Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La NBA más igualada de la década

Muchos equipos aspiran a suceder a los Raptors como campeones y a los Warriors como equipo dominante

Anthony Davis y LeBron James pelean por llevarse la pelota ante DeAndre Jordan /

La NBA 2019/2020 marcará un antes y un después en la mejor liga de baloncesto del mundo. La marcha de Kevin Durant de San Francisco, sumada a las de LeBron James y Kyrie Irving anteriormente de Cleveland, han cambiado la NBA, la cual habían dominando Cavaliers y Warriors en los últimos cinco años, así como Miami Heat y San Antonio Spurs, con los Thunder siempre presentes, en el anterior lustro.

Play Basket: La NBA ya está aquí (18/10/2019)

Analizamos con Antoni Daimiel el comienzo de la nueva temporada de NBA

Esta temporada la NBA la pueden ganar una gran cantidad de equipos, los cuales, dependerán en gran medida de la capacidad de sus jugadores de adaptarse a sus nuevos compañeros y entrenadores. ¿Quién es el favorito? Le hagas a quien le hagas esa pregunta te dice al menos once o doce equipos capaces de levantar el Larry O'Brien en junio.

Distinguimos en este análisis de la temporada NBA tres grupos de equipos: los candidatos al anillo, los equipos que podrían dar la sorpresa y completar los últimos puestos de Playoffs en cada conferencia y, por último, los equipos que, a priori, no tienen opciones de estar en la postemporada. (*Equipos ordenados por orden alfabético).

Equipos candidatos al anillo

Boston Celtics

El conjunto de Brad Stevens intentará redimirse tras el fracaso de la anterior temporada. Con Irving y Horford el equipo de Massachussetts partía como principal favorito en el Este, confiando en que sus jóvenes, Tatum y Brown, siguieran creciendo exponencialmente a lo visto de ellos en sus primeras temporadas. Sin embargo ninguno de estos cuatro, ni tampoco un Gordon Hayward que tardó mucho en estar físicamente al 100%, pudieron rendir al nivel esperado.

Kemba Walker / Getty Images

Quizás por ello esta temporada, en la cual pasan un poco por debajo del radar, el no tener el techo tan alto pueda venirles bien. La llegada de Kemba Walker permite a los Celtics seguir aspirando a pelear por estar entre los mejores del Este, confiando en la irrupción también de los mejores Hayward, Tatum y Brown. Carsen Edwards, base explosivo de primer año, apunta a ser uno de los "robos" del Draft.

Brooklyn Nets

La pasada campaña cambió la historia de los Nets. Tras casi más de un lustro en el ostracismo tras el horrible traspaso con los Celtics en 2013 que les dejo sin futuro, el cuadro de Brooklyn ha sabido rearmarse y ganarse a pulso que jugadores como Kyrie Irving, Kevin Durant y DeAndre Jordan les hayan elegido en la agencia libre. Competir tiene premio, "tanquear", no.

Kyrie Irving / Getty Images

La pena para los Nets es que los frutos del esfuerzo, salvo milagro, deberán esperar un año. La lesión de Durant apunta a privarle de toda la temporada y parece que sin él sus opciones de anillo se esfuman por completo. No obstante, en un equipo con Irving, DeAndre, Dinwiddie, LeVert y compañía y con un Este que ha bajado el nivel respecto de la anterior temporada, todo puede ser. Si hay una pareja de entrenador y General Manager en la que se puede confiar esa es la formada por Kenny Atkinson y Sean Marks. Que nadie les descarte tan pronto.

Denver Nuggets

En Colorado este año está llamado a ser el de la confirmación del proyecto. Tras varios años de fracasos, la pasada campaña los Nuggets dieron el puñetazo en la mesa que se esperaba de ellos: segundos en el Oeste en temporada regular y semifinalistas de Conferencia rozando la final. Con Jokic y Murray a los mandos el presente y el futuro en Denver está asegurado.

