Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Saturación en las UCI: tres de cada cuatro respiradores ya están siendo usados
NASA

Muere a los 101 años Katherine Johnson, la matemática de la NASA que hizo posible la Misión Apolo

Primera afroamericana que estudió en la Universidad de Virginia y primera autora de un informe de la NASA

Su trabajo para numerosas misiones espaciales fue llevado al cine en 2017 por la película 'Figuras Ocultas'

Imprimir

La física y matemática espacial Katherine Johnson ha fallecido en la mañana de este lunes a la edad de 101 años, según ha confirmado la NASA a través de su cuenta de Twitter.

"Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años", ha señalado el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, en la red social.

La primera en muchos ámbitos

Natural de White Sulphur Springs (Virginia), Johnson fue una de las llamadas "computadoras" de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, donde entró a formar parte en 1953, concretamente en la sección de computación del Área Oeste del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica (NACA). Allí pasó cuatro analizando datos de pruebas de vuelo, hasta que en 1957 el lanzamiento del satélite soviético Sputnik determinó su carrera. 

Katherine Johnson proporcionó cálculos matemáticos para diversos proyectos de la agencia espacial, en un momento en que la competición por alcanzar el espacio exterior se disputaba entre Rusia y Estados Unidos. En 1961 , analizó la trayectoria de la misión Freedom 7 de Alan Shepard, el primer vuelo espacial humano de Estados Unidos.

Un año antes, en 1960, ella y el ingeniero Ted Skopinski fueron coautores de un informe que presentaba las ecuaciones que describen un vuelo espacial orbital en el que se especifica la posición de aterrizaje de la nave espacial. Johnson se convirtió entonces en la primera mujer de la División de Investigación de Vuelo que recibió crédito como autora de un informe de investigación.

Sin embargo, no era la primera vez que esta científica destacaba. Ya se había convertido en 1938 en la primera mujer afroamericana que asistía a la Universidad de Virginia Occidental en Morgantown, logrando acabar así con la segregación racial en la educación superior. Fue una de los tres estudiantes afroamericanos, y la única mujer, seleccionada para realizar estudios de posgrado.

Una figura indispensable para el Apolo

Johnson tuvo que reivindicar su labor día a día. A pesar de que su precisión en cálculo y su capacidad para la computación empezaban a ser conocidas y precisadas en la NASA, en un entorno conformado casi en su totalidad por hombres blancos, pocos reconocían el trabajo de la matemática. 

Durante la carrera espacial entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética que comenzó a fines de la década de 1950, Johnson y su equipo de "calculadoras"  hicieron su trabajo de forma separada de los trabajadores blancos y se les pidió que usaran baños y comedores independientes. 

Su constancia la llevó a calcular y demostrar con éxito la trayectoria del primer vuelo alrededor de la Tierra.  La complejidad del mismo había requerido la construcción de una red mundial de comunicaciones, que conectaba estaciones de rastreo en todo el mundo con computadoras IBM en Washington, Cabo Cañaveral en Florida y Bermudas. Se programaron computadoras para controlar la trayectoria de la cápsula de John Glenn, pero la tripulación de aquella nave tenía miedo de poner sus vidas al cuidado de las máquinas, por lo que pidió a Johnson que calculara a mano el trayecto. "Si ella dice que son buenos, entonces estaré listo para despegar", apuntó el astronauta. Johnson se reafirmó así como una de las figuras indispensables para la NASA.

En 1969, calculó la trayectoria de vuelo del Apolo 11 hacia la Luna, y en 1970 trabajó en la misión del Apolo 13, permitiendo que su tripulación pudiera regresar a salvo a la Tierra cuatro días más tarde de alcanzar el satélite. 

Katherine Johnson recibió en sus últimos años de vida el reconocimiento que no había tenido a lo largo de su carrera. En 2015, el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad y en 2017, la película 'Figuras Ocultas' llevó su vida y la de otras compañeras al cine, quedando nominada en los Óscar en tres categorías. Johnson estuvo presente en la ceremonia de los premios junto a las actrices de la película.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?