Deportes
Selección brasileña fútbol

Ronaldo, sobre su corte de pelo en el Mundial de 2002: "Pido disculpas a todas las madres"

En un reportaje que ha publicado Sports Illustrated, el brasileño contó varias anécdotas que le sucedieron con la selección brasileña

El corte de pelo de Ronaldo en el Mundial de 2002 en Corea y Japón / Getty Images

Ronaldo Nazario, exfutbolista del Real Madrid y actual propietario del Real Valladolid, ha sido el protagonista de un reportaje que ha sacado este lunes el medio de comunicación estadounidense Sports Illustrated.

En dicha charla habla, entre muchas cosas, de lo que le dijo Michael Jordan cuando compartieron acto oficial de Nike en 1999. "Eres el Michael Jordan del fútbol", recordaba Ronaldo. "Yo estaba cómo 'vaya, eso es un gran halago'".

La imagen con la que Sports Illustrated ha vendido la charla / Sports Illustrated

En dicha charla hubo tiempo también para comentar algunos de los episodios más divertidos del futbolista carioca, algunos de ellos precisamente con la selección de Brasil. Una de ellas, sobre su famoso corte de pelo en el Mundial de Corea y Japón.

"¡Horrible! Pido disculpas a todas las madres cuyos hijos se hicieron el mismo corte de pelo". No obstante, el propio Ronaldo confesó en dicha charla que aquel famoso peinado fue utilizado como motivo de distracción hacia los periodistas. Antes de la semifinal contra Turquía, Ronaldo se había hecho daño en la pierna y para evitar que los periodistas le preguntasen por su lesión, se puso ese peinado.

"Así que me hice ese corte de pelo. Vi a mis compañeros de equipo y les pregunté '¿les gusta?' y dijeron '¡no, es horrible!', pero los periodistas vieron el corte de pelo y se olvidaron de la lesión.

Además, también confesó que no llegó en las mejores condiciones a la final del Mundial de 1998 en la que Brasil perdió con Francia por 3-0. Según Ronaldo, el día de la final se echó la siesta tras el almuerzo y el cuerpo se le quedó entumecido y no pudo rendir en la final.

Por este motivo, cuatro años después, el día de la final del 2002 hizo todo lo posible por evitar echarse la siesta y quedarse dormido. "Estaba caminando por el pasillo buscando a alguien para hablar, para no dormir, para que no me volviera a suceder. Encontré a Dida y le dije: 'Dida, por favor quédate conmigo... háblame'. Y estuvo conmigo hasta que salimos en el autobús rumbo al estadio", comentó entre risas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad