Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La luz azul puede acelerar el envejecimiento

La exposición prolongada a la luz azul, como la que emiten los teléfonos móviles o los ordenadores , daña las células del cerebro y las retinas de los ojos, según demuestra una nueva investigación realizada por científicos de Universidad de Oregón, en Estados Unidos.

El 64% de niños de 10 a 15 años tiene teléfono móvil en Andalucía, según el INE. / ()

Para poder analizar el impacto en la salud de la luz azul, este equipo de científicos ha utilizado un organismo muy usado en los laboratorios de todo el mundo, porque comparte mecanismos celulares con el propio ser humano: la mosca de la fruta.

En concreto, un grupo dirigido por Jaga Giebultowicz examinó cómo este tipo de moscas respondían a las exposiciones diarias de 12 horas a la luz LED azul, que tiene una longitud de onda similar a la de los dispositivos electrónicos más usados como móviles y tableta.

Y éste fue el resultado: las moscas sometidas a ciclos diarios de 12 horas de luz azul tuvieron vidas más cortas en comparación con los ejemplares cuya luz fue filtrada para evitar este tipo de exposición.

"El hecho de que la luz acelerara el envejecimiento en las moscas al principio nos sorprendió mucho", ha destacado Giebultowicz, profesor de biología en la Universidad de Oregón.

Daños en retina

Además, las moscas expuestas a la luz azul mostraron daños en las células de su retina y en sus neuronas cerebrales y sufrieron una importante alteración de la locomoción: ya no eran capaces de escalar las paredes de sus recintos, un comportamiento común en esta especie.

Y, por si fuera poco, algunas de las moscas en el experimento eran “mutantes” (es decir, habían sido modificadas genéticamente para que nacieran sin ojos), pero, incluso, estas moscas sin ojos mostraron daños cerebrales y problemas de locomoción, lo que sugiere que no tenían que ver la luz para ser dañadas.

Importancia

La luz natural, según demuestra este estudio, es crucial para el “reloj interno” del cuerpo humano ( el llamado “ritmo circadiano”), porque regula procesos fisiológicos básicos, como la producción de hormonas y la regeneración de las células, que, a su vez, son factores importantes en los patrones de alimentación y sueño.

Ante la gravedad de los resultados obtenidos, estos investigadores de Estados Unidos proponen ya soluciones para paliar el daño de la luz azul en los humanos, como el uso de lentes que filtren este color para poder proteger las retinas.

Por otra parte, los teléfonos, ordenadores portátiles y otros dispositivos también se pueden configurar para bloquear las emisiones de luz azul.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?