Jueves, 27 de Enero de 2022

Otras localidades

Tanxugueiras: "Queremos ser la voz de tanta gente perseguida por hablar en otra lengua"

Entrevista al trío de pandereteiras que ha revolucionado la música tradicional o de raíz gallega. Cantando en lenguas cooficiales ya han hecho historia en Eurovisión

Hablamos del machismo que han sufrido las pandereteiras y de cómo ha evolucionado el folklore popular

Tanxugueiras es la palabra del año 2021 para la Real Academia Galega, que la ha seleccionado por delante de vocablos como resiliencia y vacinódromo. No podía ser menos, con todo lo que este trío de pandereteiras ha hecho y hace por promover la lengua y la cultura gallega a treavés de su música, de sus letras, de su discurso y puesta en escena.

El grupo está compuesto por Olaia y Sabela Maneiro, gemelas, y Aida Tarrío (Ribeira, 1997). Recibimos a dos de ellas en los estudios de la Cadena SER en Madrid, inmediatamente después de haber asistido a la presentación de los 14 candidatos al Benidorm Fest, el festival donde se elegirá al próximo representante de España en el Festival de Eurovisión.

No se quitan ni el abrigo ni la bufanda para la entrevista. Están cansadas de la promoción, ha sido un éxito arrollador. En solo 24 horas, su sencillo Terra ha superado las 500.000 reproducciones y el vídeo se acercaba también al medio millón de visualizaciones solo en Youtube.

"Estamos muy contentas e ilusionadas con todo esto. Es cansado, porque la promoción se suma a toda la ilusión que tienes y claro, esa ilusión es como si estuvieras arriba de seguido y arriba todo el tiempo no puedes estar. Cuando bajas un poco, es agotador, pero lo llevamos - dice Sabela. Esperábamos que la gente estuviera atenta a lo que íbamos a sacar, esperar, esperamos muchas cosas. Pero no esperas semejantes reproducciones, comentarios, la gente súper amable y riquiña. Apoyándonos como si fuéramos parte de su familia y defendiéndonos a muerte".

"No tenemos palabras de agradecimiento para toda esa gente -añade Aida- una cosa es la que se ve en las redes sociales, pero nosotras recibimos muchos mensajes privados de gente que está orgullosa del tema, que lo sienten y se emocionan como nosotras. Muchas que lloran, lloran y nos lo cuentan por privado. Estamos súper agradecidas por esos mensajes, esa es la mayor recompensa que podemos tener por este trabajo".

Tanxugueiras es la palabra del año para la Real Academia Gallega. ¿Qué es tanxugueiras?

Somos tres mujeres que apostamos por la música tradicional de Galicia. Nuestra meta más grande es poder llevar la música gallega a todos los escenarios posibles y, sobre todo, disfrutar de lo que estamos haciendo y poner en valor nuestra lengua, el gallego, nuestra música y la cultura.

Cuándo empezasteis en la música

Empezamos como grupo a tocar en las foliadas y seráns, que son las fiestas de Galicia donde se toca música tradicional. Hace ya seis años. Pero el grupo, profesionalmente, lleva tres años de trabajo intenso, casi sin parar. Nos juntamos en una asociación aprender a tocar la pandereta y nos hicimos muy amigas.

La primera vez que cantamos juntas fue magia, fue cantar y nos preguntamos: ¿se puede hacer un grupo y casi no ensayar? Luego nos dimos que cuenta de que no, de que había que ensayar igualmente. Pero la primera canción nos quedó muy bonita.

De dónde os viene ese gusto por la música tradicional, de raíz, que se dice en Galicia

Olaia y yo -responde Sabela-, somos gemelas, de un concello cerca de Santiago, que se llama Teo. Todas las niñas y niños íbamos a tocar la pandereta a la asociación, sobre todo las niñas. Y a bailar.

Y yo sí que tengo una abuela -añade a Aida-, que era tocaora y cantareira. En su aldea, todas las niñas tocaban la pandereta. Un día me pregunté: cómo yo no sé tocar la pandereta, no puedo integrarme, porque solo sé hacer palmas. Así que aprendí a tocar la pandereta con mi otra abuela, que iba a clases de pandereta, desde los nueve años, que empecé con ella, ya no paré.

¿Por qué tocaban las panderetas solo o sobre todo las mujeres? ¿No hay hombres pandereteiros?

Normalmente eran las mujeres. Sobre todo la pandereta y el canto tradicional, que estaba hecho para el baile. El baile es el Tinder, en las foliadas era el Tinder de antes. Donde ibas a pavonearte, a buscar pareja. ¿Quién quería tocar? Nadie. Pero había que tocar para bailar, así que siempre le tocaba a dos o tres mujeres, ya los hombres tenían que pavonearse. La pandereta era un instrumento para las mujeres. En las foliadas tú contratabas a un gaiteiro y le pagabas, pero las pandereteiras estaban ahí porque alguien tenía que tocar y no cobraban.

