Lunes, 03 de Agosto de 2020

Otras localidades

Elecciones autonómicas

Casado busca rentabilizar el éxito de Feijóo y se resigna a un fracaso en Euskadi

Analizamos en clave nacional las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante la clausura del acto de cierre de campaña de la coalición PP+Cs, en el quiosco de la Florida.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante la clausura del acto de cierre de campaña de la coalición PP+Cs, en el quiosco de la Florida. / Iñaki Berasaluce (Europa Press)

Es un hecho. Pablo Casado necesita una victoria de Feijóo en Galicia. En Génova son conscientes de que revalidar la mayoría absoluta será una gesta atribuible directamente a Alberto Núñez Feijóo. También de que ese triunfo se interpretará como un aval de las urnas a la estrategia de moderación frente a los postulados más duros de Madrid y de que volverán a correr ríos de tinta sobre las aspiraciones futuras de Feijóo.

Hay voces internas que señalan también que el triunfo del barón gallego reforzará el poder del sector moderado y con ello su capacidad de influencia a la hora de marcar la estrategia nacional de oposición. Pero lo cierto es que cualquier escenario, incluso el de la sombra alargada de un Feijóo todopoderoso dando el salto a la política nacional, es preferible para un Casado que sufriría un revés difícil de superar en su camino hacia La Moncloa si el PP perdiese su tradicional bastión. En definitiva: Casado necesita a Feijóo más de lo que lo teme. Al menos por ahora.

A pesar de que el líder del PP ha repartido sus actos durante estas semanas entre Galicia y Euskadi, únicamente ha coincidido tres veces con Feijóo frente a las seis que ha acompañado a Carlos Iturgaiz, el candidato de PP + Cs a lehendakari. El PP gallego no ha demandado mayor presencia conjunta. Esto ha permitido a Casado concentrase en el eslabón más débil que es Euskadi.

Los rebrotes en plena campaña gallega han añadido no obstante cierta dosis de nerviosismo en la dirección nacional, que teme por la participación. Para revalidar una mayoría absoluta -dicen- nadie puede quedarse en casa”

Las dos almas del PP se miden en las urnas, pero Casado se examina en Euskadi

Hasta tal punto dan por descontado en Génova que la coalición con Cs perderá escaños en País Vasco que ya plantean comparar los resultados finales de Carlos Iturgaiz con los 5-6 escaños que daban las encuestas en enero al defenestrado Alfonso Alonso, y no con los nueve asientos que lograron en 2016 concurriendo en solitario.

Un mal resultado que recaerá enteramente sobre los hombros de Casado después del golpe de mano dado por la dirección al imponer a los populares vascos los términos de la coalición (generosa en puestos de salida para los naranjas) teniendo para ello que fulminar a Alfonso Alonso, dejando el partido en manos de una gestora. Un movimiento personalísimo de un Casado más centrado en su proyecto nacional a largo plazo de “reunificar el centro derecha” que en obtener una buena marca en los comicios vascos.

La ecuación es más dulce para Ciudadanos que, salvo sorpresa, obtendrá por primera vez presencia en el parlamento vasco. Lo que está por ver es si la “generosidad” de Casado con Arrimadas en Euskadi se traduce en una consolidación de la coalición con la vista puesta en las elecciones catalanas. Máxime ahora que los naranjas se encuentran en pleno acercamiento al Gobierno de Sánchez.

Un mal resultado de PP y Cs no es además el peor de los escenarios. En el PP no descartan la posibilidad de que Vox saque un escaño por Álava, incluso arrebatándoles el tercero. Una impugnación en toda regla de la campaña de Iturgaiz, que comenzó con una apelación a los votantes del partido de extrema derecha a quienes dijo “Venid. Que en este PP os sentiréis en casa”.

Si Vox entra en el parlamento vasco, el PP habrá fracasado doblemente. Vox, al que las encuestas no auguran escaños, rentabilizaría su entrada en el parlamento vasco en clave nacional. Después de todo su líder, Santiago Abascal, compite (por vía interpuesta) con Iturgaiz, su antiguo jefe en el PP vasco de los años de ETA.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?