"No quiero esconderles que van a venir semanas muy duras y complicadas", ha dicho el ministro, quien sin embargo se ha mostrado convencido de que se volverá a doblegar la curva como ya se hizo tras la crisis de marzo y abril.