Nikola Jokic / Getty Images

Este año además contarán con el refuerzo de Michael Porter Junior. El jugador que estaba llamado a ser número 1 del Draft el año de Ayton y Doncic, ha superado sus problemas de espalda y estará para ayudar a un equipo que perfectamente puede pelear por el título. La adquisición de Jerami Grant, algo infravalorada, le viene muy bien a un equipo que necesita mejorar en defensa. Todo puede pasar con los Nuggets.

Golden State Warriors

Evidentemente, siguen estando entre los candidatos. Sin Durant, Iguodala y Klay Thompson, como poco, hasta 2020, no hay que ser adivino para saber que este año los Warriors no están en el primer escalón de los favoritos. No obstante, descartarles es poco menos que una falta de respeto. Ya la temporada pasada les dieron por muertos ante Houston sin Durant y ahí dejaron claro que nunca se debe subestimar el corazón de un equipo campeón.

Stephen Curry / Getty Images

La llegada de D'Angelo Russell ha dejado un sabor agridulce en San Francisco. Dentro de que es un excepcional jugador, queda ver como encaja con Stephen Curry y Klay Thompson. Muchos piensan que incluso durante el año pueda salir traspasado. Además, también ha llegado Cauley-Stein, un pívot que nunca terminó de triunfar en Sacramento. Seguirán dando guerra, seguro, pero apostar por ellos como ganadores quizás sea demasiado para esta temporada.

Houston Rockets

El proyecto de Mike D'Antoni y Daryl Morey necesitaba un cambio de rumbo tras la decepción ante los Warriors de la pasada campaña y los Rockets han cumplido. Se ha marchado Chris Paul y ha llegado Russell Westbrook. No parece que sea un cambio realmente significativo, pues al final son dos bases que requieren mucho del balón en un equipo en el que debe mandar James Harden. Pero algo nuevo es algo nuevo y para bien o para mal, el cambio se notará.

Russell Westbrook y James Harden / Getty Images

Además, se han unido también al proyecto jugadores como Tyson Chandler y Thabo Sefolosha, dos jugadores que deben ayudar al equipo en la segunda unidad, sobre todo en la parcela defensiva. En un Oeste más fuerte que el del año pasado pero también más igualado, los Rockets pueden ser perfectamente un equipo que acabe en lo más alto o entre los últimos puestos de Playoffs. Cómo cuaje la pareja Westbrook-Harden, clave para que pase lo uno o lo otro.

Indiana Pacers

El conjunto de Nate McMillan fue una de las revelaciones de la pasada temporada. Jugaron sin su mejor jugador, Victor Oladipo, durante muchos meses y lograron mantener el gran nivel del año anterior, algo realmente difícil en un Este más duro de lo habitual. Este año, deben aspirar a llegar al menos a semifinales de Conferencia pese a la marcha de jugadores importantes como Bojan Bogdanovic y Wesley Matthews.

Malcom Brogdon / Getty Images

Para ello necesitarán que las incorporaciones de Malcom Brogdon, TJ Warren y Jeremy Lamb se amolden al esquema cuanto antes y rindan desde el principio. Myles Turner debe dar un paso adelante en ataque y habrá que estar atentos a la progresión de un Domantas Sabonis llamado a ser alguien en esta Liga. Si todo ello sale bien, cuando Oladipo regrese de su lesión los Pacers podrían ser perfectamente un equipo capaz de jugar las finales.

Los Angeles Clippers

El equipo al que todos ponen como principal favorito al título. Tras un gran año, los Clippers están llamados a pelear por todo tras incorporaciones de la talla de Kawhi Leonard y Paul George. El MVP de las pasadas finales y mejor jugador de los Playoffs junto a un candidato a MVP de la temporada regular. Casi nada.

Kawhi Leonard / Getty Images

Eso añadido a lo que ya había, dos jugadores de mucho futuro en el juego interior como Montrezl Harrell e Ivica Zubac, un mejor sexto hombre perpetuo como Lou Williams, un anotador de mucho futuro como Landry Shamet y el siempre incansable Patrick Beverley. Además, también han llegado jugadores que pueden aportar mucho en defensa como JaMychal Green, Patrick Patterson y Maurice Harkless. Todo ello orquestado por un Doc Rivers que a poco que lo haga bien meterá a su equipo en las finales de Conferencia.

Los Angeles Lakers

Por primera vez en muchos años, demasiados para los hinchas del Staples Center, los Lakers son candidatos a todo. La llegada de Anthony Davis ha cambiado a una franquicia que ha unido a dos de los mejores jugadores de la actual NBA. Si a LeBron James y a 'La Ceja' les respetan las lesiones, será complicado frenarles.

LeBron James y Anthony Davis / Getty Images

A estos dos titanes se les ha unido Danny Green, reciente campeón con los Raptors; un Avery Bradley que busca recuperar su mejor versión; y Dwight Howard, el cual recaló en Los Ángeles con ganas de redimirse y para suplir a un DeMarcus Cousins que volvió a tener problemas graves con las lesiones tras firmar por el equipo amarillo y púrpura. Frank Vogel sustituye a Luke Walton en el banquillo con la sombra de Jason Kidd, por si se le ocurre no hacer bien su papel, planeando desde bien cerca. El duelo de Hollywood está servido en la NBA: los dos equipos de Los Ángeles aspiran a todo.

Milwaukee Bucks

El mejor equipo de la campaña pasada en la fase regular es el principal aspirante a ganar el Este. No obstante, esto se debe en mayor medida a que la Conferencia ha bajado su nivel más que al hecho de que sean mejor equipo que la pasada temporada. Su posible gloria depende más que nunca de que el nivel de Giannis Antetokounmpo sea de un auténtico Dios heleno.

Giannis Antetokounmpo / Getty Images

Dos incorporaciones son las que motivan a sus aficionados: las de dos anotadores como Wesley Matthews y Kyle Korver. Sin embargo, la marcha de Malcom Brogdon hace mucho daño al equipo en fase de creación en un conjunto en el que Eric Bledsoe no termina de rendir a gran nivel. Además, Khris Middleton deberá dar un paso adelante y demostrar que se ha ganado el gran contrato que ha firmado este verano. Sus Playoffs dejaron muchas dudas.

Philadelphia 76ers

Junto a los Bucks, el mejor equipo del Este. Era un verano importante para la franquicia de Philadelphia y han salido bastante bien parados. Empezó muy mal con la inesperada marcha de JJ Redick y todo parecía hundirse con el 'no' de Jimmy Butler, el cual puso rumbo a Miami. Sin embargo llegaron Josh Richardson y Al Horford, el AS en la manga que tenía Elton Brand y que permite a los Sixers seguir aspirando a todo.

Joel Embiid y Al Horford / Getty Images

Además, Tobias Harris y Ben Simmons han firmado dos grandes contratos y jugadores importantes de rotación como Mike Scott y James Ennis se han mantenido en el equipo. Todo ello para rodear a un Joel Embiid que si está sano estará para pelear por todos los premios individuales. Pinta a gran equipo y, sobre todo, a gran quinteto defensivo. Quizás su empeoramiento venga en el ataque tras perder a su mejor tirador y al jugador que rendía como nadie en los minutos calientes. La experiencia de Horford deberá ayudar a que los Sixers busquen el ansiado anillo que se les resiste desde 1983.

Portland Trail Blazers

Temporada importante en Oregón. Los Blazers llegaron la campaña pasada a la final de la Conferencia Oeste y deben demostrar este año si fue por que iban por el lado sencillo del cuadro o porque realmente merecían estar ahí. La lesión de Jusuf Nurkic complicará los primeros meses de un equipo que se ha renovado bastante este verano.

Damian Lillard / Getty Images

Han salido tres jugadores titulares como Kanter, Aminu y Harkless y han llegado Hassan Whiteside, Mario Hezonja, Anthony Tolliver y Kent Bazemore. Además de un Pau Gasol que, tiene pinta, tendrá pocos minutos durante el año y si los tiene será siempre antes del regreso de Nurkic. Los Blazers, otro equipo como los Nuggets: si quedan terceros del Oeste nadie se sorprenderá; si quedan séptimos, tampoco.

Utah Jazz

Para muchos, el gran tapado de esta temporada. Sus refuerzos no lucen con purpurina como los de otros equipos pero Dennis Lindsey ha formado un conjunto que tiene muy buena pinta y que aspira a todo este mismo año. Sin duda, una de las plantillas más compensadas de la Liga y que cuenta con Donovan Mitchell, futura gran estrella de la NBA, y con Rudy Gobert, defensor del año en las dos últimas temporadas, como principales jugadores.

Mike Conley / Getty Images

Se han marchado hombres importantes como Ricky Rubio, Derrick Favors y Jae Crowder, pero han llegado jugadores excepcionales como Mike Conley y Bojan Bogdanovic, y jugadores llamados a tener un rol importante como Ed Davis, Jeff Green o Emmanuel Mudiay. Su inicio de calendario es muy severo, por lo que no extrañaría que un año más el equipo del recientemente renovado Quin Snyder fuera de menos a más durante la temporada.

Equipos que pueden dar la sorpresa

Atlanta Hawks

Parece increíble pero los Hawks en dos años han logrado un equipo realmente ilusionante. Si bien nadie les exigirá llegar lejos esta temporada, es cierto que en un Este barato su equipo, el cual está muy bien trabajado por Lloyd Pierce, perfectamente puede colarse en uno de los últimos puestos de Playoffs. Es uno de esos equipos con jugadores jóvenes llamados por los entendidos de la NBA como un equipo "League Pass": equipo al que ves por atractivo más allá de si su récord va a ser mejor o peor.

Generalmente este tipo de equipos se caracterizan por tener jugadores con un futuro ilusionante, y en Atlanta de eso hay de sobra. A Trae Young y Kevin Huerter, dos de los mejores rookies de la pasada temporada, se les han unido tres más que tienen muy buena pinta: De'Andre Hunter, un especialista defensivo en el puesto de alero, Cam Reddish, un anotador irregular que en Georgia esperan encuentre la regularidad, y Bruno Fernando, un pívot intimidador como pocos que apuntaba más alto en el Draft de lo que terminó siendo (34). Todo ello, unido a la última temporada de Vince Carter en la NBA, convierten a los Hawks en un equipo que muchos seguirán durante el año.

Chicago Bulls

Tras la salida de Jimmy Butler hace dos temporadas los Bulls comenzaron a vagar por la NBA sin rumbo fijo. Inmersos en una reconstrucción, la mezcla de cara a esta nueva temporada con jugadores jóvenes muy talentosos y algunos veteranos, en caso de funcionar, puede significar la diferencia entre meterse en Playoffs o volver a pugnar por una ronda alta del próximo Draft.

Para ello, la conexión entre Coby White y Lauri Markkanen será fundamental en tanto que Zach LaVine siga progresando y se consagre como uno de los mejores anotadores del Este. A eso, además, se le añade Wendell Carter Jr, jugador que sin la lesión que sufrió en el dedo gordo de su mano izquierda habría tenido un impacto mayor la campaña pasada; y también Otto Porter, un jugador que quizás sin la presión que tenía en Washington pueda recuperar las buenas sensaciones por las que los Wizards le firmaron el gran contrato que ostenta. Tomas Satoransky y Thadeus Young completan una plantilla capaz de pelear por el sexto puesto.

Dallas Mavericks

El primer año sin Dirk Nowitzki puede ser el año en el que los Mavericks remonten el vuelo. Así de injusto y de sorprendente es el deporte a veces. Si la pareja formada por Luka Doncic y Kristaps Porzingis funciona, el futuro de la franquicia tejana es de los más ilusionantes de toda la NBA. Y con un hombre como Rick Carlisle en el banquillo es bastante más probable que las cosas salgan bien que que salgan mal.

La clave será si el resto del equipo es capaz de sostener el nivel. Para ello los Finney-Smith, Courtney Lee, Tim Hardaway Jr y los llegados Seth Curry y Boban Marjanovic deben dar el do de pecho y ser algo más que un acompañamiento. Si todo sale bien, soñar con pelear con Blazers, Nuggets o Warriors por los últimos puestos de Playoffs no es descartable. Pero si las cosas no salen bien estarán más cerca del duodécimo puesto que del quinto lugar.

