Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

LA CRISIS ECONÓMICA TRAS EL CORONAVIRUS

Los ERTE por fuerza mayor perderán sus ventajas el 30 de junio aunque podrán prorrogarse

Los agentes sociales elaboran un texto, a falta del visto bueno de la dirección de CEOE, que permitirá pactar con el Gobierno mantener las ayudas extraordinarias si la situación económica o sanitaria lo requiere

Un operario trabaja en la obra de un edificio durante el estado de alarma decretado por el Gobierno.

Un operario trabaja en la obra de un edificio durante el estado de alarma decretado por el Gobierno. / Europa Press

El Gobierno cambiará la regulación de los ERTE por fuerza mayor para propiciar que, durante la desescalada, se reincorporen a la actividad empresas y trabajadores. Va a ir suavizando las ventajas que tienen estas suspensiones de empleo para las compañías durante los meses de mayo y junio, con la idea de que a partir de julio la vuelta a la actividad sea lo más normal posible. Eso sí, el Ejecutivo se reserva la posibilidad de prorrogar la vigencia de la fuerza mayor más allá del 30 de junio si la situación sanitaria y económica así lo requiere. Estas son las líneas maestras del texto pactado por el Gobierno y los agentes sociales después de una semana de intensas reuniones, a la espera de que reciba el visto bueno de las direcciones de CEOE, CEPYME, CCOO y UGT, que se reúnen por separado a primera hora del viernes. En principio, es en CEOE donde el texto puede atravesar más dificultades, según fuentes de la negociación.

Siempre según esas fuentes, el acuerdo empieza dividiendo a las empresas que tienen un ERTE por fuerza mayor en dos: las que no pueden retomar la actividad todavía, por imposibilidad económica o por las restricciones sanitarias, y las que sí pueden ir haciéndolo, porque estas restricciones se van levantando. A las primeras se las considera en fuerza mayor total, y a las segundas en fuerza mayor parcial. Las que están en fuerza mayor total, las que no pueden retomar su actividad, seguirán gozando de las exenciones en el pago de cotizaciones de sus empleados afectados por ERTE como hasta ahora: las empresas de menos de 50 trabajadores están exentas del 100% de las cuotas, y las de más de 50 trabajadores del 75%; esta situación se mantendrá como máximo hasta el 30 de junio (en principio).

En cambio, las empresas que estén en fuerza mayor parcial, las que sí pueden ir retomando su actividad, verán cómo se reducen esas exenciones durante mayo y junio, y además (para favorecer que se reincorporen los trabajadores a sus puestos) se modularán para beneficiar más a las empresas que hagan que sus trabajadores retomen la actividad, frente a los que se quedan en situación de suspensión. Así, esos porcentajes del 100% y el 75% irán bajando en mayo y junio, aunque nunca hasta 0%.

Más allá del 30 de junio

Aunque en principio los beneficios para las empresas y trabajadores puestos en marcha durante la crisis para los ERTE por fuerza mayor caducarán el 30 de junio, el Gobierno (de aprobar este pacto) se dejaría la puerta abierta a prorrogarlos más allá, mediante acuerdo de Consejo de Ministros, si subsisten restricciones a la actividad vinculadas a razones sanitarias. También se contempla la posibilidad de expandir las exenciones de cotizaciones a los ERTE ordinarios si es necesario. Para tomar estas decisiones, así como para ir monitorizando toda la desescalada, se crearía una Comisión de Seguimiento del proceso de desconfinamiento en la que estarán los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, los sindicatos CCOO y UGT, y las patronales CEOE y CEPYME, que se reunirá de forma ordinaria al menos una vez al mes.

El acuerdo contempla también otros aspectos: por ejemplo, se limitarán también hasta el 30 de junio tres medidas muy importantes que en este caso sí que afectan a los trabajadores: la prohibición de los despidos ordinarios, la que permite a los parados que cobren la prestación mientras están en el ERTE aunque no tengan el periodo cotizado necesario, y la que especifica que el tiempo de ERTE no cuenta como consumido a efectos de prestación. Las medidas de protección para los fijos discontinuos, en cambio, durarán hasta final de año. También se prevé que no se puedan beneficiar de los ERTE extraordinarios las empresas radicadas en paraísos fiscales, que las empresas grandes que paguen dividendos tengan que devolver las ayudas y que se prorrogue la prohibición de despedir durante algunos meses una vez que una empresa termine su ERTE.

Depende de CEOE

Estos últimos aspectos son los que más inquietan en CEOE, que ha supeditado el acuerdo a que su Comité Ejecutivo dé el visto bueno a primera hora del viernes. El Gobierno ha repetido a los interlocutores sociales que su intención es aprobar la nueva regulación de los ERTE en el Consejo de Ministros extraordinario previsto para este viernes: si hay acuerdo, dando luz verde al acuerdo; si no lo hay, aprobando otro texto distinto que no tiene por qué parecerse al elaborado por sindicatos y empresarios. Con todo, es difícil que las líneas maestras del documento se alteren (fin de la situación excepcional el 30 de junio, comienzo a partir de ahí de un enfoque más selectivo), porque el encuadre general del pacto estaba ya marcado por consideraciones presupuestarias que sería difícil alterar.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?