Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 28 de Febrero de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS La OMS eleva el riesgo de expansión e impacto a "muy alto a nivel global"

Álvaro Zamácola, BlaBlaCar España: "Nuestra ventaja es el puerta a puerta"

BlaBlaCar fue una de las primeras plataformas de economía colaborativa que se asentó en España. Tienen más de cinco millones de usuarios, con un crecimiento del 16% en los primeros meses de este año

Hablamos con Álvaro Zamácola, el director general de BlaBlaCar para España y Portugal

BlaBlaCar tiene ya 10 años. Fue una de las primeras plataformas de economía colaborativa que se asentó en España y tiene cinco millones de usuarios. En Francia, que es donde nació, han desarrollado nuevos modelos, como BlaBlaLine, para distancias cortas. Aún no ha llegado a España, pero "llegará", según su director general para España y Portugal, Álvaro Zamácola, "porque es una solución para las grandes ciudades". Ahora, con el anuncio del AVE low cost, BlaBlaCar tiene un nuevo competidor.

¿Va a seguir creciendo BlaBlaCar o ha llegado ya a su techo?

No, esperemos que no haya llegado a su techo todavía. Este año calculamos que creceremos en torno a un 10% o 12% con respecto al año pasado. Es cierto que ya vamos a hacer 10 años, con lo cual podemos hablar de una empresa más madura y los crecimientos exponenciales del principio ya no se van a repetir, pero para nosotros es una muy buena noticia que siga creciendo la actividad.

¿Está creciendo BlaBlaCar en sectores o perfiles de clientes que al principio eran más reticentes a utilizar este tipo de plataformas?, ¿sigue siendo el perfil joven del principio o está llegando ya al resto de la sociedad?

Efectivamente la comunidad ha ido madurando. Hace siete años la edad media era de 23 años y ahora estamos en 32. Un tercio de nuestra comunidad tiene entre 18 y 25, otro tercio entre 25 y 35 y otro tercio, más de 35. Hay que distinguir que los conductores son más mayores, con una edad media de 36, y los pasajeros, 28. Sí puedo confirmar que está madurando. Empezamos con universitarios y gente más joven, que son los que adoptan este tipo de modelos, pero hemos ido derribando barreras.

Hasta ahora BlaBlaCar ha crecido, entre otros motivos, por la ausencia de otros competidores que ahora empiezan a jugar en este campo, por ejemplo, el ferrocarril. Renfe ha anunciado que va a poner en marcha un servicio de AVE low cost. ¿Teme BlaBlaCar el daño que le puede hacer la aparición de la alta velocidad barata?

Evidentemente competencia hemos tenido siempre y ya hay otros modelos que apuestan por el coche compartido. Hay que ser muy claros. Una de las grandes ventajas de BlaBlacar es su granularidad. Todas las herrramientas tencológicas que estamos desarrollando van dirigidas a salirnos del viaje Madrid - Barcelona o Madrid - Valencia. Nosotros buscamos el puerta a puerta, el punto a punto. Dos tercios de los viajes que se hacen en BlaBlaCar a día de hoy no tienen alternativas directas, así que vamos a seguir apostando por eso. Entendemos que el coche te puede llevar hasta la puerta de tu casa. El coche puede llegar a donde no llegan otros medios.

Sabemos que la industria y el sector de la moviliad está cambiando y hemos sido uno de los primeros agentes en apostar por ello. Damos la bienvenida a todas las ventajas de movilidad que vengan.

¿BlaBlaCar va a buscar los nichos de mercado donde ahora no hay competencia porque en las líneas más transitadas ve difícil poder luchar contra el avión corto o el AVE barato?

El 76% de los viajes que se hacen entre 100 y 800 km se siguen haciendo en coche. Evidentemente, no todos en BlaBlaCar. Con lo cual, tenemos oportunidad de crecimiento. BlaBlaCar tiene muchas ventajas. Una de ellas es el bajo coste, pero otra muy importante es la experiencia de los usuarios. Los conductores prefieren viajar con gente a viajar solos. Los pasajeros prefieren que les dejen en la puerta de su casa. En lugar de hacer Madrid - Santander, igual necesitan hacer un Algete - Torrelavega.

Planes de futuro. Hay servicios que la compañía ofrece en algunos países, pero que no han llegado a España. ¿Va a llegar el BlaBlaBus?

