Deportes

La nadadora transexual Lia Thomas y sus arrolladores récords levantan una feroz polémica en Estados Unidos

La presidenta de la federación de natación estadounidense ha dimitido

Lia Thomas / Penn Athletics

Lia Thomas es una nadadora transexual de 22 años y su espectacular rendimiento en el agua ha conducido a un debate en Estados Unidos que incluso ha llevado consigo dimisiones.

Lia Thomas compitió como hombre hasta 2019 y durante tres años lo hizo con el equipo masculino de la Universidad de Pensilvania. Tras un año en el dique seco para cumplir la normativa durante su tratamiento para supresión de la testosterona, volvió al agua este mes de noviembre, en este caso ya en el equipo femenino. Desde entonces ha batido varios récords de la universidad y de la Ivy League, incluida una victoria por 38 segundos de distancia sobre la segunda.

Protestas y dimisiones

Su despliegue ha generado una enorme controversia en el mundo de la natación estadounidense. El pasado 5 de diciembre un grupo de padres de nadadoras envió una carta a la NCAA en la que protestaba por la competición de Lia Thomas con mujeres.

5 de diciembre grupo de padres de nadadoras envió una carta a la Asociación Nacional Deportiva Universitaria (NCAA). “El precedente que se está sentando, en el que las mujeres no tienen un espacio protegido y equitativo para competir, es una amenaza directa para las atletas femeninas en todos los deportes”, criticaban.

En esta línea y poco después de dicha carta dimitió de su cargo la hasta entonces jueza de la federación de natación estadounidense Cynthia Millen. “No pretendo criticar a Lia, pase lo que pase, es una hija de Dios, una persona preciosa, pero es un cuerpo masculino nadando contra el femenino. Y ese cuerpo masculino nunca puede cambiar. Ese cuerpo masculino siempre será un cuerpo masculino”, alegó.

"No es justo"

Nancy Hogshead, ganadora de cuatro medallas olímpicas en natación en los Juegos de Los Ángeles celebrados en 1984 ha dado su opinión al respecto: “Las mujeres trans deben competir con las mujeres biológicas siempre que puedan demostrar que han perdido su ventaja de pubertad masculina ligada al sexo antes de competir en la categoría de mujeres. Lia Thomas no puede hacer esa demostración”. Manifiesta Hogsgead, ahora abogada, que la diferencia entre los récords de hombres y mujeres es de un 11%. “Phelps tenía solo 0,8% de ventaja sobre su compañero Ian Crocker en Atenas 2004, pero 12,6% sobre Petria Thomas, la campeona femenina. Lia Thomas no es un 11% más lenta que antes, sino que ha sido solo un 2,6% en los 200 yardas y un 5.76% en los 500. No es justo”, afirma.

Lia Thomas ha explicado que comprendió en 2018 que era transexual: "No sabía qué podía hacer. Decidí nadar esa temporada como hombre, sin salir del armario, y eso me causó mucha angustia. Luché, aunque mi salud mental no era muy buena. Sufrí mucha inquietud y me sentí atrapada en mi cuerpo. Fue entonces cuando decidí que había llegado el momento de comenzar mi transición. Fue una experiencia muy incómoda porque básicamente era una mujer compitiendo con hombres”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad