Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La policía alemana analiza el ADN de 900 hombres para esclarecer un asesinato de hace 23 años

Claudia Ruf, una niña de 11 años, fue asesinada en 1996

Foto de Claudia Ruf, asesinada hace 23 años, en un monitor durante una tueda de prensa de la policía alemana. / ()

La policía germana trata de esclarecer la muerte de Claudia Ruf, una niña de 11 años a la que alguien asesinó hace 23 años. Investigadores de Grevenbroich, ciudad al oeste de Alemania, tratan de resolver el crimen a través de pruebas de ADN a cientos de hombres. Han enviado solicitudes para un test a, al menos, 900 personas de todo el país, con la intención de cotejar las muestras con las recogidas en la escena del crimen.

Claudia Ruf fue encontrada muerta con 11 años, a 70 kilómetros al sur de su ciudad en el año 1996. Sufrió un secuestro mientras paseaba al perro de un vecino y, dos días después, la policía encontró su cuerpo cuerpo con marcas por estrangulamiento, rociado con gasolina y parcialmente quemado, además de signos de una agresión sexual. Desde entonces nadie ha sido acusado por los hechos.

Imagen de uno de los test realizado por la policía alemana. / Roland Weihrauch (Getty/DPA)

La policía ha tomado muestras de saliva de los hombres que han aceptado someterse a la prueba, señala la BBC. "Después de más de 23 años, hay una gran posibilidad de resolver el triste destino de mi hija", ha declarado el padre de Claudia, Friedhelm Ruf, a la agencia AP. "El autor ha podido esconderse de todos nosotros durante demasiado tiempo".

A las multitudinarias pruebas de ADN, los investigadores han citado a hombres mayores de 14 años en el momento de la muerte de Claudia. Un voluntario que apareció el sábado, Stefan Oberlies, de 46 años, dijo al periódico germano Bild que sabía que aceptaría "inmediatamente" la invitación. "Esperemos que se encuentre al culpable. Por supuesto, he leído mucho sobre el caso".

El análisis de ADN llevará entre cuatro y ocho semanas, según ha explicado Reinhold Jordan, el investigador principal del caso, a los medios alemanes. La policía ya analizó en 2010 un total de 350 muestras de ADN locales, pero sin obtener coincidencia alguna. Según los medios alemanes, los investigadores esperan poder aprovechar los recientes avances en materia de ADN, que les permitirían marcar las muestras estrechamente relacionadas, las de familiares, en los resultados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?