Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La "chispa" de Nadal que ayudó a Bautista a afrontar la muerte de su padre

El tenista cuenta en 'El Hormiguero' cómo fue su semana más dura como profesional

Bautista habla sobre su semana más dura. / Antena 3

Hace apenas unas semanas, concretamente el pasado 24 de noviembre, España se hacía con la Copa Davis después de imponerse a Canadá. Todo ello gracias a las victorias de Rafa Nadal y Roberto Bautista sobre Denis Shapovalov y Auger-Aliassime, quienes fueron fundamentales a lo largo del torneo para reconquistar la ansiada ensaladera de plata.

Mientras que el primero de ellos cerraba su participación en el torneo con ocho victorias en otros tantos partidos, el segundo volvía después de enterrar a su padre para ayudar a un equipo diezmado en la gran final. Un gesto que convirtió a Roberto Bautista en el gran protagonista de esta edición de la Copa Davis, incluso por encima de un Rafa Nadal que reconoció que el tenista de Castellón se había convertido en un ejemplo para el resto de su vida.

"Yo vi ese partido, fui testigo de tu lucha en medio del dolor"

Varias semanas más tarde, Roberto Bautista ha acudido a El Hormiguero para contar cómo vivió aquella semana tan intensa. En primer lugar, Pablo Motos recordó a la audiencia que el padre de Bautista fallecía un jueves y que el sábado estaba de vuelta en Madrid para prepararse para la gran final: "Yo vi ese partido, fui testigo de tu lucha en medio del dolor".

A continuación, y después de que el presentador hiciera un breve resumen de una de sus semanas más duras, el tenista reveló que su mujer sabía desde el miércoles que su padre estaba en estado crítico. Sin embargo, no quiso decirle nada hasta que terminara su eliminatoria contra Croacia para que no se desconcentrara: "Al día siguiente llamé a la doctora y me dijo que estaba a tiempo para despedirme de él, así que hablé con el capitán y volví a casa".

"Rafa lleva al equipo en volandas y nos conecta con la energía que tiene"

Después de ver la eliminatoria contra Argentina el viernes, y de enterrar a su padre un día más tarde, Bautista decidió volver a Madrid para acompañar al equipo de cara a la gran final: "Después de ver la eliminatoria contra Argentina me cambió el chip. Vi la pasión de la Copa Davis, el apoyo de la afición... por lo que decidí volver a Madrid".

Una vez allí, y después de que el médico del equipo le explicara que el equipo estaba diezmado de cara a la gran final, Bautista le aseguró que estaría listo para el partido decisivo. Fue entonces cuando Nadal entró en escena y le dio las fuerzas necesarias para prepararse de cara al encuentro frente a Canadá: "Tener a Rafa en el equipo es muy positivo. Rafa contagia unas ganas de ganar, una competitividad, un afán de superación, una chispa, algo especial que nos empuja a todos y nos lleva en volandas y nos conecta con la energía que tiene".

Por esa misma razón, y a pesar de que no estaba en condiciones para competir, Bautista decidió pelotear el sábado de cara a un hipotético partido en la gran final: "La noche anterior estaba en muy malas condiciones para un torneo normal. No tenía muchas fuerzas, pero pude tocar la bola". Y no solo acabó jugando un partido de la gran final, sino que sería fundamental para hacerse con la victoria final.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?