Domingo, 09 de Mayo de 2021

Otras localidades

Un fármaco borra los recuerdos negativos en ratones macho pero los amplía en las hembras

Este fármaco se llama 'Osanetant' y es capaz de reducir la capacidad de recordar eventos negativos en ratones macho, pero, en cambio, la aumenta en ratones hembra. Este es el descubrimiento realizado por una nueva investigación liderada por la Universidad Autónoma de Barcelona y que, por primera vez, demuestra que los procesos neuronales y los comportamientos relacionados con la formación de la memoria pueden ser diferentes en ambos sexos

Osanetant es capaz de bloquear un circuito de neuronas en el cerebro llamado "Tac2", que es muy importante, porque está implicado en la formación de la memoria del miedo

Osanetant es capaz de bloquear un circuito de neuronas en el cerebro llamado "Tac2", que es muy importante, porque está implicado en la formación de la memoria del miedo / GETTY IMAGES

Un equipo de investigación liderado por el Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona ha demostrado que un fármaco (Osanetant ya disponible y seguro para los humanos) es capaz de bloquear un circuito de neuronas en el cerebro llamado "Tac2" y que es muy importante, porque está implicado en la formación de la memoria del miedo.

Sin embargo, este fármaco tiene un efecto opuesto en la capacidad de recordar eventos negativos en ratones de laboratorio según el sexo, ya que reduce los recuerdos desagradables en los machos, pero los aumenta en el caso de las hembras.

Es la primera vez que se demuestra que un fármaco produce este efecto contrario en la memoria de los ratones macho y hembra y esto indica que, en función del sexo, se pueden dar mecanismos moleculares y comportamientos opuestos en la formación de la memoria, según los resultados de este estudio que publica la revista Nature Communications.

Aplicaciones

El grupo de investigación sobre mecanismos de la memoria del miedo que lidera Raul Andero, profesor e investigador en la Universidad Autónoma de Barcelona, estudia el funcionamiento de este tipo de memoria con el fin de encontrar tratamientos para patologías asociadas a vivencias traumáticas, como el estrés postraumático y las fobias.

Estos investigadores habían identificado que el circuito Tac2, situado en la amígdala del cerebro, podía ser bloqueado de forma temporal por el efecto de un fármaco que están estudiando, el Osanetant, y que este bloqueo conseguía reducir la capacidad de recordar eventos aversivos en ratones macho. Pero, en este nuevo estudio publicado ahora, han descubierto también que el mismo fármaco produce el efecto contrario en las hembras, aumentando su memoria del miedo.

La causa

El efecto opuesto se explica porque al bloquear la vía Tac2 el fármaco interactúa con los receptores neuronales de dos hormonas sexuales: la testosterona en los machos y los estrógenos en las hembras.

"Los resultados demuestran la capacidad de las hormonas para modular la formación de la memoria del miedo y evidencian la necesidad de tener en cuenta las diferencias entre sexos, así como la monitorización rutinaria de las diversas fases de ciclos hormonales, en el diseño de tratamientos farmacológicos para trastornos psiquiátricos", señala Antonio Florido, primer autor de este estudio.

Los investigadores señalan que en los últimos años solo se ha publicado un estudio sobre el cerebro en hembras por cada cinco hechos en machos y que las investigaciones sobre la vía Tac2 se han hecho también mayoritariamente en machos hasta ahora.

"Entender cómo y por qué difieren los procesos de memoria entre sexos es clave en el diseño de tratamientos para los trastornos del miedo, sobre todo teniendo en cuenta que las mujeres son las que más a menudo presentan este tipo de trastornos. Algunos fármacos que se utilizan actualmente podrían no tener los efectos esperados en ellas", señala Raúl Andero, que ha coordinado el estudio. "Nuestro hallazgo puede ayudar a concienciar sobre la necesidad de hacer investigación diferenciando por sexos y a promover estudios básicos y clínicos que incluyan el sexo femenino", concluye este especialista.

El fármaco estudiado en este trabajo existe desde hace años y se ha comprobado que es seguro en humanos, aunque, de momento, no se administra para ninguna enfermedad. El grupo del doctor Andero investiga ahora su potencialidad para tratar los trastornos del miedo de forma diferenciada por sexo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?