Miami Heat

Al igual que en Dallas, Miami podría resurgir de las cenizas el año del retiro de su jugador más emblemático, Dwayne Wade. La llegada de Jimmy Butler cambia por completo a un equipo que estaba en tierra de nadie: ni llegaba lejos cuando jugaba Playoffs ni terminaba tan mal como para seleccionar a un jugador del Draft con un pick alto.

A priori, los Heat quieren un proyecto a medio-largo plazo en el que Butler debe ser la pieza esencial con Bam Adebayo y Tyler Herro como jóvenes de mucho futuro. Este último ha realizado una Summer League muy prometedora: es un escolta anotador que en esta NBA en la que importa tanto el tiro exterior puede ser una auténtica bomba. Dirigidos por uno de los mejores entrenadores de la Liga, Erik Spoelstra, todo puede pasar, pero sería un fracaso no meterse en puestos de Playoffs en un Este tan barato.

New Orleans Pelicans

El equipo al que todos van a querer ver desde el comienzo del año... o al menos hasta hace pocos días. La lesión de Zion Williamson le resta lumbre al partido inaugural (Raptors - Pelicans) y al comienzo de temporada de la franquicia de Louisiana. Entre seis y ocho semanas de baja estará un jugador llamado a marcar una era en la NBA.

Aun así, hay muchas más cosas en los Pelicans. Se ha ido Anthony Davis pero han llegado Josh Hart, Brandon Ingram y Lonzo Ball. Y también jóvenes como Jaxson Hayes y Nickeil Alexander-Walker. De este último hablan maravillas absolutas en Estados Unidos: otro posible "robo" del Draft.

Orlando Magic

El trabajo de Steve Clifford bien valió para llevar a los Magic a los Playoffs tras muchos años de sequía. Llegaron incluso a ponerse 1-0 ante los a la postre campeones, que nadie se olvide. Para que sigan por el mismo camino es necesario que los jóvenes pasen de ser promesas a realidades.

Sobre todo en los casos de Mo Bamba y Markelle Fultz, por motivos muy distintos. Uno por apenas tener impacto en su primer año y el otro por las lesiones que le han convertido en uno de los casos más extraños de toda la historia de la NBA. La esperanza en Orlando está puesta en que en la pretemporada ha podido jugar con aparente normalidad, veremos si con el ritmo de competición la situación es la misma. Por último, Jonathan Isaac, el cual terminó muy bien la pasada campaña, puede ser la llave inesperada de futuro del equipo de Florida.

Sacramento Kings

El proyecto de la capital de California está en un momento clave. La pasada campaña dieron un paso vital: pasar de ser un equipo de derrotas a ser un equipo capaz de ganar a cualquiera. Un inesperado bajón en la segunda parte de la temporada, unido a la lesión de Bagley cuando se había asentado en el equipo, frustraron las opciones de meterse en Playoffs.

Este año el Oeste se ha endurecido pero los Kings estarán para batallar por uno de los últimos lugares. Han llegado Dewayne Dedmon, Cory Joseph y Trevor Ariza para completar una plantilla que depende mucho de la calidad de sus jóvenes: De'Aaron Fox, Buddy Hield, Marvin Bagley y Bogdan Bogdanovic.

San Antonio Spurs

Quizás los Spurs sean uno de los equipos que menos ilusión generen de toda la NBA, pero si en 20 años nunca han faltado en Playoffs, al menos hay que tenerles en cuenta. La pareja formada por DeRozan y Aldridge no es de fuegos artificiales pero tampoco debe estar infravalorada: gracias a ellos los Spurs seguro que pelearán por estar en la postemporada.

La gran clave reside en Dejounte Murray y Keldon Johnson. El base de 23 años es la esperanza del futuro de los Spurs, pero hay que ver cómo regresa tras perderse la campaña pasada al completo por lesión. Por su parte, el escolta procedente de Kentucky no estuvo a la altura de lo esperado en el March Madness pero con Popovich como entrenador seguro que saca lo mejor de sí mismo.

