Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

Aguirre derivó en la "dirección nacional" del PP la responsabilidad en la supuesta financiación ilegal del partido

La SER accede al interrogatorio a la expresidenta regional del PP, quien eludió toda responsabilidad en la financiación ilegal de su partido en su declaración como imputada por ser la "ideóloga" de la caja B

Afirmó que "jamás despachó" con su gerente de siempre en el partido, Beltrán Gutiérrez, de quien dijo que rendía cuentas a la "dirección nacional" del PP

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre / ()

La expresidenta de la Comunidad de Madrid y del PP en la región, Esperanza Aguirre, negó cualquier responsabilidad o conocimiento de las finanzas del PP en su declaración como imputada del pasado 18 de octubre en la Audiencia Nacional, en un intento de desmarcarse de la acusación de los investigadores, quienes la sitúan en el vértice de la trama como la "ideóloga" de la financiación ilícita del partido.

Aguirre afirmó que solo se dedicó a la "acción política" y que "nunca" se preocupó o tuvo conocimiento de las cuentas del partido.

Esta responsabilidad, según dijo, recaía en el gerente regional del PP, Beltrán Gutiérrez Moliner, a quien la Guardia Civil incautó en el registro de su domicilio la caja B regional del partido.

Aguirre aseveró a preguntas del juez Manuel García Castellón que no tenía relación alguna con Gutiérrez Moliner. "Jamás despaché con él", llegó a manifestar la expresidenta, para añadir que este gerente, que la acompañó durante toda su etapa como presidenta del PP, no le informaba sobre los movimientos económicos del partido ni le rendía cuentas.

Preguntada al respecto por el juez, Esperanza Aguirre despejó la cuestión y responsabilidades al manifestar que Gutiérrez le vino dado en 2003 porque "creía recordar que le nombró el gerente nacional", por aquel entonces Luis Bárcenas, y que también "creía" que Gutiérrez rendía cuentas a la "dirección nacional" del partido.

Aguirre se mostró altanera en el interrogatorio y se enfrentó a las fiscales cuando al ser preguntada por Fundescam, la fundación presidida por ella que supuestamente desvió dinero público para financiar al partido, contestó con sorna que las representantes del Ministerio Público creían que "Fundescam era el Watergate", en referencia al escándalo de espionaje que provocó la dimisión del presidente republicano de los EEUU, Richard Nixon.

Esperanza Aguirre también negó que el cese de Francisco Granados como consejero y secretario general regional del PP se hubiera producido por sospechas de corrupción, sino por una cuestión "simplemente política". Dijo que creyó "y a lo mejor estaba equivocada" que fue él quien filtró a la prensa una iniciativa política que ella pretendía presentar.

La expresidenta madrileña solo pareció conceder en el interrogatorio supuestas irregularidades en la construcción de las estaciones de metro, aunque matizó de inmediato sus palabras.

Dijo que estaba "mosca" porque los ingenieros y responsables del área en la comunidad construían "estaciones de metro que parecían aeropuertos y no teníamos un duro".

El juez y las fiscales le preguntaron si con esa expresión se refería a que sospechaba de alguna irregularidad y Aguirre respondió que solo estaba comentando una "diferencia de criterio". "Retiro mosca", añadió Aguirre, entre las carcajadas de la sala.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?