Internacional
Coronavirus Covid-19

La OMS apuesta por el origen animal del COVID-19 y cree que no está probado que se originase en Wuhan

La misión de la OMS para buscar el origen de la pandemia considera que lo más probable es que el coronavirus SARS-CoV-2 pasara del reino animal al ser humano, pero sigue sin determinar cómo ocurrió ese salto y la especie responsable

La ciudad china de Wuhan y concretamente el mercado de Huanan no pueden considerarse definitivamente como el punto de origen de la pandemia, según el informe final de la OMS

Un vendedor en un mercado de la ciudad china de Wuhan / Getty Images

Madrid

La misión científica encargada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de buscar el origen de la pandemia considera que lo más probable es que el coronavirus SARS-CoV-2 pasara del reino animal al ser humano, pero sigue sin determinar cómo ocurrió ese salto y la especie responsable.

La hipótesis del salto indirecto, es decir a través de una especie intermediaria, es a la que más peso dan en su informe final los expertos que han dedicado los últimos meses a intentar identificar la génesis de la crisis sanitaria en la que está inmerso el mundo desde hace más de un año.

Sin embargo, todavía no existen pistas suficientemente fuertes que apunten a una especie en particular, a pesar de que los pangolines han sido sobre los que más se ha sospechado.

En cambio, el equipo internacional que visitó Wuhan (China) -considerado el lugar donde se registró el primer brote- en busca de evidencias de cómo empezó la pandemia, considera que lo menos probable es que la propagación del virus haya sido consecuencia de un accidente de laboratorio.

La hipótesis del salto directo de la especie portadora del coronavirus a una persona les parece de una probabilidad mediana, pero un poco mayor que la de una introducción a través de algún alimento congelado.

Sobre la hipótesis inicial (transmisión a través de una especie intermediaria), que aparece en el informe como la más plausible, los científicos recuerdan que los datos genómicos recolectados entre los animales indican que los coronavirus más emparentados con el que causa la COVID-19 se han encontrado en murciélagos y pangolines, lo que indica que estos mamíferos pueden actuar como reservorios naturales.

Sin embargo, las cosas no están nada claras porque "ninguno de los virus que se han identificado en estas especies es suficientemente similar al SARS-CoV-2 como para que sean sus progenitores directos", explica el informe. Asimismo, el hecho de que en este periodo de pandemia otros varios mamíferos -como gatos o visones- hayan sido muy propensos al contagio indica que no puede excluirse que otro animal haya servido de puente.

Otro elemento que sirve de descargo al murciélago es que no se ha detectado el virus en muestra y análisis de poblaciones de murciélagos y otros animales silvestres en todo China. "Más de 80.000 muestras de animales silvestres, ganado y aves de corral se recolectaron en 31 provincias de China y no hubo resultados que pudiesen identificarse con el nuevo coronavirus", indica el informe.

De lo que no hay duda, porque la ciencia lo ha establecido, es que la gran mayoría de virus emergentes se originan en animales. La investigación amplia el círculo de los animales que eventualmente pueden haber servido de intermediarios para el virus y transmisores al ser humano en un contacto próximo, que ahora incluye a conejos, perros, mapaches y gatos domesticados.

Sobre la hipótesis de un accidente de laboratorio, la misión la considera poco probable, en primer lugar porque no hay registros de ningún laboratorio que haya estado trabajando antes de diciembre de 2019 con un virus cercano al SARS-CoV-2 o estudiando genomas que, combinados, podrían darle origen.

Sobre los tres laboratorios en Wuhan, que los científicos pudieron visitar brevemente y que trabajan con coronavirus, se comprobó que todos cumplían con altos estándares de bioseguridad y que estaban bien gestionados. Contrariamente a ciertas información que ha circulado, el informe sostiene que no hubo entre los trabajadores personas que presentaran síntomas compatibles con la COVID-19 en las semanas y meses previos al final de 2019.

Wuhan (y su mercado) puede no ser el origen del COVID

La ciudad china de Wuhan y concretamente el mercado de Huanan no pueden considerarse definitivamente como el punto de origen de la pandemia de la covid-19, según el informe final de la OMS.

Las indagaciones indican que hubo casos iniciales que no tenían ninguna relación con el mercado de Huanan, en Wuhan, y que ahora se sabe que en diciembre había una considerable transmisión del virus en la comunidad que tampoco puede asociarse con ese lugar. Estas informaciones, puestas en perspectiva, "pueden sugerir que este mercado no fue la fuerte de origen del brote", plantea el informe.

El lugar desde el que se propagó inicialmente el coronavirus SARS-CoV-2 se mantiene como un misterio, pues aunque el mercado no queda descartado totalmente, no hay evidencias suficientes de que la crisis sanitaria que vive el mundo empezó allí.

"En este momento no se pueden sacar conclusiones firmes sobre el papel del mercado de Huanan en el origen del brote o sobre como la infección habría llegado al mercado", recalca el informe en uno de sus pasajes. Más adelante, los científicos señalan que estudios de distintos países apuntan a que el SARS-CoV-2 puede haber circulado varias semanas antes de que se detectara el primer caso en Wuhan.

Esto podría sugerir "la posibilidad de una circulación ignorada en otros países", dice el informe, que considera importante investigar esos casos anteriores. Una de las narrativas más comunes de las autoridades chinas ha sido que el virus no se propagó desde Wuhan, sino que llegó allí desde otro lugar.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad