Jueves, 27 de Enero de 2022

Otras localidades

Viral Internet

Así pensaban hace 100 años que seríamos en 2022: desde los derechos de la mujer hasta los divorcios

El escritor W.L George vaticinó una serie de sucesos que se han ido cumpliendo con el paso del tiempo

W.L. George vaticinó cómo sería el 2022.

W.L. George vaticinó cómo sería el 2022. / The New York Herald

No, estamos en 2022 y todavía no tenemos coches voladores. Tampoco hemos descubierto la pastilla para hacernos inmortales ni nos hemos convertido en una raza interplanetaria. Sin embargo, la sociedad ha avanzado mucho en estos 100 últimos años. Todo ello gracias, en parte, a la revolución digital que estamos viviendo en la actualidad, lo que nos está permitiendo dar pasos de gigante tanto a nivel tecnológico como a nivel social. 

¿Hemos defraudado a nuestros antepasados o somos tal y como ellos habían pensado? Hace apenas unos días, la Librería del Congreso de Estados Unidos recuperaba un artículo publicado en 1922 en el que W.L. George vaticinaba cómo sería el 2022. Un artículo que sorprende un siglo más tarde por la cantidad de predicciones acertadas por un escritor que no supo ver pandemias como la COVID-19, pero sí temas más concretos como la llegada de los vuelos comerciales o la agilización en trámites tan complejos como un divorcio.

Desde los derechos de la mujer hasta la regularización de los vuelos comerciales

Basándose en los acontecimientos que tuvieron lugar a lo largo de su vida, concretamente en la era del ferrocarril, los teléfonos fijos o los primeros coches, W.L. George vaticinó que los caballos ya no circularían por las carreteras y que, la mayoría de personas dejarían de viajar en tren. En su lugar, la mayoría de la población recurriría a coches y camiones para realizar viajes de larga distancia. Un siglo más tarde, la predicción del escritor inglés se ha cumplido. 

También otras como que las mujeres podrían cursas sus propias carreras y acceder a cualquier trabajo. Sin embargo, W.L. George vaticinaba por aquel entonces que todavía era pronto para hablar sobre paridad de género en el trabajo porque "eliminar 30.000 años de esclavitud" era muy difícil. Por otro lado, el escritor aseguraba en 1922 que los vuelos comerciales serían una realidad en 2022. Por aquel entonces, W.L. George pensaba que los aviones reemplazarían a los barcos y que estos nos permitirían viajar de Londres a Nueva York en apenas 8 horas. 

Energías renovables y nuevos sistemas

En el artículo publicado en The New York Herald, el escritor inglés vaticinaba que en 2022 apenas habría cables en el cielo gracias, entre otras cosas, a la telefonía inalámbrica. Respecto al uso de nuestros recursos, W.L. George pensó que el carbón y el petróleo habrían desaparecido por completo para 2022 y que empezaríamos a extraer energía del sol. A pesar de que no consiguió acertar la primera de sus predicciones, la apuesta por las energías renovables es cada vez mayor.

Respecto a las ciudades de 2022, el escritor las imaginaba como núcleos mucho más grandes de los que había entonces en los que convergían los edificios más antiguos con otros mucho más modernos. Ciudades libres de humo por la desaparición del carbón (el autor también valoró la desaparición del tabaco) en la que las familias vivirían en cooperativas y existiría control de la natalidad para evitar la sobrepoblación. A pesar de que las familias seguirían existiendo como tal, los niños pasarían pronto a trabajar para el Estado y divorciarse sería mucho más sencillo que por aquel entonces.

W.L. George vaticinó el cine a color y habló sobre la monarquía española

Respecto a otros avances a nivel tecnológico, W.L. George vaticinaba que descubriríamos muchos más rayos que los rayos x y que las películas de cine pasarían a ser en color y con voz. También que podríamos digerir la comida en píldoras y que las paredes y los suelos de las casas serían de un material que pudiera pelarse para irlo limpiando. 

Por último, el escritor pensó que, un siglo más tarde, seguiría habiendo repúblicas y monarquías. No obstante, W.L. George llegó a la conclusión que los reinos de España, Italia, Holanda y Noruega podrían caer. Por otro lado, el artículo recoge que los Estados nacionalizarían carreteras y ferrocarriles, puertos, agua, electricidad y otras industrias y que los conflictos bélicos serían menos habituales. En definitiva, el escritor acertó muchas de las predicciones que llevó a cabo en 1922.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?