Sábado, 04 de Julio de 2020

Otras localidades

Contenido ofrecido por Legálitas

Cinco situaciones en las que vas a necesitar un abogado experto

Más allá de los clásicos asesinatos que vemos habitualmente en las series de televisión, el abogado tiene una presencia muy relevante en la vida de las personas

Abogados durante una reunión

Abogados durante una reunión / iStock

Cualquier situación, por sencilla que parezca, tiene implicaciones legales en las que un abogado facilitará la toma de decisiones: firmar un contrato de alquiler, reclamar una compra o garantía de un producto, un problema con la comunidad de vecinos, pago de impuestos o sanciones, etc. Junto a las mencionadas, destacamos otras cinco situaciones cotidianas en las que el abogado será determinante para no perder derechos y defender nuestros intereses:

1.- Despidos y reclamaciones de cantidad

Supongamos que la empresa tiene una posición dominante en una negociación por despido. Nosotros nos encontramos solos, sin saber de leyes y firmando cuantos papeles nos presenten. Ya hemos cometido el primer error: en caso de no estar asistidos por letrados, es probable que perdamos una serie de derechos que, tras un acuerdo sin este asesoramiento, ya no podamos recuperar.

Es una situación en la que el coste de un abogado no es un gasto, sino que debe verse como una inversión para lograr el mejor acuerdo posible, y, sobre todo, para asegurar que se hayan valorado todos nuestros derechos. Una vez firmado, ya no podremos alegar que “ahora sí que queremos contratar un abogado”.

2.- Desahucios por falta de pago o finalización del plazo contractual

Analicemos el asunto desde el punto de vista del propietario, puesto que el inquilino pocas veces nos demandará por esto. Curiosamente, el arrendador siempre es reticente a judicializar un asunto por este motivo. Es como si desarrollase una especie de “Síndrome de Estocolmo”: uno piensa que cuantos más recibos le van dejando de pagar, más esperanza deposita en que acabará cobrando. Además, el hecho de interponer una demanda supone aceptar que nos hemos equivocado en la elección del inquilino, y eso no es fácil de asimilar.

Sin embargo, eso no es así. Es completamente básico judicializar el asunto ante las primeras señales de impago, con el claro objetivo de acortar los plazos y tener una posición dominante en las posibles negociaciones que se puedan desencadenar. Con la demanda interpuesta, el tiempo corre en contra del arrendatario incumplidor, y el fin de esta desagradable situación estará cada vez más cerca.

 

3.- Alcoholemias

Sin abogado estamos perdidos. Si hemos dado positivo, será esencial ir acompañado de un letrado. Aunque sobre el papel pueda parecer indefendible y que la condena pesa sobre nuestra espalda, existen algunas circunstancias, según el caso, que podrían suponer aristas de defensa que sólo un abogado va a poder identificar.

Además, si de la condena nadie nos libra, antes existirá un momento en el que se podrá negociar con la fiscalía. Y de cara a esa negociación, es completamente recomendable ir acompañado de un letrado de tu confianza que “exprima” todas las posibilidades para poder reducir la multa o pena.

4.- Accidentes de Tráfico

Si hemos sido víctimas de un accidente de tráfico, estaremos en condiciones de reclamar una indemnización por lesiones y secuelas. No sólo es nuestro derecho, sino uno de los asuntos donde resulta más recomendable contratar a un abogado experto; no a un amigo, a un experto desde el principio y no cuando ya nos hayan hecho una oferta de indemnización. La diferencia reside en que se puede obtener una cuantía mucho mayor si es un abogado y no la compañía de seguros quien analiza y valora los daños a indemnizar. Parece lógico, ¿verdad?

Muchas veces se acude al letrado, deprisa y corriendo, cuando ya se tiene una oferta y parte de la negociación ha sido efectuada. En estos casos, la parte de justificar secuelas, lesiones y costes puede estar ya limitada y dificulta mucho el llegar a un buen acuerdo. Podría parecerse a cuando, en el fútbol, metes a tu jugador estrella en el minuto 90 y encima vas perdiendo. Quizá empates, pero no vas a poder ganar el partido.

5.- Separaciones y divorcios

Llegado el momento, la relación con quien será tu “ex” podría complicarse. Tener un abogado en un proceso de esta naturaleza es importante, incluso cuando este se vaya a dar de forma amistosa. Dejándolo en manos de un profesional, te aseguras no encallar en situaciones que puedan gobernar las emociones y provocar que un procedimiento sencillo se tuerza, explote y dispare los inconvenientes.

El coste de contratar un abogado que dirija un procedimiento de este tipo no debería ser denominado “coste”. Las consecuencias para el futuro bienestar de cualquiera de los cónyuges van a quedar embargadas por las decisiones que pueda tomar el juez respecto a su situación (patria potestad, pensión de alimentos, pensión compensatoria). Modificarlas en el futuro suele ser más complicado, y es completamente primordial contar con un abogado que nos oriente, nos guíe y defienda todos nuestros derechos para obtener una situación aceptable y justa para empezar de cero.

En definitiva, habrá muchas situaciones en las que podrás defenderte solo, pero no en las anteriormente descritas. Si alguna es tu caso, llama a un abogado en el 900 100 603. Y ahora, por ser oyente de la Cadena Ser, ¡podrás ahorrar un mes durante el primer año! al hacerte de Legálitas.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?