Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 22 de Enero de 2020

Otras localidades

Larga noche a bordo del Lusitania: Greta viaja a Madrid, donde participará en la Marcha por el Clima este viernes

La joven activista pasó dos días en Lisboa, recuperándose de su travesía transatlántica.

Larga noche a bordo del Lusitania: Greta viaja a Madrid, donde participará en la Marcha por el Clima este viernes / ()

La activista medioambiental Greta Thunberg ha abandonado Lisboa esta noche a bordo del Trenhotel Lusitania –el tren nocturno que liga las capitales ibéricas– y viajando hacia Madrid, donde este viernes asistirá la Marcha por el Clima que recorrerá el Paseo del Prado y Recoletos desde Atocha a Nuevos Ministerios.

La joven sueca ha llegado a la lisboeta Estación de Santa Apolónia junto a un pequeño dispositivo policial y la regatista británica Nikki Henderson, que acompañó a la activista durante la travesía transatlántica que concluyó el pasado martes, cuando Thunberg desembarcó en la capital lusa tras tres semanas en alta mar a bordo del catamarán La Vagabonde. Su entrada en el tren ha sido cubierta en directo por varias cadenas de televisión, y su imagen reproducida en la cuenta de Instagram del Talgo, que también ha confirmado la presencia de la activista a bordo del Lusitania.

Durante los últimos dos días la joven se ha recuperado en una casa privada del costumbrista barrio de Alfama, donde se ha vuelto a habituar a tierra firme e intentado descansar para poder llegar con plena energía a la Cumbre del Clima de Madrid. La discreta estancia de la activista en Lisboa se ha visto interrumpida por los medios internacionales, cuyos enviados especiales en la ciudad han insistido en perseguir a la menor cada vez que ha salido a pasear por las calles de la zona.

La prensa se ha mostrado obsesionada con el desplazamiento de Thunberg a Madrid porque la joven rehúsa viajar en medios de transporte contaminantes, posición que hace imposible el traslado aéreo. Aunque la Junta de Extremadura puso un coche eléctrico a disposición de la activista, finalmente ha optado por hacer uso de las pocas conexiones ferroviarias que existen entre Portugal y España, y decidió viajar a bordo del Trenhotel Lusitania, el tren que liga las dos capitales ibéricas. Partiendo de la Estación de Santa Apolónia, el tren pasa por 17 ciudades –entre ellas Pombal, Coimbra, Guarda, Salamanca y Avila– antes de llegar a su estación terminal –la de Madrid-Chamartín– a las 08:40 del miércoles.

Además de ser un viaje largo –dura más de 10 horas–, es uno que incumple los principios de sostenibilidad tan defendidos por la activista, ya que unos 100 kilómetros del trayecto –los que hay entre la frontera portuguesa y Salamanca– no están electrificados. En ese único tramo del recorrido el tren depende de una locomotora diésel que produce el doble del CO2 que las locomotoras eléctricas, factor problemático para alguien que pretende viajar sin contaminar. Si bien la electrificación del tramo entre Salamanca y Fuentes de Oñoro tiene el rango de proyecto de Estado, la licitación tardía de los contratos de las subestaciones que suministran las vías implica que la electrificación no se logrará hasta 2023.

El viernes la joven partipará en la rueda de prensa que el movimiento Fridays for Future y Juventud por el Clima han convocado en la madrileña Casa Encendida. Después se unirá junto a los otros integrantes de las plataformas –y miles de simpatizantes– para recorrer las calles de Madrid en una manifestación que exigirá una respuesta real a la emergencia climática que vive el mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?