Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Arranca la campaña electoral en el Reino Unido dominada por el futuro del 'brexit'

El pistoletazo de salida ha sonado. El Reino Unido se embarca a partir de este jueves en una nueva elección general, que tendrá lugar el 12 de diciembre

El primer ministro británico, Boris Johnson / ()

El pistoletazo de salida ha sonado. El Reino Unido se embarca a partir de este jueves en una nueva elección general, que tendrá lugar el 12 de diciembre. Ante la puerta de la residencia oficial de Downing Street, después de acudir al Palacio de Buckingham para informar a la reina de la disolución del Parlamento, el primer ministro, Boris Johnson ha marcado el tono y la dirección de la campaña del Partido Conservador, durante las próximas cinco semanas.

Tono de energía, optimismo y confianza, con un objetivo principal: lograr la mayoría suficiente para resolver el 'brexit' antes del 31 de enero, con su "fantástico acuerdo", que el Parlamento ha bloqueado. "Si vuelto con una mayoría, voy a hacer que el Parlamento funcione de nuevo". Lo sondeos le vienen dando una ventaja de entre 10 y 15 puntos frente a los laboristas, sus inmediatos rivales.

La alternativa a su mandato, según Johnson, es el "horror show" de nuevos retrasos, con los laboristas en el poder, prometiendo un nuevo referéndum sobre el 'brexit' y facilitando una segunda votación sobre la independencia en Escocia. En un artículo en el Daily Telegraph, Johnson comparaba al líder de la oposición, Jeremy Corbyn, con Stalin. "Un sin sentido", responde el aludido.

Los laboristas se presentan con una agenda radical de nacionalizaciones, aumento de la protección de los derechos de los trabajadores, así como de los salarios y de las ayudas sociales. A su favor juega la miseria dejada por más de una década de recortes y un aumento cada vez más grande de la diferencia entre ricos y pobres. Corbyn acusa al Johnson querer "vender" la sanidad pública (NHS), tratar de imponer tras la salida de Europa un "thatcherismo con esteroides" y "haber secuestrado el 'brexit'".

De ganar los comicios, se propone negociar un pacto mejor con Bruselas, en el que el Reino Unido permanecería en la unión aduanera de la Unión Europea y mantendría una relación muy próxima al mercado único. Después lo sometería a referéndum antes de finales del próximo mes de junio. Los votantes elegirían entre su acuerdo o la opción de permanecer en la UE y desterrar el brexit.

Europa, a favor o en contra, es el factor determinante de la elección, como ya lo fue en el 2017, cuando Theresa May perdió la mayoría. Ahora, la tercera fuerza nacional, los liberales demócratas, juegan a fondo la carta proeuropea, ya sea defendiendo un segundo referéndum, o incluso la anulación del Artículo 50. Pero el voto de los que quieren marcharse de la UE será decisivo. Y ese voto puede fragmentarse y dividirse con la entrada en escena del partido del Brexit de Nigel Farage, que rechaza el acuerdo de Johnson y reclama una "ruptura limpia" con la Unión Europea. En otras palabras, una ruptura abrupta y desordenada. Farage, que en siete ocasiones se presentó como candidato al Parlamento del Westminster sin lograr escaño, ha preferido no volver a intentarlo. Sin embargo está haciendo campaña en favor de sus candidatos, en circunscripciones donde la mayoría del electorado, conservador o laborista, votó a favor de marcharse de la UE.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?