Tribunales
Legislación vivienda

El informe de la ley de vivienda: un fracaso en tres actos

Las prisas del Gobierno, la reducción de los plazos y la falta de negociación están detrás del rechazo al informe del vocal, Álvaro Cuesta, que avalaba la norma

Panorámica de pisos en la ciudad de Barcelona. / David Zorrakino - Europa Press - Archivo (EUROPA PRESS)

Madrid

Lo que mal empieza, mal acaba y la ley de vivienda, que empezó condicionando los Presupuestos Generales del Estado, ha terminado sin el informe preceptivo del Consejo General del Poder Judicial. De esta forma, la ley no podrá aprobarse en Consejo de Ministros esta semana, tal y como había anunciado el Gobierno de Pedro Sánchez. La propuesta del vocal, Álvaro Cuesta, fue rechazada y el pleno extraordinario avaló las enmiendas del consejero a propuesta del PNV, Enrique Lucas, que censuran el intervencionismo del Estado en materia de vivienda que es competencia de las Comunidades Autónomas y también el hecho de que la ley haga "irreconocible" el derecho a la propiedad al permitir la regulación de los precios de los alquileres en zonas tensionadas. Lucas hereda la ponencia de Cuesta y las fuentes apuntan a un informe duro con la ley de vivienda del gobierno de coalición.

Tres factores para el rechazo

Fuentes del órgano de gobierno de los jueces, que lleva en funciones más de tres años, atribuyen a tres factores el rechazo al informe de Cuesta que daba el visto bueno a la norma. El primero, las prisas del Gobierno. El Ministerio de Justicia pidió un pleno extraordinario para aprobar la ley, al que el ponente accedió, adelantando el debate 13 días al calendario previsto. Además, el Ejecutivo anunció antes del pleno que la aprobaría este martes, sin tiempo para poder examinar las conclusiones del órgano de gobierno de los jueces. Algo que no sentó nada bien en la calle Marqués de la Ensenada. El segundo, consecuencia del primero, la elaboración de un informe a contrarreloj. Los plazos para informar leyes del gobierno suelen estar en el mes y medio. En este caso, Álvaro Cuesta tuvo apenas un mes para hacer el trabajo y con las fiestas navideñas de por medio. El tercero es la falta 'negociación' del documento que Cuesta entregó a sus colegas el lunes de la semana pasada con un margen de poco más de 48 horas para que le hicieran observaciones. Observaciones que no incorporó al borrador que adelantó la Cadena SER. Álvaro Cuesta, dicen las fuentes consultadas, no intercambió impresiones sobre el informe ni antes, ni después de repartirlo entre los vocales conservadores y nacionalistas para conseguir reunir los votos necesarios para sacarlo adelante.

Cuesta se ha defendido este fin de semana. El vocal considera "extraña" la alianza de conservadores y nacionalistas para tumbar su informe y dice que es "paradójico" que voten que el Estado no tiene competencia en materia de vivienda.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad