vuelta. La popular presentadora regresa a Movistar Plus con una nueva temporada de 'Scott y Milá' en la que la periodista, junto a su inseparable perro, explorará temas que nos afectan y emocionan a todos, temas íntimos y universales que mueven el mundo y que Mercedes abordará desde su personalísima perspectiva.

Pregunta: En la segunda temporada de 'Scott y Milá' vas a hablar de la depresión, una enfermedad que has sufrido en tus propias carnes. ¿Cómo te encuentras ahora?

Respuesta: Estoy muy bien, porque una vez que te equilibran con las pastillas estás mejor. Estoy bien haciendo lo que hay que hacer. Para la depresión, por ejemplo, recomiendan aprender una lengua que no sea fácil, aprender un ejercicio manual que no hayas hecho antes…Yo reconozco mi fracaso con los bolillos. Lo intenté y no fui capaz. Pero me he contentado con el ganchillo.

P: En la primera temporada te vimos en un momento dado llorando, totalmente derrumbada. Nunca antes se te había visto tan vulnerable...

R. Trataba de explicar lo importante que era la presencia de Scott [su perro] en mi vida. También tengo que decir que se llora tanto cuando se está tan mal que al final se acaban las lágrimas. Llega un momento en el que no lloras ni con una película ni con una conversación. A duras penas lloré cuando se murió mi madre.

Ha sido muy bonito compartir con la gente ese y otros momentos de 'Scott y Milá'. Que se te acerquen por la calle y te digan: 'sé lo que estás pasando, estamos en lo mismo'. Eso es una hermandad que no había tenido jamás y se lo tengo que agradecer a este programa.

'Gran Hermano' ahora es otra cosa, es otro espectáculo

P: ¿Cómo has vivido la perdida de tu madre?

R: Mi madre tuvo una demencia progresiva. Es un duelo en vida y al final ves cómo esa persona ya no es tu madre. Es una persona amorosa, entrañable, pero la comunicación es inexistente. Para mí, como para ella, su muerte fue una liberación. Es durísimo decirlo, pero hay que decirlo para que la gente no sufra por eso, que la gente no tenga sentimiento de culpa. Al final, esa frase famosa de "que descanse en paz" es una verdad total. La dejé en el cementerio y dije: 'mamá, ahora vas a descansar'.

P: Tendrás la satisfacción de haber pasado con ella sus últimos años.

R: Es una satisfacción muy grande y en el fondo se lo debo a la depresión y al final de 'Gran Hermano'. Me fui a Barcelona a cobijarme y nos ayudamos mutuamente.

P: 'Scott y Milá' es un programa que no tiene nada que ver con el tipo de televisión que hacías antes. ¿Echas de menos el plató y la tensión del directo?

R: Un plató es como mi habitación. Lo primero que hacía cuando llegaba a un plató era hablar con el público. Así la gente se siente respetada y querida y eso, de entrada, ya lo tienes contigo. Si ellos se aburren, en casa se aburren. Luego está la parte de respetar los tiempos, respetar un guion y respetar y disfrutar con lo imprevisible, que es lo que tiene un plató en directo. Y quien no consiga lo imprevisible más vale que se retire y se vaya a trabajar en otro lado, porque en directo, lo imprevisible, es la magia.

P: Pero 'Gran Hermano' ya tiene poco de 'Gran Hermano'. ¿Estarías cómoda haciendo esta nueva versión del reality?

R: Yo soy más de anónimos. 'Gran Hermano' ahora es otra cosa, es otro espectáculo. Ojo, que la casa también puede con los famosos, porque puedes ser un sabio del entretenimiento, pero te pueden meter en la casa de 'Gran Hermano' y al cabo de unas horas no podrías ni reconocerte. Ahora bien, con 'Gran Hermano' me pasa como con el amor, cuando corto, corto.

Encerraría a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una habitación para que me explicasen qué cojones les pasa

P: Pero todos pensaban que volverías.

R: No podía entender que no me creyesen. Ellos veían cómo llegaba al plató. Sabían que estaba mal y que no podía seguir. Hubiera seguido por respeto a todo el equipo, pero solo pedía un poco de ilusión y un poco de dinero. Gracias a Dios no aceptaron nada y caí en manos de la productora de 'Scott y Milá'.

P: Ayudar a la gente, esa es la premisa de 'Scott y Milá'. Ahora que la política en España está tan bloqueada, ¿te ves sentando en un programa a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para que lleguen a un acuerdo?

R: Sería genial meterlos en un cuarto del que no se puede salir de ninguna de las maneras hasta que no nos expliquen qué cojones les pasa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?