Sábado, 26 de Septiembre de 2020

Otras localidades

De manteles de una cena del PP a grupos de chat de Unidas Podemos: las cuentas de los partidos políticos

El Tribunal de Cuentas ha emitido un informe sobre las cuentas de los partidos políticos y la campaña electoral de 2019 y les reprocha algunos gastos por los que cobraban subvenciones

Los partidos superaban los 180 millones de deudas en 2017, con PSOE, PP y PNV a la cabeza

Una imagen de uno de los de debates televisivos de la campaña electoral de 2019

Una imagen de uno de los de debates televisivos de la campaña electoral de 2019 / GETTY IMAGES

El Tribunal de Cuentas ha emitido un informe sobre las cuentas de los partidos políticos y la campaña electoral de las elecciones generales de 2019. En muchos casos, reprocha algunos gastos electorales por los que incluso cobran subvenciones.

Unidas Podemos ha querido justificar 290.000 euros que gastó para crear grupos de chat, consultoría en redes, gestión de WhatsApp y análisis de comportamientos de votantes. El Tribunal de Cuentas echa para atrás esas facturas porque considera que no son subvencionables estos gastos de la campaña de las pasadas elecciones generales.

Los más de 50.000 euros que el PP gastó para -entre otras cosas- los manteles de una cena electoral, los de una actuación musical en campaña y los de la instalación de parques infantiles hinchables para que los niños se entretengan mientras sus mayores acuden a un mitin, también han sido rechazados por el Tribunal de Cuentas por la misma razón.

Los partidos más endeudados

Los partidos políticos acumulaban más de 183 millones en deudas al inicio de 2017 siendo el PSOE, el PP y el PNV las tres organizaciones más endeudadas, según el último informe del Tribunal de Cuentas sobre la contabilidad de las formaciones políticas, que también recoge que BNG, ICV, En Marea y UPyD presentaban ese año balances negativos, al igual que dos fundaciones próximas al PSOE.

En concreto, el Informe de Fiscalización de los Estados Contables de los partidos y las aportaciones percibidas por las fundaciones y demás entidades vinculadas o dependientes de ellos cifra en 180,47 millones de euros la deuda de los partidos con entidades de crédito, la mayoría de los cuales corresponden a hipotecas (92,55 millones).

Pero también tenían 40,30 millones en deudas con garantía no hipotecaria y debían 47,62 millones de naturaleza electoral. Y a esto hay que sumar las deudas con prestamistas particulares, que ascendieron a 3,13 millones, con lo que al cierre de aquel ejercicio la deuda total de las formaciones políticas representaba un 37,85% de su balance.

Las formaciones con mayor nivel de deuda eran el PSOE (70,11 millones, un 56% de su balance), el PP (36,21 millones, un 35%) y el PNV (17,59 millones, el 14%).

Justo detrás, en aparecían el PSC (12,26 millones, 56,39%) Izquierda Unida (11,91 millones, 56,11%) , Iniciativa per Catalunya-Verds (11,62 millones, 117,32%), Convergència Democrática de Catalunya (11,26 millones, 74,17%), Ciudadanos (6,13 millones, 32,81%), el BNG (1,54 millones, 98,36%) y Podemos (1,29 millones, 7,88%), aunque, en su caso no tenía deudas bancarias sino únicamente con terceros.

ICV: PATRIMONIO NETO DE 2,56 MILLONES

El informe del Tribunal de Cuentas, recogido por Europa Press, también concluye que cuatro formaciones cerraron 2016 con un balance negativo en sus cuentas. Se trata de ICV, En Marea, el BNG y Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

La que tenía una peor situación financiera era ICV, que ya presentaba desequilibrio patrimonial en ejercicios anteriores y que cerró 2016 con un patrimonio neto negativo de 2,56 millones.

En el caso de En Marea esta cifra llegaba a los 437.486,97 euros, el BNG sumaba un patrimonio neto negativo de 48.089,14 euros, mientras que el de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ascendía a 12.537,47 euros, "incorporado al mismo el resultado negativo del ejercicio por importe de 195.100,72 euros".

FUNDACIÓN PABLO IGLESIAS E IDEAS PARA EL PROGRESO

También registraban un balance negativo tres de las 49 fundaciones vinculadas a partidos políticos fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas, destacando por su importancia cuantitativa la Fundación Pablo Iglesias y la Fundación Ideas para el Progreso, ambas cercanas al PSOE.

La Pablo Iglesias, que ahora preside el secretario de Coordinación Territorial y de las Relaciones entre el PSOE y el Gobierno, Santos Cerdán, contaba con un patrimonio neto negativo de 1,53 millones de euros. En 2017 había recibido aportaciones y donaciones por 357.550 euros y 623.240 euros en subvenciones.

De su lado, la ya extinta fundación Ideas para el Progreso, cerró 2016 con un balance negativo de 343.276,83 euros, sólo había recibido 2.000 euros de aportaciones y ninguna subvención.

El informe del fiscalizador también recoge un patrimonio neto negativo de 459.896 euros de la también ya inexistente Fundación Nafar Hedabideak, vinculada a Aralar, formación que se integró en EH Bildu.

Por su parte, la sociedad Fundación Elkartu, S.A., propiedad de Eusko Alkartasuna cerró aquel ejercicio con un negativo de 647.304,36 euros y ya entonces se entraba incursa en causa de disolución.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?