Sábado, 16 de Enero de 2021

Otras localidades

Hostelería

La hostelería se queda sin ayudas directas en el plan de rescate del Gobierno

El Consejo de Ministros aprueba un paquete de beneficios fiscales que permitirá a las empresas de la hostelería y el comercio ahorrar 725 millones de euros en impuestos

Los hosteleros pedían medidas de inyección de liquidez para sus negocios y bonos turísticos, como se han aprobado en otros países europeos

Personas en el exterior de un bar, en Barcelona, Cataluña

Personas en el exterior de un bar, en Barcelona, Cataluña / David Zorrakino (Europa Press)

El Consejo de Ministros de este martes aprobará –salvo sorpresa– el plan de choque para ayudar a la hostelería y al comercio. La SER adelanta del real decreto del Gobierno, del que finalmente se quedan fuera las medidas de inyección de liquidez en las empresas y los bonos turísticos para incentivar el consumo que venían reclamando las organizaciones empresariales.

El plan del ejecutivo apuesta por apoyar al sector mediante beneficios fiscales, como una rebaja de la cotización por módulos del 35% para la hostelería y del 20% para el comercio. Esta medida supondrá un ahorro de 117 millones de euros en impuestos para las empresas de estos sectores, según los cálculos internos del Ejecutivo.

Bares y restaurantes sí verán satisfecha una de sus reclamaciones desde el inicio de la crisis y podrán acogerse a la fórmula de ERTEs super-protegidos. El ejecutivo calcula que esta medida puede aliviar en 284 millones de euros los pagos a la Seguridad Social de estos negocios.

Hacienda también incluye un incentivo entre los dueños de locales para que bajen los alquileres a los inquilinos del sector. Si rebajan el alquiler hasta un 50%, los arrendadores podrán deducirse esa rebaja ante Hacienda. Una bonificación fiscal que sumará un importe cercano a los 324 millones de euros.

Estas tres medidas fiscales (rebaja de módulos, ERTES super-protegidos y desgravaciones por alquiler) tendrían un impacto total de unos 725 millones de euros que las empresas se ahorrarían en el pago de impuestos. Además, el Ejecutivo también plantea retrasar el cobro de determinados impuestos a la hostelería.

Sin ayudas directas ni bonos

El plan nació siendo mucho más ambicioso y ha renunciado a dos de las medidas más esperadas por el sector: no habrá ayudas directas ni bonos para el incentivar el gasto turístico. Fuentes del Ejecutivo argumentan que la complejidad burocrática de estas medidas iba a retrasar su pago al menos cuatro meses en el caso de las ayudas, unas ayudas que ya han aprobado comunidades como Andalucía, Euskadi o Navarra, y hasta tres meses en el caso de los bonos, que ya han puesto en marcha administraciones como la Generalitat Valenciana.

La patronal del sector reclamaba un plan estatal de 8.500 millones de euros de medidas de inyección de liquidez similares a las que se han aprobado en otros países. Por ejemplo, en Alemania las ayudas directas llegan a los 200.000 euros por local, en Francia hasta los 10.000, en Reino Unido rondan los 4.500 euros y en Bélgica los 3.000.

Aquí finalmente no habrá ayudas directas del Gobierno central, aunque fuentes de la Administración aseguran que sí las habrá autonómicas y que esas ayudas se coordinarán en una conferencia sectorial el próximo 28 de diciembre. En esa mesa, el Ejecutivo argumentará que se han liberado los límites de gasto de las comunidades autónomas y ayuntamientos para que puedan hacer frente a este tipo de gastos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?