Toronto Raptors

Puede que para algunos no tener a los Raptors entre los candidatos sea un insulto. Es el vigente campeón y tienen una muy buena plantilla, pero la baja de Kawhi no es una baja cualquiera. Leonard fue la diferencia entre volver a caer en semifinales de conferencia y ganar el anillo y esa diferencia es demasiado importante. También se ha marchado un jugador clave como lo fue Danny Green.

Pascal Siakam, recientemente renovado por un dineral, debe ser la cabeza visible del proyecto canadiense con Marc Gasol, Serge Ibaka y Kyle Lowry como segundas espadas. Además, OG Anunoby y Fred VanVleet deberán tener un peso mayor que en años anteriores en un proyecto al que se han unido Rondae Hollis-Jefferson y Stanley Johnson.

Equipos con pocas opciones de estar en Playoffs

Charlotte Hornets

La salida de Kemba Walker de Carolina deja a la franquicia en uno de sus peores momentos en los últimos años. Acabaron demasiado arriba la campaña pasada como para tener un rookie de gran nivel y en su plantilla hay jugadores demasiado veteranos o de poca calidad que ostentan contratos muy inflados. Es el caso de Bismack Biyombo, Nico Batum o Marvin Williams, entre otros.

Al tener pocas opciones de triunfar este año, es muy probable que James Borrego apueste por los jóvenes desde el principio para ir dándole minutos y ver quién merece realmente estar considerado a liderar este proyecto cuando haya una plantilla de mayor nivel. Ahí deben aparecer Malik Monk, PJ Washington, Miles Bridges, Dwyane Bacon y Willy Hernángomez.

Cleveland Cavaliers

Segundo año sin LeBron James y segundo año que apunta a equipo de pocas victorias. La campaña pasada fueron uno de los tres equipos que no alcanzaron las 20 victorias y este año, salvo sorpresa, estarán en la misma situación. Además, no sería de extrañar que Kevin Love abandone la franquicia durante el año rumbo a un equipo de presente a cambio de rondas del Draft.

La gran ilusión de la franquicia de Ohio es que esa sorprendente apuesta por dos bases, Collin Sexton y Darius Garland, salga bien. Calidad tienen de sobra y tiempo también, pues en Cleveland prisa no van a tener este año, pero aun así, la apuesta es arriesgada. Veremos si encajan o no ambos jugadores.

Detroit Pistons

Pese a que en la campaña pasada el conjunto de Michigan logró acceder a los Playoffs, su futuro ilusiona poco. La plantilla es prácticamente la misma y más allá de Blake Griffin el resto está lejos de ser de primerísimo nivel. Quizás lo mejor sea la llegada de un Derrick Rose que si mantiene el nivel del último año en Minnesota puede darle otro aire a una franquicia cuyos aficionados están cansados ya de la pareja formada por Reggie Jackson y Andre Drummond.

No obstante, los Pistons perfectamente pueden repetir plaza en la postemporada. Si a Griffin y Rose le respetan las lesiones y el rookie Sekou Doumbouya sale bueno, quizás no estén tan lejos de equipos como los Pacers o los Heat. 

Memphis Grizzlies

Comienza una nueva era en Tennessee: ya no están ni Marc Gasol ni Mike Conley. La franquicia del sur de Estados Unidos se aferrará este año a sus jóvenes para mirar de cara al futuro, ya que para esta temporada está complicado que puedan ganar muchos partidos. Y eso que han llegado jugadores veteranos que pueden hacer de Memphis un equipo correoso y peligroso: Iguodala, yJae Crowder, unidos a Valanciunas, que llegó en el traspaso de Gasol.

Pero sin duda el buque insignia de estos Grizzlies debe ser la pareja formada por Ja Morant y Jaren Jackson Jr. El número dos del Draft de este año y el número cuatro de la temporada anterior deben demostrar su calidad e ilusionar a los aficionados. Además, tienen a Brandon Clarke en sus filas, MVP de la Summer League y un jugador que puede dar un gran rendimiento en la pintura.

