Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Gobierno en tiempo récord: Costa recibe el encargo para formar su Ejecutivo 48 horas después de los comicios

El socialista tiene 10 días para presentar su programa ante la Asamblea de la República

Gobierno en tiempo récord: Costa recibe el encargo para formar su Ejecutivo 48 horas después de los comicios / ()

Mientras que en España la formación de un nuevo Gobierno se ha convertido una vía crucis que se alarga desde el pasado mes de abril, en Portugal el proceso se está resolviendo en tiempo récord. Menos de 48 horas después de las elecciones legislativas el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, ha llamado al primer ministro António Costa al Palácio de Belém para encargarle la formación de un nuevo Ejecutivo.

El jefe del Estado ha apurado los tiempos por temor a los efectos del Brexit sobre la economía lusa, y se ha empeñado en tener el nuevo Gobierno constituido antes de la cumbre europea del 17 de octubre. Costa ha sido la elección obvia, ya que su Partido Socialista (PS) fue el más votado en las elecciones del domingo. La formación no alcanzó la mayoría absoluta, y como el primer ministro no contempla liderar una coalición, su nuevo Ejecutivo será minoritario y estará compuesto exclusivamente por miembros de su partido.

Costa ahora tiene un plazo de diez días para presentar su programa de Gobierno en la Asamblea de la República Portuguesa, en la que su formación cuenta con 106 diputados. La Constitución Portuguesa incluye varios mecanismos para proteger a los Ejecutivos minoritarios, entre ellos la provisión que descarta la necesidad de obtener la aprobación parlamentaria de los programas de Gobierno. Sin embargo, sí es necesario evitar que la mayoría de la cámara de 230 diputados se pronuncie en contra del texto; en el caso que triunfe una moción de rechazo, el Gobierno caerá.

La actual composición del Parlamento hace que el rechazo mayoritario del programa sea remota: la derecha convencional cuenta suma apenas 82 diputados, y aunque es posible que varias formaciones de la izquierda se abstengan, es improbable que éstos se alíen con los conservadores para tumbar al segundo Ejecutivo de António Costa, que gobierna en el país vecino desde 2015.

Durante el día de mañana, el primero de su segundo mandato, Costa tiene previsto reunirse con el Bloco de Izquierda (BI), el Partido Comunista Portugués (PCP), el animalista Partido de las Personas, los Animales y la Naturaleza (PAN) y la única diputada de la formación ecosocialista Livre. En estos encuentros las partes estudiarán la posibilidad de entablar una alianza de la izquierda con características similares a la geringonça, la solución gubernativa que unió a las fuerzas progresistas en el Parlamento y dio estabilidad al Gobierno socialista durante la última legislatura.

Sin embargo, todo indica que no habrá una reedición de la alianza, y que las formaciones prefieren apostar por entendimientos sueltos en vez de acuerdos formales. El PCP, el PAN y Livre ya han indicado que sólo están dispuestos a llegar a pactos puntuales con el Ejecutivo socialista, mientras que el BI exige concesiones costosas –entre ellas la renacionalización de la empresa estatal de Correos y un aumento dramático del presupuesto del Servicio Nacional de Salud– a cambio de su apoyo explícito.

Con este panorama, la próxima legislatura promete ser algo menos estable que la anterior, con el Gobierno Costa obligado a negociar cada proyecto de ley que pretenda ver aprobado en el nuevo Parlamento. Si bien estas condiciones dan mayor libertad al primer ministro –quien ahora podrá negociar también con la derecha, con la que podría aprobar reformas estructurales impopulares con la izquierda–, también le dejan expuesto a ataques desde todos los lados del hemiciclo, situación que no tiende a favorecer la gobernabilidad a largo plazo.

En Portugal, el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, se está reuniendo hoy con los líderes de las 10 formaciones que consiguieron representación parlamentaria en las elecciones lusas de este domingo. Temiendo el impacto que el Brexit podría tener sobre la economía portuguesa, el jefe del Estado quiere nombrar un nuevo jefe de Gobierno cuanto antes, con el fin de tenerlo investido antes de la cumbre europea que se celebra el próximo 17 de octubre. Todo indica que António Costa, cuyo Partido Socialista fue la fuerza más votada, asumirá su segundo mandato esta noche.

El proceso de formar Gobierno en España se alarga desde el pasado 28 de abril, pero en Portugal todo podría quedar resuelto en apenas 48 horas.

Fuentes de la Presidencia de la República indican que cuando concluya la ronda de consultas con los partidos esta tarde, el jefe del Estado convocará al primer ministro socialista António Costa para encargarle la formación de su nuevo Ejecutivo.

A partir de ese momento Costa tendrá diez días para presentar su programa ante el Parlamento, donde quedará investido siempre y cuando ese texto no sea rechazado por la mayoría de los 230 diputados de la Asamblea de la República.

Durante el día de mañana, el primero de su segundo mandato, Costa tiene previsto reunirse con el Bloco de Izquierda, el Partido Comunista, el animalista PAN y la única diputada del ecosocialista Livre para ver si se puede pactar una alianza que garantice la estabilidad. Si resulta imposible o si la legislatura se verá caracterizada por acuerdos de ley en ley.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?