Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

Matanza de Atocha

Brasil notifica a España que extraditará a autor de la matanza de Atocha

A partir de la notificación y, de acuerdo con el tratado de extradición entre ambos países, Brasil tiene un plazo máximo de 60 días para entregar al condenado

Imagen de las protestas en el entierro de los abogados de Atocha en 1977

Imagen de las protestas en el entierro de los abogados de Atocha en 1977 / ARCHIVO DE EFE

El Gobierno brasileño ha notificado al español que procederá a extraditar en un plazo máximo de 60 días a Carlos García Juliá, condenado por participar en la matanza terrorista de los abogados laboralistas de Atocha en 1977 y preso en Brasil desde hace un año, han dicho este viernes fuentes diplomáticas.

La embajada de España en Brasilia recibió la notificación de la concesión de la extradición del Gobierno brasileño en la tarde del jueves, dijo un portavoz de la delegación diplomática. A partir de la notificación y, de acuerdo con el tratado de extradición entre ambos países, Brasil tiene un plazo máximo de 60 días para entregar al condenado.

Durante ese período ambas partes tienen que acordar la fecha y el lugar de la entrega, así como las condiciones en que se realizará el traslado. La extradición del ultraderechista de Fuerza Nueva había sido autorizada por la Corte Suprema de Brasil en agosto pasado por lo que tan sólo dependía de que el Ejecutivo la confirmase.

El ultraderechista fue condenado en España en 1980 por haber sido uno de los autores materiales de la masacre en la que fueron asesinados a tiros tres abogados laboralistas, un estudiante de Derecho y un administrativo en Madrid.

García Juliá, quien cumplió 14 de los 193 años de prisión a los que fue condenado en 1980, se encontraba prófugo y fue arrestado en diciembre de 2018 en Sao Paulo, donde vivía bajo una identidad venezolana falsa. Tras conocerse el paradero del condenado, la Audiencia Nacional de España requirió su extradición por entender que la condena que le fue impuesta no ha prescrito y le quedan por cumplir 3.855 días de prisión.

El antiguo militante de Fuerza Nueva, que tenía 24 años cuando cometió la matanza, fue condenado por cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio en el despacho laboralista de Comisiones Obreras, en el número 55 de la calle Atocha de Madrid.

Su condena fue limitada al máximo de treinta años previsto entonces por las leyes españolas y en 1991 se le concedió la liberad condicional. Obtuvo después la autorización para viajar a Asunción y trabajar allí, con la condición de presentarse mensualmente en la Embajada de España en Paraguay, pero incumplió lo previsto.

El condenado desapareció e inició entonces un periplo de fugas por Latinoamérica. Su última pista antes de ser arrestado en Brasil se perdió en Bolivia, donde vivió un tiempo y había sido encarcelado por un delito relacionado con el narcotráfico. Tras dos décadas en paradero desconocido, fue detenido en diciembre de 2018 en Sao Paulo gracias a las investigaciones de las policías Nacional española y Federal brasileña y el apoyo de Interpol.

Según las autoridades, García Juliá vivía en Brasil desde hacía casi dos décadas y trabajaba como conductor de Uber, haciéndose pasar por ciudadano venezolano.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?