Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Hafida Dadach: "Lo que más deseo del mundo es que vuelvan mis nietos"

Hafida Dadach es la abuela de cuatro niños que permanecen en Siria al cuidado de Luna Fernández, una de las tres mujeres que podría ser repatriada

Imagen de archivo /

Hafida Dadach es la abuela de cuatro niños que permanecen en Siria al cuidado de Luna Fernández, una de las tres mujeres que podría ser repatriada. Hafida es la madre de Mohamed El Ouriachi, el padre de los niños (que murió en 2015) y vive en Moratalaz (Madrid). Su mujer, la madre de los pequeños también murió. Los dos emprendieron el viaje a la frontera turco-siria a finales del 2014. Cuatro meses después ella se volvió a casar y tuvo un cuarto hijo, Daoud, que solo tiene dos años. Hafida, la abuela, reconoció al mayor de ellos en un vídeo grabado por los kurdos en el norte de Siria. Salman tiene siete años, Faris seis e Isaac, cinco.

¿Qué sabes de tus nietos?

Lo que acabo de enterarme es que el ministro de Exteriores, Borrell, ha dicho que tienen que traer a los niños. Es la noticia, lo que más me ha emocionado un poquito estaba esperando, yo estoy esperando a ver si es verdad, y a mis nietos que vuelvan y que no tienen ninguna culpa de estar en ese país, y que están sin padres, sin madres… Yo soy su abuela. Aquí esperándoles en España lo que más deseo es que vuelvan mis nietos en este mundo, que vuelvan mis nietos, que no tienen que estar allí.

¿Cuántos nietos tienes?

Yo tengo tres, y luego otro niño de mi nuera que cuando falleció mi hijo ella se volvió a casar, luego ha tenido un niño allí con otro hombre que también es hermano de mis nietos. Vamos, que serían 4: mis nietos 3 y el niño de mi nuera, que también es hermano de mis nietos. La noticia de Borrell me ha emocionado muchísimo y espero que se haga realidad y que sea verdad y que traigan esos niños cuanto antes porque estoy desesperada. Va pasando el tiempo y mis nietos están allí... Y es un sufrimiento.

¿Qué sabes de ellos, cómo viven?

La verdad es que poco puedo saber ahora mismo, no sé ni cómo viven, ni como están, no sé nada de ellos ahora mismo. La verdad es que no sé cómo estarán, solamente las noticias la otra vez dijeron que los van a traer, que también estoy esperando, pero ya ha pasado tiempo desde que dijeron que los van a traer. Hace un par de meses dijeron que los iban a traer pero tampoco los han traído y espero que esta noticia de ahora a ver si es verdad. Es lo que más deseo, que traigan a mis nietos, la verdad es que es lo que más deseo... Es lo único que me ha quedado de mi hijo: mis nietos. Ojalá que vuelvan cuanto antes.

Tu hijo decidió viajar a Siria con su mujer y muere en el campo de batalla. ¿Tus nietos a cargo de quién están?

Murió la madre, mi nuera también murió, y ahí están a cargo de una señora que se llama Luna Fernández, eso es lo que me han dicho, que están con Luna Fernández que es una señora que también está allí, es lo único que sé, que están con esa señora. Lo único que deseo es que los traigan, que ellos son huérfanos y no tienen por qué estar ahí. No tienen ninguna culpa de estar ahí. Son niños, tienen derecho de vivir una vida justa y en paz.

¿Los niños te conocen?

El mayor seguramente se acordará de mí. Se llama Salman y tiene ocho años, el 24 agosto ha cumplido los ocho años. Salman seguramente se acordará de mí de su abuela. El otro no lo sé, pero Salman creo que cuando me vea se va a acordar de su abuela.

¿Tienes documentos que acrediten que esos niños son tuyos?

Yo tengo el libro de familia de mis nietos y tengo tarjeta sanitaria de Ceuta también. Y esto es lo que tengo aquí de mis nietos. El libro de familia. Con eso yo creo que sabrán que... Salman se acordará de mí. Yo lo único que deseo es que me los traigan. Estoy con sufrimiento de poder dormir, comer bien ni dormir bien... Estoy con este sufrimiento continuamente. Ojalá que los devuelvan.

El libro de familia, ¿los dejaría Mohamed en tu casa?