Minnesota Timberwolves

Un año más la franquicia de Mineápolis apunta a vagar por la NBA sin rumbo fijo. La extensión de contrato que hizo la franquicia en su momento a Andrew Wiggins sigue lastrando a una plantilla que tiene en Karl-Anthony Towns al que todos miran como al próximo Anthony Davis: no por su juego, si no por abandonar en un futuro a su equipo como hizo 'la ceja' con los Pelicans.

La única faceta ilusionante en los Wolves son sus dos últimas perlas del Draft. Josh Okogie demostró un gran nivel en su primer año, sobre todo a nivel defensivo, y Jarrett Culver demostró en la NCAA que es un jugador con un futuro realmente prometedor. Ambos deben explotar lo antes posible para que Towns no tome una decisión que sepultaría aún más a la franquicia.

New York Knicks

Este año los Knicks han dado un giro importante en su planificación. Tras el estrepitoso fracaso de jugárselo todo a que Durant e Irving decidieran revivir a la franquicia de la 'Gran Manzana' y a perder partidos para que Zion Williamson llegase, han decidido contratar buenos jugadores para tratar de competir.

Han llegado Wayne Ellington, Marcus Morris, Taj Gibson, Julius Randle, Elfrid Payton y Reggie Bullock, los cuales deben aportar la experiencia en una plantilla enfocada a que los jóvenes tiren del carro. Sobre todo RJ Barrett, número tres del Draft de este año, en el cual hay muchas esperanzas puestas. Él, junto a Kevin Knox, Frank Ntilikina y Mitchell Robinson deben dar un paso adelante y motivar a una afición cansada de ser el hazmerreír de la NBA.

Oklahoma City Thunder

Por primera vez desde que Sam Presti es el General Manager de los Thunder y desde que existe la franquicia de Oklahoma, heredera de los míticos Seattle Supersonics, los Playoffs no son un objetivo. La marcha de Paul George y Russell Westbrook ponen fin a una buena etapa que alcanzó su punto máximo en 2012 cuando jugaron las finales de la NBA.

Este año deberán decidir durante la temporada qué jugadores deben liderar el nuevo proyecto en un equipo con más experiencia de la habitual en un equipo que parte de abajo: Chris Paul, Danilo Gallinari, Dennis Schöder, Steven Adams, André Roberson... veremos que rol adquiere Shai Gilgeous-Alexander, única pieza realmente interesante de cara al futuro de la franquicia, pues no es de extrañar que los mencionados anteriormente puedan salir durante el año dependiendo de cómo marchen las cosas.

Phoenix Suns

Al igual que los Knicks, los Suns se han hartado de ir perdiendo partidos sin sentido y han decidido fichar lo que realmente necesitaban sin esperar a que les llegase en el Draft: un base. Y ahí aparece un Ricky Rubio que, tras ser el MVP del pasado Mundial, probablemente tenga un rol muy importante en el equipo de Arizona.

Rubio será el encargado de nutrir de balones a los jóvenes que deben llenar de puntos los marcadores de Phoenix: Devin Booker, DeAndre Ayton y Mikal Bridges. Además también ha llegado Monty Williams al banquillo tras desempeñar un papel importante en Philadelphia. Hablar de Playoffs es prematuro pero no imposible.

Washington Wizards

El equipo de la capital es otro conjunto que tendrá realmente difícil hacer algo importante esta temporada. John Wall estará fuera prácticamente toda la campaña y solo Bradley Beal tiene nivel para desequilibrar los partidos. Año muy complicado en Washington en el que quizás la mejor noticia ya haya tenido lugar: Beal ha ampliado su contrato hasta 2023.

Como suele pasar en este tipo de equipos, los rookies serán el otro gran atractivo de la franquicia. Rui Hachimura y Admiral Schofield son dos jugadores a tener en cuenta en la pintura, siendo el primero de ellos en el que los Wizards tienen depositadas realmente sus esperanzas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?