Claro, porque tradición de gaiteiros hay mucha, pero de pandereteiras no

A los gaiteiros normalmente les conoces por nombre y por partitura, pero a las pandereteiras las conoces si fuiste allí a recogerle las canciones, pero no hay nombres que recuerdes. Había un desprestigio hacia el canto y la pandereta, pero eran mujeres con un gusto musical y con una forma de hacer letras... que era poesía pura y dura. No se le dió el valor que se le tenía que dar, muchas de ellas siguen vivas y creo que es el momento de devolverle todo esos que nos dieron.

Siempre decimos que nosotros tenemos un Día de las Letras Gallegas y nos gustaría que algún día se celebraran las letras gallegas a todas las mujeres que hacían lírica popular, que al final era poesía. Muchas de las personas, que escuchan lírica popular, se asombran y no saben que las hacían personas que no sabían ni leer ni escribir.

¿Y cómo eran esas letras? Podéis cantarlas hoy o habéis tenido que adaptarlas

Nosotros respetamos siempre la métrica y la forma de hacer las canciones de antes. Se sigue hablando de lo mismo: amor, desamor, tristeza, alegría, nos seguimos metiendo con la persona que tenemos al lado… La forma de sentir no ha cambiado, aunque la forma de expresar los sentimientos haya cambiado.

Obviamente hay muchas coplas que hay que sacar del repertorio porque son machistas, homófobas. Eran los tiempos que corrían antes.

Y había muchas coplas con doble sentido. Recuerdo una que decía: antes era yo de tu jardín jardinero... y ahora veo que tienes otro jardinero nuevo. Muchos nos han dicho que qué bonita, que habla del amor… Habla del amor, sí, pero del amor a otras cosas. (Se ríen).

Y qué es Terra, de qué habla Terra

Terra es raíz, diversidad cultural, es unión, es pueblo y, sobre todo, es un canto a dejar atrás prejuicios y esa mente pobre, que siguen teniendo muchos. Las lenguas cooficiales están ahí, no muerden, salvo que insultes, pero eso pasa con cualquier lengua. Hay que normalizarlas.

Con Terra hemos pensado también no solo lo en el momento de ahora, sino todo lo que ha pasado por el simple hecho de hablar en otra lengua. Esa persecución a todas esas personas por hablar lo que se hablaba en su pueblo. Toda esa gente que ha visto la represión en sus padres o en sus abuelos por hablar en otra lengua, ver ahora cómo una canción en otra lengua puede ir a un certamen, al Benidorm Fest, cantando en gallego, en catalán, en euskera o bable, es un orgullo. Nosotras somos el vehículo que transmitimos eso, pero hablamos en nombre de mucha gente.

Es la leche que podamos ser las primeras, pero que seamos gallegas es un orgullo de pueblo. No nos podrían pagar en dinero el orgullo que nos da sentir el pueblo unido. Hay muchas formaciones políticas que quieren desunir al pueblo porque así la guerra es más fácil. Pero el pueblo unido jamás será vencido.

Algunas cantantes con las que he podido hablar estos meses, como la griega Eleftheria Arvanitaki o la portuguesa Mariza, coinciden en señalar un resurgimiento de la música tradicional en sus países durante la pandemia. Especialmente entre los jóvenes, como que nos hemos refugiado en nuestras raíces en este momento tan duro. ¿Tenéis el mismo sentir?

Notamos un cambio, un cambio de mentalidades. Estás tan perdido cuando pasan este tipo de cosas de la cuarentena, la pandemia... que buscas tus raíces. Al final, la música tradicional es tierra pura y dura y no sabes por qué, viene impreso en nuestro ADN. Es algo que llega y que te sana el corazón.

Y todos necesitábamos escuchar y ver cosas diferentes, únicas, saturados de tanta información trágica. Hay proyectos de mucha calidad de música tradicional, como Rodrigo Cuevas o Baiuca, que no tienen nada que envidiarle a cualquier artista que sale en Los 40 Principales todos los días.

Ahora que mencionáis a Rodrigo Cuevas, quiero preguntaros por la puesta en escena. Decía Rigoberta Bandini en la presentación de los candidatos al Benidorm Fest, que le gustaría poder enseñar una teta como La Libertad guiando al pueblo de Delacroix. Rodrigo Cuevas tiene una puesta en escena arriesgada, cabaretera, ¿os veis enseñando los pechos, como sí puede hacer él?

No lo descartamos. A Rodrigo lo queremos por la vida, pero si nosotras empezamos a enseñar más de la cuenta, habría una crítica y más expectación que si lo hace cualquiera de los chicos que se presentan al Benidorm Fest. Como decía Rigoberta, al final el arte es arte y tienes que expresarlo a tu manera. Ojalá podamos enseñar las tetas y lo que queramos, porque es nuestro cuerpo. Si queremos enseñarlas, las enseñamos, si no, no.

No sé lo que haremos en el Benidorm Fest, pero nosotras somos tres chicas que no tenemos prejuicios, ningún complejo ni miedo. Lo que nos apetezca hacer, siempre que no sea violento e ilegal, lo haremos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?