Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 20 de Enero de 2020

Otras localidades

Las marchas contra la reforma de Macron reúnen a 806.000 personas en Francia: hay al menos 90 detenciones

Los sindicatos afirman que la forma que plantea Macron degradará los derechos

Enfrentamientos con la policía en París. / ()

Las manifestaciones contra la reforma de las pensiones del presidente francés, Emmanuel Macron, reunieron este jueves a 806.000 personas en todo el país, según el recuento de la policía comunicado por el Ministerio del Interior. Unas cifras muy inferiores a las de los sindicatos, según los cuales salieron a la calle más de 1,5 millones de personas en los más de 250 desfiles organizados, una movilización "histórica" en palabras de la Confederación General del Trabajo (CGT), que lidera una protesta que va a continuar.

Con ocasión de estas marchas, pero al margen de los dispositivos de seguridad sindicales, grupos de radicales protagonizaron disturbios en ciudades como Nantes, Rennes, Lyon y, sobre todo, en París, con enfrentamientos con las fuerzas del orden centrados en la plaza de la República.

La Prefectura de Policía indicó en Twitter que hasta las 19.30 hora local (18.30 GMT) los agentes habían realizado 90 detenciones y 11.490 controles preventivos.

El paro, que tuvo un seguimiento masivo en los ferrocarriles o en la entidad del transporte metropolitano RATP y significativo entre los controladores aéreos, dificultó enormemente la movilidad.

Y la huelga continúa con la voluntad firme del secretario general de la CGT, Philippe Martínez, de no detenerla mientras el Ejecutivo no renuncie a su reforma. Este viernes por la mañana Martínez se reúne con los otros líderes de las centrales convocantes para preparar su estrategia de presión sobre el Ejecutivo de Macron.

El primer ministro, Édouard Philippe, no pudo más que reconocer que el impacto del paro para el transporte el viernes "será comparable" a la del jueves. Tanto él como otros miembros de su Gobierno insisten en que se mantiene abierta la negociación y que será a mediados de la semana próxima cuando Philippe presentará en detalle sus propuestas.

Trenes cancelados

Etsa es la razón por la que se espera una paralización masiva en el transporte: solo circularán uno de cada diez trenes de alta velocidad TGV, de los cercanías de París y de los largo recorrido Intercités, y uno de cada cinco regionales (TER), mientras que el tráfico internacional se verá "muy perturbado", según la SNCF.

Los trenes entre Francia e Italia, Alemania han sido anulados. Entre Francia y España sólo habrá un servicio de ida y vuelta. En el metro parisino se han suspendido once líneas, otras tres funcionarán con restricciones solo en las horas puntas, y las dos automatizadas que garantizan los desplazamientos, la 1 y la 14, podrían verse saturadas.

Las autoridades han instado a los ciudadanos a privilegiar formas de desplazamiento alternativas, como compartir el coche en desplazamientos.

Las previsiones en el transporte aéreo no son más alentadoras: la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) recomendó a las aerolíneas suprimir el 20 % de los trayectos con origen o destino en Francia, aunque en realidad el porcentaje final será mucho más elevado.

Air France ha tenido que cancelar el 30 % de su programa habitual y no descarta tener que suprimir una parte adicional sobre la marcha. Los sobrevuelos del espacio aéreo francés, al menos de forma directa, no deberían verse afectados porque los controladores deben darles prioridad.

Colegios cerrados

Se prevé que el seguimiento de la que llegue al 55% en los colegios en toda Francia, y al 78 % solo en París, lo que obligará a cerrar todas las escuelas en la capital menos tres y una de cada tres en el conjunto del país.

Teatros como el de los Campos Elíseos han anulado su representación del día y museos como el de Orsay han cancelado su apertura nocturna.

La manifestación principal prevista para el jueves, en París, partirá a las 14.00 (13.00 GMT) desde la Estación del Norte hasta la plaza de Nación, y las autoridades han movilizado a cerca de 6.000 policías y gendarmes y recomendado el cierre de los comercios en todo el recorrido.

Tanto el ministro del Interior, Christophe Castaner, como el prefecto de Policía, Didier Lallement, advirtieron de la presumible presencia de grupos violentos, como los que han perturbado en el último año las protestas de los "chalecos amarillos".

Este "jueves negro" podría alargarse más días. Los sindicatos convocantes decidirán si siguen combatiendo en las calles un proyecto de reforma que ya figuraba en el programa electoral de Macron en 2017.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?