Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Alerta máxima ante los ataques talibanes

Tras una campaña desangelada sin apenas actos públicos por miedo a los atentados de los talibanes, hoy se celebran las elecciones presidenciales en Afganistán, un país que vive en el atolladero de la historia y que sufre cuatro décadas de guerras continuas

Unos ciudadanos pasan por un cartel electoral /

Tras una campaña desangelada sin apenas actos públicos por miedo a los atentados de los talibanes, hoy se celebran las elecciones presidenciales en Afganistán, un país que vive en el atolladero de la historia y que sufre cuatro décadas de guerras continuas.

El gobierno afgano ha ordenado a 72.000 efectivos de las fuerzas de seguridad desplegarse por las 34 provincias del país para vigilar los 4.942 colegios electorales, donde podrá votar algo más de nueve millones y medios de los afganos registrados en el censo, de los que uno de cada tres es mujer.

Otros 2.500 colegios electorales no podrán abrirse a estar en zonas controladas por los talibanes. Unos 30.000 soldados se mantendrán en la reserva para actuar en caso de ataques talibanes.

Las autoridades han prohibido la entrada de camiones y furgonetas en la capital desde 48 horas antes de la jornada electoral y han multiplicado los puestos de controles policiales y militares. Los coches que se desplacen por la ciudad durante hoy sábado están obligados a circular con una acreditación especial.

17 candidatos entre los que se encuentran el actual presidente de Afganistán, Ashraf Ghani y su jefe de gabinete (que actúa como primer ministro de facto), Abdullah Abdullah, participan en unas elecciones bajo el fantasma del fraude electoral denunciado por algunos partidos políticos.

Casi 150,000 observadores afganos e internacionales se han acreditado ante la Comisión Electoral Independiente y son la principal garantía para que no se produzcan episodios fraudulentos como han ocurrido en anteriores elecciones.

El actual presidente Ashraf Ghani, que se presenta a un segundo mandato, en un mitin electoral / Gervasio Sánchez

El presidente Ghani se ha presentado como el candidato de los jóvenes y han mantenido múltiples encuentros en el palacio presidencial con potenciales votantes de su candidatura. "Quiero que llevéis a vuestros padre a votar el día de las elecciones", es una petición que ha hecho a los más jóvenes ante una potencial alta abstención.

Abdullah Abdullah, el primer ministro afgano y con posibilidades de ganar, ha acusado al Ghani de "no participar en un debate electoral por miedo a que le obligarán a recitar algún versículo del Corán que desconoce".

Abdullah ya se presentó a las presidenciales en 2009 y 2014 y las dos veces quedó segundo con fuertes acusaciones de fraude. Ha repetido hasta la saciedad en la campaña electoral que fue víctima de un robo electoral en las últimas elecciones.

Gulbuddin Hekmatyar, señor de la guerra con un gran historial de crímenes, ha declarado que sus simpatizantes no se quedarán con los brazos cruzados si se produce un fraude electoral. "Los dos partidos gubernamentales han vendido el país a los extranjeros, son responsables de crímenes contra inocentes y son los causantes de los días más negros de la economía afgana", ha criticado Hekmatyar y ha amenazado con recurrir a la fuerza sino gana las elecciones.

Gulbuddin Hekmatyar, señor de la guerra y candidato presidencial, durante un discurso en la campaña electoral / Gervasio Sánchez

Los talibanes consideran que estas elecciones obedecen a intereses de Estados Unidos, las han definido como una farsa y han ordenado a todos sus combatientes que intensifiquen los ataques a las fuerzas de seguridad y a los centros electorales.

"Es la primera vez que los afganos van a controlar su propio proceso electoral sin la tutela de la comunidad internacional y eso es muy positivo para la estabilidad del país", ha comentado un miembro de una delegación diplomática europea a este periodista.

La Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) ha denunciado "el "menosprecio hacia la vida civil" mostrado por ambas partes en las últimas semanas con ataques y atentados sangrientos indiscriminados. En los primeros seis meses del año se han producido casi 4.000 bajas civiles, 1.366 muertos y 2.446 heridos, según UNAMA.

El gobierno afgano que surja de las urnas tendrá que hacer frente a la retirada de las tropas de Estados Unidos y seguramente tendrá que participar en una nueva ronda tripartita de conversaciones negociación con los talibanes después de que el presidente Donald Trump suspendiera hace dos semanas las negociaciones con los insurgentes que empezaron hace un año.

Un guardia de seguridad vigila un restaurante / Gervasio Sánchez

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?