Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

La nueva oleada de coronavirus dinamita el ocio nocturno en todo el continente europeo

Poco a poco, las autoridades de los diferentes países que decidieron hace un mes volver a activar discotecas y pistas de baile han tenido que reforzar las restricciones o, directamente, echar el cierre de nuevo

Interior de una discoteca vacía desde la mesa de música.

Interior de una discoteca vacía desde la mesa de música. / SGAE/FASYDE - Archivo (EUROPA PRESS)

El ocio nocturno, caracterizado por las aglomeraciones en espacios generalmente cerrados, puede haber recibido un golpe demoledor este verano en los países europeos ante los rebrotes de Covid-19, que los expertos señalan que podrían haberse originado en discotecas, clubes y bares, con el consiguiene aumento de contagios entre la población joven.

En Europa, donde se está intentando un notable esfuerzo en todos los sectores para recuperar la actividad económica y paliar en lo posible la crisis que ya ha causado la pandemia, las autoridades han tenido que volver a imponer medidas restrictivas en el llamado mundo de la noche, uno de los más perjudicados.

La tónica general es la de cerrar o restringir al máximo el aforo, si bien cada país presenta sus particularidades.

Discotecas cerradas en Italia y Reino Unido

Las discotecas siguen cerradas en Italia, aunque se permite el ocio nocturno en pequeños establecimientos y otros más amplios al aire libre, lo que casi siempre deriva en aglomeraciones.

El Instituto Superior de Sanidad italiano constató en su último informe, del día 24 de julio, algo ya esperado: la reducción a 40 años de la edad media de las personas infectadas.

En total en Italia, uno de los países donde la Covid-19 ha golpeado con más fuerza, se han confirmado 245.590 personas contagiadas desde el pasado 21 de febrero, de las que 35.097 han fallecido y 198.192 ya han superado la enfermedad.

Dentro del plan de desconfinamiento del Reino Unido, el país europeo más duramente golpeado por la pandemia, aún no hay fecha para la reapertura de discotecas, salas de baile o locales nocturnos, donde se considera que es prácticamente inevitable el contacto físico.

No obstante, a partir del 1 de agosto podrán volver a la actividad en Inglaterra boleras, casinos y pistas de patinaje, según indicó el primer ministro, británico, Boris Johnson, al anunciar la última fase de la desescalada el pasado 17 de julio.

Septiembre como horizonte en Francia y Holanda

En Francia, las discotecas y lugares de ocio nocturno no podrán volver a abrir por lo menos hasta septiembre, aunque todavía no hay siquiera una fecha para la reapertura.

A partir del 10 de septiembre, los locales de ocio nocturno podrán acceder a un fondo de solidaridad para las empresas y no se les exigirán los criterios generales de facturación, número de empleados o pérdida de ingresos.

En el caso de Holanda, la reapertura de discotecas y clubes está prevista también para el 1 de septiembre, mientras que bares, restaurantes, cafeterías, cines o teatros han reabierto con aforo limitado y medidas sanitarias reforzadas.

La propagación del coronavirus aumentó esta semana en este país, con 987 nuevos casos hasta el día 24, lo que supone casi el doble de la semana anterior, cuando se registraron 534 infecciones confirmadas, aunque el número de pacientes hospitalizados en cuidados intensivos aún sigue estando estable.

Horario reducido en Luxemburgo

En Bélgica, las discotecas y salas de baile permanecerán cerradas en principio hasta el próximo 1 de septiembre, aunque la fecha podría cambiar en función de la situación epidemiológica, que ha empeorado en los últimos días con un repunte de los contagios.

En Luxemburgo los bares deben cerrar a las 12.00 de la noche como muy tarde, so pena de una multa de 4.000 euros. Estos establecimientos, como los restaurantes o cafeterías están obligados a garantizar la distancia de metro y medio entre los clientes y servirles en mesa.

Por su parte, en Austria las discotecas y otros locales nocturnos solo pueden abrir hasta la una de la madrugada, lo que ha obligado a muchos de estos negocios a cerrar por la caída de ingresos. Además, es obligatorio mantener la distancia física, aunque en la práctica muchas de estas salas de ocio se encuentran casi vacías, especialmente las que carecen de terrazas o espacios al aire libre.

Incumplimiento en Croacia y Rumanía

Las autoridades sanitarias han recomendado más limitaciones en las actividades de los clubes nocturnos de Croacia desde que se descubriera que son uno de los principales focos del repunte de la epidemia. Se ha recomendado una limitación máxima de aforo de 350 personas, respetar la distancia física de metro y medio, el uso de mascarillas, empleo de desinfectantes y mediciones de la temperatura.

Sin embargo, según señalan los medios croatas, esas reglas apenas se cumplen porque no son obligatorias y no está claro qué sucede si se ignoran.

En Rumanía, las autoridades solo permiten abrir las terrazas, en las que todos los clientes deben permanecer sentados en mesas de un máximo de cuatro personas y en las que se prohíbe permanecer de pie. Estas reglas son vulneradas a menudo en el litoral rumano, donde la prensa ha publicado imágenes de aglomeraciones de gente bailando y las autoridades han impuesto cientos de multas a los dueños de los locales.

Las discotecas y todos los lugares de ocio nocturno en Bulgaria reabrieron el 15 de junio con la condición de funcionar con la mitad del aforo permitido. Debido a los rebrotes que se vincularon con estos espacios, las autoridades sanitarias decretaron su cierre el 10 de julio -con la excepción de aquellos locales con terrazas- pero esa medida duró menos de dos días por las protestas de los empresarios del sector.

Guerras abiertas: cierre progresivo en España

En Alemania, la pandemia del coronavirus ha afectado duramente el negocio nocturno en ciudades como Berlín o Hamburgo, en donde las medidas de prevención han forzado al cierre de los tradicionales "clubs" de música tecno.

En cuanto a España las regiones de Aragón y Cataluña constituyen las zonas donde más se han disparado los casos de coronavirus en las últimas 24 horas, con 315 y 1.493 nuevos contagios, respectivamente, mientras continúa la guerra por el ocio nocturno, factor de contagio entre los más jóvenes y considerado uno de los principales vectores de expansión del virus entre esa población, ya que discotecas y bares son lugares cerrados en los que la clientela no respeta la distancia de seguridad y no suele usar mascarilla.

Las autoridades de Cataluña ordenaron el viernes la clausura total de ciertos locales de ocio, y el adelanto de la hora de cierre de restaurantes y bares, para intentar contener el virus, poco después de que el primer ministro francés, Jean Castex, recomendara "vivamente" a sus ciudadanos no viajar a esta región española.

Pero no solo el continente europeo está echando el cierre a la noche, también en Rusia este tipo de ocio está comenzando a ser un nuevo problema. En Moscú, el principal poco de la coronavirus en este país, los establecimientos de esparcimiento y diversión, incluido el ocio nocturno, reanudaron su trabajo el pasado 13 de julio, en el marco de una desescalada gradual que comenzó hace dos meses.

En San Petersburgo, la segunda ciudad del país y una de las más afectadas por la pandemia, los negocios de ocio nocturno aún permanecen cerrados.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?