Los dejó en su casa, en Marruecos, yo cuando mi hijo desapareció. Dos meses sin saber nada de él, dos meses. A los 15 días que mi hijo dejó de ir al trabajo, en Ceuta, porque mi hijo trabajaba en Ceuta, él ya salía de Marruecos, entraba, y su vida ya era en Ceuta y Marruecos. Entonces, cuando en quince días no apareció, me llamó la hermana de mi nuera y me dijo que no sabía nada de ellos. La puerta está cerrada y que no entre y yo cogí esa misma noche, cogí el coche y me bajé a Marruecos, me llevé a mi padre, le dije “papá abre la puerta, estarán dentro, el butano los habrá matado”, y yo asustada. Luego cuando entramos abrió mi padre la puerta, entramos, y estaba la casa recogida, arreglada. Solamente encontré un papel que había solicitado vacaciones por asunto personal. Eso ponía en el papel, que lo tengo también, y nada más, eso es lo que encontré.

¿Y cómo te enteras de que tu hijo se va a hacer la yihad?

Hasta que me llamó. A los dos meses me llamó, a los dos meses ya me llamó él. Me dijo “mamá”. Yo luego fui a Ceuta a declarar que mi hijo había desaparecido, y que se había ido a Ceuta. Ahí en Ceuta fue donde hice la denuncia. Pero mi hijo me llamó y me dijo “mamá que yo estoy aquí en Siria”. Yo, destrozada y llorando como loca le dije “hijo, ¿por qué? Tienes que volver”. Me dijo “no mamá yo de aquí ya al paraíso. Aquí me voy a la guerra, me muero y aquí vamos al paraíso y nos vemos en la gloria”. Bueno, bueno, ya no era mi hijo. Me hablaba de una manera que ya parecía que no era él. Le habían comido el coco, le habían engañado, muy jovencito, con 22 años que tenía. Le habían engañado esos malditos, les llevaron ahí a morir. Y dije “hijo, dos meses y nunca me has llamado”. “Mamá, es que no podía llamar, que tenía que ir a entrenar al ejercito o no sé qué”. Dije “dios mío hijo”... Y ahora voy a la guerra. Y se despidió de mí. “Nos veremos en la gloria”, dijo. “Hijo mío, por favor, no te vayas a la guerra, que tú no sabes lo que es la guerra. Eso es muy duro, te van a matar”. “Pues eso es lo que yo quiero mamá, quiero morir en la guerra para ir al paraíso”. Ya no era mi hijo, ya no era él. 

¿Qué le pudo llevar a Mohamed a emprender este viaje mortal? 

¿Las malas compañías de estos yihadistas que reúnen, que captan a la gente, esos que captan a la gente y luego ellos no van? Pues son esos, que captan a la gente y luego ellos no van. No van a la guerra, ellos se quedan aquí. Captan a los jóvenes, a los que no entienden mucho del islam porque el islam no dice que vayas a otro país a matar a gente. El islam no dice eso y al paraíso puedes ir, aunque estés aquí. Aquí también puedes rezar y llevar el buen camino y no hacer daño a nadie. Pero a él le habían engañado, a mi hijo, como engañaron a miles de jóvenes de aquí. Miles de jóvenes se fueron. Mi hijo tenía 14 años, no hablaba ni una palabra en árabe. No hablaba árabe, sólo sabía hablar español. Con 14 años no sabía hablar árabe Mohamed y tenía amigos sólo españoles, chicos del Instituto, de la Universidad… Esos eran sus amigos. Era buen estudiante Mohamed, era buen chico, era más bueno. Pero luego mira dónde le han llevado a parar, mira dónde le han llevado. 

¿Qué edad tenía Mohamed cuando se fue a Siria? 

22 años o 23. Nació en el 88 y se fue en diciembre del 2014 y él es del 88. Se fue en diciembre del 2014. 

¿Se despidió de ti antes de morir? 

