Deportes

"Lo demás es engañaros a vosotros y a mí": Rafa Nadal desvela la lesión que podría anticipar su retirada

"Tengo un problema que no tiene solución ahí debajo", dice sobre su lesión en el pie

Rafa Nadal es atendido por el médico en junio del año pasado, en Roland Garros / MARTIN BUREAU/AFP via Getty Images

El español Rafael Nadal explicó que lo que le hace ver el "vaso medio lleno" en el Abierto de Australia es que se siente competitivo después de su victoria en segunda ronda frente al alemán Yannick Hanfmann, por 6-2, 6-3 y 6-4.

Más información

“Lo que me hace ver el vaso medio lleno es que estoy competitivo a nivel físico, sobre todo después de un título y cinco partidos ganados”, afirmó un Nadal que podría enfrentarse en la siguiente ronda al ruso Karen Khachanov. 

“Siempre es un reto jugar contra Karen y más en la situación que me encuentro”, comentó el tenista balear, pendiente de cómo resuelve el jugador ruso su partido contra el francés Benjamin Bonzi.

Su lesión

"¿Si la lesión en el pie está olvidada? Con el escafoides partido por la mitad es difícil que la lesión esté olvidada. Esto es una verdad como un templo y no va a estar olvidada por el resto de mi vida. Lo demás es engañaros a vosotros y engañarme a mí. Tengo un problema que no tiene solución ahí debajo. Otra cosa es que me pueda dejar competir con más o menos garantías y eso es lo que estamos intentando", explicó.

"Con lo que tengo ahí abajo no espero que las condiciones para el resto de mi carrera vayan a ser perfectas pero sí que confío en que de manera continuada me dejé desarrollar mi actividad profesional. Eso es lo que firmaría yo para encarar el futuro con un poquito de positivismo. Lo que no voy a hacer es jugar sin tener opciones absolutamente de nada o para que sea un sufrimiento extremo", añadió

A modo de conclusión, argumentó: "Juego porque me hace feliz y porque me motivan los retos. Si llega un momento que el dolor supera todo lo demás, y te quita la ilusión de lograr los objetivos, es el momento de pensar en otras cosas. Ahora mismo no estoy en esa línea porque he vuelto con muchísima ilusión después de muchos meses sin poder hacer lo que hacía y confío en que así siga. Tengo que estar preparado para aceptar lo que pueda ir viniendo en esta vida. No soy muy de pensar en negativo, soy una persona positiva en general e intento ver las cosas pensando que van a ir a mejor".

Nadal también compartió, asimismo, el parecer expresado el martes por Pablo Andújar sobre las pelotas que se emplean en la actualidad.

“Estoy de acuerdo con Pablo. Creo que la dinámica de las bolas desde que yo llegué al circuito han cambiado, cogían los efectos y eran bolas más vivas”, dijo tras ser preguntado por las palabras de Andújar sobre que las pelotas del circuito hacía que una gran mayoría de jugadores tengan el mismo estilo.

“Los jugadores que juegan delante y más planos se favorecen. Me ha ido bien todos estos años con estas pelotas pero a nivel de espectáculo se pierde”, añadió al respecto. 

"Un partido pelín trampa"

Respecto a su partido de segunda ronda, el balear comentó que a pesar de que el germano tenía un ranking inferior a su oponente en su debut, el estadounidense Marcos Giron, su nivel, y por tanto el nivel de exigencia, era mayor.

“Ha sido un partido pelín trampa. Hay partidos que hay que ganarlos y más en la situación en la que estamos. Puedo hacer las cosas mejor y las tengo que hacer pero no me voy a volver loco con las exigencias”, desveló.

El manacorí también lamentó la muerte de la leyenda madridista Paco Gento después de comentar que “nunca piensas que este tipo de personas se vayan a ir”.

“Desgraciadamente no tuve la suerte de verle jugar. Coincidí algunas veces con él en Madrid. Lo mismo con Manolo pero la vida no se para. Es un día triste para el deporte español”, lamentó el campeón de 20 títulos ‘major’.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad