Domingo, 11 de Abril de 2021

Otras localidades

Estados Unidos presenta nuevo sistema para detectar el dopaje en el deporte

Si la pandemia no lo hace imposible, los Juegos Olímpicos de Japón contarán con un sistema que anticipará la estructura de nuevos compuestos que podrían aparecer en las muestras de orina de los atletas

Policía japonesa con ropa de los Juegos Olímpicos de Tokio que, previsiblemente, se celebrarán este verano

Policía japonesa con ropa de los Juegos Olímpicos de Tokio que, previsiblemente, se celebrarán este verano / Yuichi Yamazaki (Getty Images)

Científicos del Instituto de Tecnología de Florida han desarrollado un nuevo método que mejora la detección de sustancias dopantes en las muestras de orina de los deportistas. Esta nueva tecnología se presenta este lunes en el Congreso de la Sociedad Americana de Química. El secreto está en una nueva tecnología que se llama Espectrometría de masas de movilidad iónica y es tan potente que no sólo detecta los compuestos dopantes que existen ahora, como los esteroides sintéticos o la cortisona, sino también los que se pueden diseñar en el futuro.

Este nuevo sistema para detectar el dopaje en el deporte se presenta hoy en el Congreso de la Sociedad Americana de Química y podría usarse ya en los Juegos Olímpicos de Japón.

Cada año, la AMA, la Agencia Mundial Antidopaje publica una lista de sustancias que los deportistas tienen prohibido usar. Sin embargo, todavía es difícil distinguir si estos compuestos son de origen natural (es decir, los genera el cuerpo del deportista) o son "artificiales" porque son administrados para mejorar su rendimiento.

Además, cada año, "laboratorios clandestinos desarrollan nuevas sustancias que brindan a los atletas una ventaja competitiva", advierte Christopher Chouinard, el investigador principal de este proyecto. Y estas nuevas "drogas de diseño" evaden la detección, porque los controles antidopaje no saben cómo buscar sus estructuras químicas específicas.

Ventajas

De momento, este equipo del Instituto de Tecnología de Florida ya es capaz de diferenciar los esteroides de origen natural y los "exógenos" (es decir, los que son administrados desde el exterior en el cuerpo de los deportistas) y su sistema también puede anticipar la estructura de nuevos compuestos que podrían aparecer en las muestras de orina de los atletas.

En la actualidad, los laboratorios antidopaje analizan muestras utilizando técnicas como "la espectrometría de masas". Estos métodos rompen las moléculas en la muestra y separan los fragmentos, produciendo espectros que pueden revelar la identidad de los compuestos originales intactos. Pero les resulta difícil diferenciar las moléculas de origen natural y las sintéticas, como los esteroides anabólicos sintéticos que los atletas toman para desarrollar músculo.

Para detectar esta importante diferencia, este equipo del Instituto de Tecnología de Florida ha introducido la Espectrometría de movilidad iónica (IM), una técnica que sirve para mejorar la separación, identificación y cuantificación del origen natural o sintético de las sustancias dopantes, como los esteroides prohibidos.

Nuevas drogas de diseño

Estos científicos también demostraron que el método puede caracterizar e identificar glucocorticoides prohibidos, como la cortisona, que mejoran el rendimiento deportivo al suprimir la inflamación de las lesiones.

Pero, además de rastrear sustancias dopantes prohibidas, estos investigadores también pretenden encontrar compuestos ilícitos de nueva creación y que, por lo tanto, aún no han sido prohibidos por la AMA.

De hecho, este grupo del Instituto de Tecnología de Florida está desarrollando ya técnicas de modelado computacional y aprendizaje automático para tratar de predecir la estructura, los espectros y otras características de estas nuevas moléculas.

"Podríamos reducir drásticamente el dopaje porque podríamos detectar estas nuevas sustancias de inmediato, sin el tiempo de espera que se ha asociado con las pruebas antidopaje durante los últimos 40 años", concluye el profesor Chouinard.

La ventaja de este nuevo sistema es que las pruebas antidopaje son rápidas, simples y económicas, pero, en cambio, los nuevos equipos que tienen que adquirir los laboratorios de control son caros, ya que cuestan casi un millón de euros. Sin embargo, gracias al apoyo financiero de organizaciones antidopaje como la Asociación para la Competencia Limpia (PCC), más laboratorios del mundo podrían estar dispuestos a pagar esta factura.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?