BlaBlaBus surge a raíz de la liberalización del mercado del sector de transporte en Europa. Ha nacido una nueva ola de autobuses a bajo precio, con muchas frecuencias, y que han abierto mercado en países como Francia o Alemania. BlaBlaCar apostó por ello porque tiene una complementaridad muy importante con nuestro actual modelo.

En España, por el contexto que tenemos y que respetamos profundamente, no se pueden lanzar los autobuses como hemos lanzado en otros mercados, pero sí que los tenemos para viajes transfronterizos donde el sector está liberalizado. Como siempre, nos adaptaremos a la legislación que haya en cada mercado. Entendemos que BlaBlaBus es una buena alternativa para viajar, así que el día que se liberalice el sector, estaremos preparados para lanzar aquí.

En Francia funciona ya también esa línea de BlaBlaCar para viajes cortos, para los viajes diarios que hace una persona que vive alrededor de una gran ciudad y que tiene que coger el coche para ir a trabajar y para volver a su casa. ¿Hay fecha para que ese servicio llegue a España?

Me atrevería a decir que va a llegar, pero no tenemos fecha. BlaBlaLine viene a solucionar un problema que tienen las ciudades. Creo que solo en Madrid 2,5 millones de coches entran a la ciudad de manera diaria y van prácticamente vacíos. En Francia se mueven de manera diaria 17 millones de vehículos con una tasa de ocupación media de 1,07. Si utilizasemos esos coches para meter a toda la población francesa, se podrían mover solo con esos coches.

De momento sigue siendo solo un producto en Francia porque tiene unas características que tenemos que perfilar, pero estamos deseando traerlo porque es una gran solución para las ciudades.

Cuando BlaBlaCar llegó a España recibió denuncias por competencia desleal, que luego ganó BlaBlaCar. ¿Creen que en España hay más barreras legales o sociales para que servicios como BlaBlaCar, BlaBlaLine o BlaBlaBus puedan terminar asentándose?

No diría que hay más barreras. Creo que en nuestro caso nos ha costado más que en otros mercados. En Francia se incentiva mucho el coche compartido en larga, media y corta distancia. Yo creo que lo que pasó en España fue por  desconocimiento, se nos confundió con otro tipo de modelos. Por eso salieron las demandas, pero al final ganamos. Se acabaron las batallas legales.

¿Tiene mecanismos BlaBlaCar para evitar que algunos usuarios se lucren con el servicio?

Sí. Tenemos nuestras herramientas tecnológicas y limitamos la aportación que se pueda dar a los conductores en función de los costes compartidos que se den en esa distancia. Además, tenemos también un equipo de 120 personas que monitorizan lo que pasa en la plataforma. Cuando ocurre cualquier cosa, la cuenta se bloquea.

Y tenemos, además, una herramienta brutal que es la propia comunidad, que conoce muy bien el modelo y son los primeros que levantan la mano cuando ven cualquier actividad fraudulenta. Creo que con esas herramientas hacemos un buen trabajo y cada vez es menor el número de conductores que expulsamos por esto.

Hay que añadir, además, que la gente ya empieza a conocer cómo funciona esto. Al principio, había mucha gente intentando trampear la plataforma, pero yo creo que ya ha quedado claro que esto está únicamente para compartir gastos.

¿Qué gestión hacen de los datos?, ¿forman parte del activo de BlaBlaCar?

Sí, son parte del activo, pero para mejorar la experiencia del usuario.

¿No se monetizan?

No. Monetizamos a través de los gastos de gestión. En el momento en el que introducimos eso, no necesitamos vender los datos. Los usamos nosotros para poder mejorar la experiencia. No los comercializamos con nadie más. Podemos analizar los datos de tu viaje para ayudarte a tener una mejor experiencia en el futuro, pero no los vamos a comercializar.

Sobre tributación. BlaBlaCar es una compañía francesa y tiene aquí una filial española que se dedica al marketing y la comunicación. El dinero que pagan los usuarios de BlaBlaCar se paga en Francia y se tributa allí. ¿No sería mejor que el dinero que se genera en España se tributara en España?

Nosotros nos sentimos muy tranquilos con la estructura fiscal que tenemos, es muy normal en empresas europeas. Tenemos la central en Francia, donde está el 80-90% de los gastos de toda la compañía.

Aún así, en España pagamos impuestos indirectos. Pagamos el IVA por los gastos de gestión. Estamos muy tranquilos con la estructura que tenemos y vamos a seguir operando así.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?