Internacional

La Corte Suprema de Rusia ordena el cierre del grupo de derechos humanos más antiguo del país

El cierre de Memorial Internacional coincide con un momento crítico de represión del Kremlin contra sus críticos

El presidente ruso, Vladimir Putin. / ALEKSEY NIKOLSKYI (/ SPUTNIK / CONTACTOPHOTO / EP)

Madrid

El juez que preside la Corte Suprema de Rusia ha ordenado el cierre de Memorial Internacional, una asociación de derechos humanos de reconocido prestigio en el país y uno de los pocos grupos independientes que quedaban. El cierre se h aordenado en base a la nueva y criticada ley sobre los llamados “agentes extranjeros”, que afecta a organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación críticos con el gobierno de Putin o no afines.

El Memorial Center se creó a finales de los años 80 para dar testimonio sobre la represión política llevada a cabo bajo la dictadura de la Unión Soviética. Creó una de las mayores y más completas bases de datos de víctimas del llamado Gran Terror y los campos de gulag.

Junto a ella, está el Memorial Human Rights Center, que es una filial de la anterior que hace campaña por los derechos de los presos políticos y otras causas críticas con Putin, y que también se enfrenta al cierre, según consta en la documentación oficial por “justificar el terrorismo y el extremismo”.

Putin y la URSS

Estas organizaciones se han esforzado en circunstancias muy adversas por dar a conocer los crímenes cometidos por líderes soviéticos como Stalin, cosa que también molesta en sobremanera a Putin, que ahora aprovecha cualquier oportunidad para reseñar la magnificencia de la antigua URSS.

El abogado del organismo de derechos humanos ahora clausurado dice que la decisión de cerrarlo es totalmente política y muy similar a los juicios ficticios soviéticos de la década de los años 30.

Atropellos contra la sociedad civil

Ahora ha sido el cierre, pero este año se han producido todo tipo de atropellos contra la sociedad civil, desde al encarcelamiento de Alexéi Navalni, el líder opositor, a la detención y persecución de reconocidos activistas y periodistas, muchos de ellos han tenido que huir del país.

La juez Alla Nazarova, que leyó la sentencia, ordena el cierre del organismo de derechos humanos por violaciones repetidas y graves de las leyes de agentes extranjeros de Rusia. Esta ley, promulgada ahora hace un año, permite declarar agente extranjero a personas y entidades que se dediquen a actividades políticas en interés de estados extranjeros y reciban financiación desde el exterior, incluidos periodistas.

Esta ley también permite declarar como agentes extranjeros a periodistas de otros países acreditados en Rusia que realicen labores incompatibles con su actividad profesional y organizaciones sociales que realicen actividades políticas .

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad