Lunes, 23 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Elecciones EE UU

¿Y si no se va?: así sería el caos en EEUU si Trump pierde la reelección pero rechaza dejar la Casa Blanca

El récord del voto anticipado, el previsible retraso en el recuento de papeletas, las dudas sobre la fiabilidad de las encuestas, las acusaciones de fraude que el presidente lleva meses haciendo y su negativa a garantizar una transición pacífica llenan de incertidumbre la noche electoral

Donald Trump fue incapaz de aceptar los resultados de 2016 y eso que ganó las elecciones. Ganó los votos del Colegio Electoral, pero perdió el voto popular, algo insoportable para un ególatra que solo juega a ganar, sea como sea.

En vez de respetar las complejas reglas del proceso electoral estadounidense, que hace cuatro años le beneficiaron, prefirió levantar el fantasma del fraude asegurando, sin ninguna evidencia, que habría ganado el voto popular si no fuera esos millones de "votos ilegales" que fueron a Hillary Clinton.

Sociedad polarizada

Cuatro años después llegamos estas elecciones con una sociedad sumamente polarizada y con un presidente que lleva meses preparando el terreno para denunciar fraude si es que pierde. Repite en sus mítines, sin prueba alguna, que "la única forma en la que puede perder es mediante el fraude masivo que ya se está produciendo". Por eso, a medida que se acerca la noche electoral, cada vez más nos hacemos una única pregunta: "¿Se irá?".

Lawrence Douglas es profesor de Derecho en la universidad privada de Amherst, en Massachussets, y ha escrito un libro con ese título: Will He Go? (¿Se irá?). En él analiza el potencial caos que podría tener que afrontar Estados Unidos en caso de que Donald Trump pierda la reelección, pero rechace dejar la Casa Blanca

El libro se editó en mayo ¿Veía con tanta antelación lo que podía pasar?

Para ser honesto, quizá yo tenga una imaginación un poco pesimista porque empecé a preocuparme este asunto en 2017. Justo después de la toma de posesión de Trump pensé mucho en la reclamación que estaba haciendo, al asegurar que en realidad él habría ganado también el voto popular, si no hubiera sido por 5 millones de votos fantasma que aparecieron para Hillary. Entonces imaginé qué pasaría si un presidente en ejercicio pone en duda, no ya su derrota en el voto popular, sino en el voto del colegio electoral. ¿Qué amenaza para el sistema supondría un presidente así? Por eso escribí el libro

¿Hay alguna ley, algún mecanismo en la Constitución que garantice que los procesos de transición entre presidentes se hacen de forma pacífica?

No, realmente no. En el libro intento destacar que en nuestra Constitución y en las leyes federales se da por supuesto que las transiciones de poder van a ser pacíficas, no hay mecanismo para garantizarlos aunque hay reglas sobre cómo funciona el sistema electoral. No hemos tenido crisis electorales antes, no porque nuestro sistema esté bien diseñado, sino por una combinación de dos cosas: suerte y el buen carácter de las personas que aspiraban a la presidencia. Eso es lo que realmente nos ha permitido evitar el caos a lo largo de la historia, y eso que en algunas ocasiones hemos estado cerca.

Con ese escenario, la gran pregunta. ¿Qué pasa si Trump pierde las elecciones y no quiere irse porque asegura que ha habido fraude?

No estoy preocupado en el caso en que pierda de una manera contundente con Biden y no quiera irse, no creo que eso vaya a pasar. No me puedo imaginar a Trump haciendo barricadas, parapetado en la Casa Blanca el día 20 de enero para no salir después de la ceremonia de inauguración de Biden.

Lo peligroso viene si la victoria de Biden es por un margen relativamente estrecho en un puñado de swing states. Si la elección va por ahí, tenemos que preocuparnos de verdad porque Trump puede intentar retorcer la Constitución de alguna manera, presionar al sistema tanto como pueda para insistir en que en realidad él ha sido reelegido. Ese es el peligro real.

¿Ve usted un riesgo real de enfrentamientos en las calles en un caso como ese?

Hay un peligro Constitucional, que ya hemos comentado, y un peligro político. El político puede manifestarse en forma de desorden civil, violencia en las calles... y sabemos que el estilo de Trump se basa en causar caos y división. Incluso en el primer debate vimos como evitó repudiar a los grupos supremacistas blancos, le vimos hacer un llamamiento a los Proud Boys para que estuvieran atentos, eso es una señal muy peligrosa

Podemos imaginar enfrentamientos entre seguidores de Trump, muchos de los cuales están fuertemente armados, y otros grupos de manifestantes.

