Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

La mujer italiana de 104 años que ha sobrevivido a la gripe española y al coronavirus

Ada Zanusso se convierte en la mujer más longeva del mundo en superar el coronavirus

Ada Zanusso, en el hospital donde ha sido tratada por el coronavirus

Ada Zanusso, en el hospital donde ha sido tratada por el coronavirus / Twitter

Ada Zanusso, de 104 años, ha sobrevivido al coronavirus, como ya lo hizo con las dos guerras mundiales y la gripe española. Esta italiana, según relata su hijo Giampietro Brisotto en el Corriere della Sera, vive "por su elección" en la Residencia Maria Grazia en Lessona, de la provincia de Biella y fue a principio del mes de marzo cuando empezó a encontrarse mal. "Tenía fiebre y vómitos", explica su hijo que asegura que pensó en que se trataba de coronavirus. Además, esta centenaria italiana se ha convertido en la mujer más longeva del mundo en superar el COVID-19.

"No pude ir a buscarla porque se prohibieron las visitas por el coronavirus, pero pude escucharla todos los días por teléfono e incluso hacer sus videollamadas. Por supuesto, inmediatamente sospeché que era coronavirus", explica el hijo de Ada a quien el 17 de marzo le diagnosticaron coronavirus. Después de varios días luchando contra un virus que ya ha dejado una cifra total de 16.523 fallecidos –a fecha del 6 de abril– en su país, ha conseguido superar la enfermedad con éxito.

"Ella se curó milagrosamente –dice Giampietro Brisotto–. Es una mujer con un temperamento fuerte y vigoroso. Su fe y su hábito de estar siempre al aire libre siempre la ayudan, aunque solo sea para hacer un huerto". Su hijo asegura que se temió lo peor aunque pronto empezó a tener esperanza ya que "comenzó a leer y a rezar el rosario por las noches".

Ada Zanusso es originaria del Véneto y nació en la provincia de Treviso. Llegó a Biella en 1947 con su esposo y los primeros dos de sus cuatro hijos. "Ella siempre ha sido una persona ingeniosa. Se preparó para hacer de todo, desde pequeños trabajos de carpintería hasta tareas domésticas. Nos cuidó, mientras papá, un trabajador de una fábrica, estaba fuera por negocios. ¿Su único arrepentimiento? La de no poder estudiar. Sin embargo, siempre leía mucho", explica su hijo que también agradece que pudieron ver a su madre por videollamada mientras estuvo ingresada por coronavirus. La recuperación de Ada también la confirma Carla Furno Marchese, médico general de la anciana: "Es una gran alegría y una recompensa para todos aquellos que la han cuidado en estos días difíciles. Ahora espera poder abrazar a sus seres queridos. Pero para eso todavía tomará un tiempo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?