Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

Juan Carlos I

Juan Carlos I apela en Londres a su inmunidad para evitar la demanda de su amante

La defensa del rey emérito pretende que la corte británica ni siquiera llegue a admitir la demanda de Corinna porque Reino Unido no tiene jurisdicción sobre el monarca

El rey emérito, Juan Carlos I.

El rey emérito, Juan Carlos I. / GettyImages

La Corte Suprema Británica celebra la vista preliminar para decidir si los tribunales ingleses son competentes para tramitar la demanda de Corinna contra el rey emérito y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por el supuesto acoso continuado al que la habrían sometido desde 2012.

La defensa de Juan Carlos de Borbón, representada en Londres por el despacho Clifford Chance, pretenden que la corte británica ni siquiera llegue a admitir la demanda de Corinna porque Reino Unido no tiene jurisdicción sobre el monarca y porque las acusaciones son muy genéricas, según ha reconocido el abogado español Javier Sánchez Junco.

Pero fundamentalmente, la defensa se basa en que el emérito sigue teniendo inmunidad ya que los hechos denunciados se producen supuestamente en 2012 y la inmunidad de Juan Carlos llega hasta 2014.

Según ha adelantado El Confidencial y Niusdiario, el equipo de abogados también menciona que su inmunidad se extiende más allá, según la ley inglesa, porque Juan Carlos I sigue siendo parte del Estado español y una ley en vigor en el Reino Unido (la Ley de Inmunidad Estatal) contempla desde 1978 que Reino Unido no puede juzgar a terceros Estados.

"Dado el estatus único de los miembros soberanos y superiores de la Familia Real en una monarquía como la del Reino Unido (y la de España), no puede haber duda de que Su Majestad presuntamente se inscribe en el marco legal de 'el Estado'", dice el recurso de los abogados. En este sentido, la defensa recuerda a la Corte inglesa que el rey emérito solo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo español al considerarse un jefe de Estado.

Denunciado por su amante

La denuncia de la empresaria Corinna Zu Sain-Wittgenstein, se presento en 2020 y ella denuncia una campaña de acoso tras la ruptura de su relación en 2014, por parte del monarca y el CNI con el propósito de desprestigiarla e impedir que hablara de su relación personal. Según la defensa, el acoso y el espionaje son muy inconcretos ya que en ocasiones se atribuyen directamente al monarca y otras veces al exdirector del CNI Félix Sanz Roldán o agentes del Estado Español.

Para los abogados de Corinna, Juan Carlos y el CNI la presionaron y vigilaron ilegalmente, sobre todos desde que ella se negó a devolverle los 65 millones de euros que este le había regalado previamente en 2012.

Según el diario, El Confidencial, el recurso del monarca defiende que esta protegido por "los actos e carácter público mientras se es jefe del Estado", por lo que no podría ser perseguido penalmente por todos los hechos que hubiera podido cometer hasta su abdicación en junio de 2014.

Como en Inglaterra

Según el texto presentado por los letrados que describe el diario, la situación de Juan Carlos "es similar a la que rige para los soberanos británicos en su propio territorio, una circunstancia que ha sido reconocida y respetada en consecuencia con respecto a los soberanos y miembros cercanos de las Familias Reales de otras monarquías". "Es la piedra angular de los largamente asumidos principios de inmunidad soberana".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?