Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Otras localidades

SGAE

La SGAE aprueba sus estatutos al cuarto intento

La entidad de gestión da un paso más para cumplir los requerimientos del Ministerio de Cultura, ya que una de las peticiones era adecuar sus estatutos a la Ley de Propiedad Intelectual

La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado (2-d), y la vicepresidenta del Colegio de Pequeño Derecho de la SGAE, Inma Serrano (d), asisten a la jornada decisiva para el futuro de la Sociedad General de Autores (SGAE), este jueves en Madrid, en una asamblea en la que sus socios deben decidir, por tercera vez, si sacan adelante los nuevos estatutos propuestos Jurado, una reforma de la que depende también su readmisión en la confederación

La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado (2-d), y la vicepresidenta del Colegio de Pequeño Derecho de la SGAE, Inma Serrano (d), asisten a la jornada decisiva para el futuro de la Sociedad General de Autores (SGAE), este jueves en Madrid, en una asamblea en la que sus socios deben decidir, por tercera vez, si sacan adelante los nuevos estatutos propuestos Jurado, una reforma de la que depende también su readmisión en la confederación / Luca Piergiovanni (EFE)

A la cuarta la SGAE ha aprobado, por mayoría cualificada, su reforma de estatutos, en una nueva Asamblea General Extraordinaria. Unos estatutos necesarios para adaptar la entidad a la nueva Ley de Propiedad Intelectual. La mayoría de los socios, un 22.070 (85,19 por ciento), han dado el sí a esta reforma; mientras que 3.323 han votado no, un 12,83 por ciento. Se han abstenido 514 socios, un 1,98 por ciento. En total han votado 25.907 socios de la entidad. Cuatro intentos con tres presidencias diferentes. Sastrón, Hevia y, ahora, con Pilar Jurado, que casi lo ha logrado en su segunda votación.

"Creo que es una magnífica aprobación y creo que demuestra que todos los socios tienen claro que esta entidad tiene que seguir viviendo y que nos merecemos que sea cada vez mejor. Esto no es el final de nada, es el comienzo, pero sí es el final de una época que ha traído cosas que no son bonitas", decía emocionada Jurado. "Todos hemos entendido que teníamos que ceder en algo para que esta entidad funcionara de manera correcta", añadía. "Gracias a los estatutos hay muchas cosas que hemos hecho que ahora se corroboran".

Con este nuevo paso, la entidad de gestión está más cerca de volver a ser admitida en la CISAC, la Confederación Internacional de Compositores y Autores, entidad de la que fue expulsada de manera temporal el pasado 30 de mayo. "Acabo de recibir un mensaje del director general de la CISAC diciendo lo contento que está con esta noticia", explicaba la presidenta de la SGAE. La CISAC, por su parte, dice en un comunicado que lo de hoy es una señal positiva e importante de la disposición de la sociedad para el cambio; pero matiza que esto no significa que vaya a suponer su entrada de nuevo. "Estamos listos para apoyar a la SGAE en la adopción de las reformas adicionales que la CISAC ha identificado como esenciales para que la sociedad sea readmitida en la Confederación", añaden.

La aprobación de estos estatutos también aleja la sombra de la intervención por parte del Ministerio de Cultura. El pulso que mantiene, desde 2018, el ministerio con la SGAE ha acabado en los tribunales, primero se llevó la intervención de la SGAE a la Audiencia Nacional y después -tras denegarse la intervención por un procedimiento inadecuado- al Supremo.

Ahora la SGAE tiene un mes de plazo para enviar estos estatutos al ministerio y el gabinete ahora dirigido por José Manuel Rodríguez Uribes, dispondrá de tres meses para estudiar si esta reforma se ajusta o no a la legalidad. De momento, Pilar Jurado ya ha hablado con el ministerio por teléfono, inmediatamente después de la aprobación de estos estatutos.

El ministerio reconoce el paso dado este jueves por la SGAE, pero recuerda que todavía se debe rehacer el reparto de derechos de autor de 2018 de acuerdo con los principios de equidad y proporcionalidad; y convocar elecciones de los órganos de Gobierno con la mayor brevedad con todas las garantías que establece la Ley.

Cultura demandaba estos tres requerimientos a la entidad. El primero era la aprobación de unos nuevos estatutos acordes con la Ley de Propiedad Intelectual. El segundo, la habilitación del voto electrónico en unas elecciones de la junta directiva; ya que la actual junta no fue elegida con la posibilidad de esta forma de votación. Y, por último, el tercero, que consiste en subsanar los errores del reparto de derechos. Precisamente el reparto es la clave de los problemas que han derivado en la solicitud de intervención. Desde que se investiga el presunto fraude de 100 millones de euros cometido entre 2006 y 2011 por el cobro de algunos derechos generados por la emisión de música en algunos programas de la franja nocturna de las televisiones, lo que se conoce como La Rueda.

"Muchas de las cosas han evolucionado. Desde aquel momento a ahora hay que sentarse a hablar de realidades y no de ficciones del pasado que no tienen que ver con el momento presente. Es importante saber los nuevos retos y cómo hemos pacificado todos los sectores", explicaba Jurado sobre el cumplimiento de los otros dos requerimientos exigidos por Cultura. "Hay que coger el toro por los cuernos y lo hemos cogido y hemos intentado resistir y ser discretos para no hacer daño a la entidad y ahora es momento de contar la verdad", añadía.

La SGAE pasa por un momento complejo. No solo por su relación con el ministerio, también por la fuga de artistas. Muchos socios del sector audiovisual se han ido a otra asociación, a DAMA, y varios músicos amenazaron con abandonar la SGAE. AL final, dicen en la entidad, no han sido tantos, pero sí algunos grandes nombres, como Julio Iglesias o José Luis Perales.

De hecho, esta asamblea estaba prevista para el pasado mes de octubre, pero finalmente fue atrasada por la salida de autores de la entidad. El Ministerio de Cultura alertó del riesgo de incumplir el artículo 27 de los Estatutos, que establece que los socios que hayan solicitado la baja pierden su derecho a voto y se establecía un "riesgo" de que la votación de los nuevos Estatutos pudiera ser declarada nula. Con la asamblea de hoy y la victoria para la junta directiva, se firma una paz temporal entre las diferentes facciones de la entidad.

Una paz que, según fuentes a las que ha tenido acceso la Cadena SER, la SGAE informó a algunos miembros de la directiva de que podían pedir un adelanto económico extraordinario antes de que tuvieran que votar los estatutos de la entidad en esta asamblea. Algo que también ha confirmado el Ministerio de Cultura. Se trata de un dinero que tienen congelado por un conflicto judicial y lo podrían hacer a costa de la caja de la SGAE, que aportaría ese dinero a cuenta.

Otra de las votaciones incluidas en el orden del día era la aprobación de los socios la incorporación en los ingresos de la "diferencia existente en los derechos pendientes de reparto" o un plan de viabilidad para la Fundación SGAE. Era el punto cinco del orden del día, otro de los conflictivos, y se ha aprovado con un 71,42 por ciento, con un total de 16.252 y con 5.217 votos en contra, un 22,92. Han votado en este punto más de 22 socios.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?