La otra cosa por la que hay que preocuparse es por el recuento de votos por correo en los swing states clave. De nuevo, creo que él hará todo lo posible para que la gente pierda la confianza en un recuento fiable de esos votos.

¿Y desde el punto de vista de la ley, hay algún motivo para pensar que los votos por correo puedan resultar fraudulentos, como dice Trump?

No en absoluto, es una reclamación sin fundamento, no hay ninguna razón para dudar. Incluso su propio director del FBI ha salido a decir en público que no hay ningún motivo, ninguna evidencia para estar preocupado por fraude en el voto por correo. Pero de nuevo, esto es uno de los peligros de tener a alguien como Trump, que está deseando meter cizaña para crear la discordia política, haciendo estas declaraciones sin fundamento para esparcir teorías conspiratorias

Por ejemplo, después del primer debate salió una historia de que un trabajador electoral temporal, que solo llevaba tres días en el puesto, había descartado por accidente 9 votos por correo en Pensilvania. 9 votos, no es una gran cantidad, inevitablemente habrá fallos por la gente que tendrá mucho trabajo y poca formación. Pero Trump usó esto para denunciar que decenas de miles de votos estaban siendo descartados. Puedes ver como usa un incidente humano para transformarlo en una teoría de la conspiración que por desgracia sus seguidores dan por buena.

El riesgo para Estados Unidos va más allá de quien sea el próximo presidente. Está en juego, de alguna manera, la propia democracia estadounidense.

Absolutamente, seguro. Esto es un test de estrés para nuestra democracia porque nuestro sistema electoral no está muy bien diseñado para gestionar este tipo de amenazas. En cierto modo el sistema es especialmente vulnerable si alguien está reclamando un fraude electoral.

Si tuviéramos un sistema basado en voto popular a nivel nacional, como tienen muchas democracias occidentales, sería muy difícil para Trump reclamar que 5 millones de votos se han emitido de forma fraudulenta, como hizo en 2016. Puedes decirlo , pero es muy difícil argumentarlo.

Pero si el día de las elecciones todo depende de 4.000 votos en Pensilvania es mucho más fácil decir que él había advertido de que se habían descartado 5.000 votos en ese estado que llevaban su nombre

Es mucho más fácil retorcer la Constitución y el sistema que si tuviéramos un sistema de voto popular nacional.

Ha citado varias veces Pensilvania.

Es muy probable que Pensilvania se convierta en lo que fue Florida en 2000. Ahora mismo todos los ojos están allí

De momento hay que decir que estamos solo hablando de una suposición. ¿Cree que al final Trump lo hará, si pierde, o puede ser solo parte de su estrategia política?

Si pierde de forma clara creo que no tendrá otra opción que aceptar su derrota, pero en todo caso mantendrá su teoría de que el sistema electoral se ha retorcido, no le veo en ningún caso reconociendo con elegancia que ha perdido unas elecciones justas.

Pero si se da el caso de que la elección depende de estados como Pensilvania, que puedan estar teniendo muchos problemas con el recuento del voto por correo, creo que Trump no lo pondrá sencillo. Hará un esfuerzo para proteger su marca, como parte de esa estrategia de crear suficiente confusión sobre los resultados en los swing states que le permita crear que una auténtica crisis electoral.

¿Y qué puede hacer el ciudadano estadounidense para garantizar una transición pacífica?

Lo que pueden hacer es asegurarse de que Trump resulta derrotado con claridad y una manera de hacer eso es votar por adelantado con suficiente antelación para evitar la llegada masiva de votos en el último momento, lo que se traduciría en retrasos en el recuento final lo que favorecería a Trump.

Por desgracia, lo que pasa es que unos pocos estados clave, como Michigan, Wisconsin o Pensilvania no permiten tramitar los votos por anticipado hasta la noche electoral. De nuevo esto puede retrasar el resultado y llevar al caos. Si pudiéramos ir a un sistema de voto popular nacional sería muy sano para la democracia

¿Es optimista?

Digamos que soy pesimista por naturaleza, y por eso escribí ese libro, y sigo preocupado por las elecciones, pero por otro lado tengo mucha confianza en que esta vez Trump será derrotado de una manera clara. Quizá eso es lo mejor que puedo decir.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?