No, no, no. No sabía nada. Él me dijo "mamá, me voy a la guerra". Me mandó un whatsapp, me llamó por teléfono y me dijo "mamá tienes que poner el whatsapp para que yo pueda hablar contigo". Y yo tenía un teléfono pequeñito para recibir y llamar, y ya está, y me fui a comprar un teléfono grande y pedí ayuda para que me instalaran el whatsapp. Empezamos a hablar así, pero mi hijo ya no era él. Ya no era el mismo. Luego también le cogí mucha rabia a mi nuera porque digo “¿por qué no lo dijo?, ¿por qué no ha dicho nada?, ¿por qué se fue con él?, ¿por qué se llevaron a los niños?, ¿por qué no lo ha avisado, Dios mío? Si hubiera avisado Mohamed, pues mira, va a la cárcel, pero no me importa porque en la cárcel vive y luego vuelve a salir y se le habrá quitado la tontería de ir a éste país de la guerra, ¿sabes? Pero es que no ha sido así, ella tampoco avisó nada, no dijo nada. Ella llevaba el burka. Ahora el único sufrimiento que tengo es por los niños. Mi hijo ya no está y ella tampoco. Ahora el único sufrimiento es por los niños, que no tienen ninguna culpa. Ella se fue embarazada, que digo “Dios mío, ¿cómo ha podido viajar? Le faltaba un mes para... Porque yo le decía "Mohamed llevas mucho sin subir a Madrid. Mohamed, vente, hijo que te echo de menos" y él me dice "mamá es que tengo quince días de vacaciones que tengo que dejar para cuando vaya a dar a luz, porque así estoy con ella y tal". Fíjate que luego pidió vacaciones, pero fue para irse a ese país de la guerra. Después de un mes, cuando me llamó, ya había nacido el niño. Dije “hijo, tu mujer estaba embarazada” y me dijo "sí, sí mamá, ya tiene un mes el niño, ya tiene un mes". Isaac le pusieron de nombre. 

¿Cómo te enteraste de que Mohamed había muerto?

Pues porque llamó ella. Llamó a su hermana a Marruecos y la hermana llamó a mi exmarido Hassan y le dijo que Mohamed ya había fallecido. Ese día era sábado o domingo y estábamos comiendo en la casa de la prima de mi marido, mi exmarido, estábamos sentados comiendo y Hassan entró en la habitación y salió con lágrimas en los ojos. Y yo le digo “¿qué te pasa? Mohamed ha muerto, ¿verdad?”. Así le dije yo porque había soñado una noche antes. Soñé que Mohamed había venido a visitarme diciéndome "Adiós mamá" y yo sólo esperaba la noticia de Mohamed y esa noche anterior yo había soñado que mi hijo estaba despidiéndose de mí. De verdad, te lo juro por Alá que fue así. Soñé que se estaba despidiendo. Cuando Hassan salió con lágrimas en los ojos le miraba y le dije "mi hijo ha muerto, ¿verdad?" y me dijo que sí, que ya estaba muerto. 

Has llorado mucho, ¿verdad? ¿Conoces a más madres que hayan pasado por lo mismo que tú? 

Sí, hay alguna, pero no nos queremos ni hablar con tanto dolor que tenemos cada una. Conozco aquí también a dos hermanas que su hermano se fue también y nos hablamos de vez en cuando y nada más. La madre no la conozco porque tienen tanto dolor las pobres madres que no quieren ni hablar 

¿Cómo se debería actuar con esas mujeres que están atrapadas ahora allí en Siria? ¿cómo crees que debería jugar esa carta el gobierno español? 

Es que yo ya ahí no puedo meter, de verdad, ahí es la Justicia la que sabe lo que tiene que hacer. Yo ahí no puedo juzgar a nadie, yo ahí no puedo meterme, la Justicia sabrá lo que tiene que hacer, yo ahí no me puedo meter. Solamente que yo nunca me hubiera ido a ese país de la guerra. Mi hijo me decía "mamá, vente y tráete a mis hermanos". Y yo le decía “hijo, yo no voy a ir a un país de la guerra. No vamos a ir a morir, ya moriremos cuando llegue el tiempo”. Así se lo dije, y él decía "bueno mamá, pues adiós”. Se despedía y ya fue el último audio que me había mandado. 

¿Tú crees que las mujeres que se iban a acompañar a los maridos se iban también al campo de batalla? ¿qué papel tenía la mujer? 

Yo es que no las conozco. Mi propia nuera de verdad que no. Lo único que me dijo Mohamed fue que él le había dicho "quédate una semana en casa de tus padres y piénsatelo si quieres venir o no”. Estuvo una semana ella, con los niños en casa de sus padres. Yo le dije "hijo, has obligado a tu mujer a ir embarazada y con dos hijos", y me dijo "no mamá, no la obligué, ella ha querido venir conmigo”. Así fue lo que me dijo mi hijo. Yo puedo hablar por la mente de mi nuera, no puedo hablar de los demás, porque la Justicia es la que sabe lo que tengo que hacer. Yo no puedo juzgar a nadie ni hablar de nadie, pero yo hablo de mi nuera porque mi hijo me dijo que ella ha querido ir. Estando embarazada y con dos hijos ha querido ir. Mi hijo me dijo "mamá, yo no la obligué".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?