Internacional

Acuerdo histórico en la cumbre de la UE: España recibirá 72.000 millones de euros a fondo perdido

"Europa ha tomado una respuesta unida común a una crisis social, sanitaria y económica", declaraba el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez

Este acuerdo asegura 390.000 millones de euros en transferencias directas, de los cuales, España recibirá 72.000 millones de euros según explicaba Pedro Sánchez

De izquierda a derecha: el presidente del Consejo europeo, Charles Michel; el presidente de España, Pedro Sánchez; el presidente francés, Emmanuel Macron; y la canciller alemana, Angela Merkel. (DARIO PIGNATELLI/EUROPEAN UNION)

Madrid

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) llegaron este martes de madrugada a un acuerdo para poner en marcha un billonario plan de recuperación económica tras la pandemia de coronavirus, después de cuatro días de maratoniana negociación.

Este acuerdo asegura 390.000 millones de euros en transferencias directas. Además, se incluyen 360.000 millones de euros más en préstamos para hacer un fondo de 750.000 millones que complementarán los presupuestos plurianuales. Este plan de reconstrucción que tendrá una duración de tres años, se sumará a un presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones de euros.

España recibirá 140.000 millones de euros durante los próximos seis años, tal y como anunciaba el presidente Pedro Sánchez. De ellos, algo más de 72.000 millones serán a fondo perdido, mientras que el resto serán en préstamos con condiciones.

"Europa ha tomado una respuesta unida común a una crisis social, sanitaria y económica"

"Europa ha tomado una respuesta unida común a una crisis social, sanitaria y económica", declaraba el presidente del Gobierno de España. Además, Sánchez recordaba que "la comision se va a endeudar para financiar la transición digital, impulso a la ciencia y educación, la transición ecológica". "Con ella nos vamos a endeudar todos, no sólo Holanda y Suecia", añadía Sánchez, que calificaba el acuerdo como un "hito histórico".

Sobre una posible derogación de la reforma laboral, Pedro Sánchez aseguraba que "la agenda de la UE y de España están en sincronía absoluta", haciendo referencia a esa agenda de la UE que habla de transición digital y a la política económica que afiance la cohesión social,

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha destacado que el acuerdo es "una señal sobre la capacidad de actuar" de la UE. "Europa tiene la valentía y la imaginación de pensar en grande", ha enfatizado en una rueda de prensa la alemana.

Menos subsidios y más control de las ayudas

A pesar de su empuje, los países del norte no han conseguido reducir el tamaño global del fondo, que preserva los 750.000 millones iniciales, pero a cambio han obligado al resto de socios a recortar la parte que se distribuirá a los países en forma de subvenciones a fondo perdido, otra de sus principales reivindicaciones.

Finalmente, las transferencias se quedarán en 390.000 millones de euros, 110.000 millones menos que los que recogía la primera propuesta que llegó a la mesa de los líderes. El resto del fondo, 360.000 millones de euros, llegará a los Estados miembros en forma de préstamos que tendrán que devolver.

Países Bajos también ha conseguido introducir una mayor supervisión de las ayudas, pero no tendrá una capacidad real de veto si considera que las reformas que ha planteado un país concreto para recibir fondos no son las adecuadas.

El acuerdo final establece que los planes nacionales de reformas serán aprobados con mayoría cualificada entre los Veintisiete y los desembolsos posteriores dependerán del cumplimiento de una serie de objetivos preestablecidos. La Comisión Europea evaluará si se han cumplido estos objetivos, aunque excepcionalmente uno o más socios que tengan dudas de su análisis podrán pedir que debata entes a nivel de líderes.

Otra de las victorias que se han apuntado los países del norte es el aumento de sus 'cheques' de descuento del que se benefician los mayores contribuyentes al presupuesto de la UE. En concreto, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Alemania verán reducidas sus aportaciones durante todo el periodo en 53.000 millones que tendrán que completar el resto de Estados miembro.

 "Este es un acuerdo para lanzar un mensaje de serenidad y confianza al mundo. Es el acuerdo justo para los europeos", decía Carles Michel sobre unas negociaciones que se han alargado durante cinco días.

Cuatro días de negociaciones

Para desbloquear la negociación han sido necesarios cuatro días de intensas negociaciones --que estuvieron cerca de descarrilar en la madrugada del domingo al lunes--y un puñado de cesiones a los países del Norte (Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Finlandia), los socios que con más firmeza han reclamado un plan menos ambicioso.

El autodenominado 'grupo de los frugales' ha peleado durante las cuatro jornadas por un fondo de menor cuantía con una contundencia que incluso llegó a irritar al eje franco-alemán de Angela Merkel y Emmanuel Macron y los socios del sur de bloque como Italia, España, Portugal y Grecia.

El pulso ha sido muy evidente por los mensajes cruzados que se han lanzado públicamente durante estos días, de un lado, los primeros ministros de Países Bajos y Austria, Mark Rutte y Sebastian Kurz, y del otro, los primeros ministros de Italia y de Portugal, Giuseppe Conte y António Costa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en cambio ha optado por un perfil más discreto y diplomático, según ha explicado Moncloa.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad