¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las gallinas de los huevos de oro

Nuria Varela factura con su empresa de huevos camperos, "Pazo de Vilane", 4,5 millones de euros al año

Una de las imágenes corporativas de la granja de Nuria Varela. /

En el Día del Trabajador, descubrimos una historia de cambio de trabajo y de vida. La protagoniza una gallega, Nuria Varela, que en 1995 decidió dejar atrás la rutina de la gran ciudad para reinventarse y crear una empresa dedicada a la producción y facturación de huevos camperos, de gallinas criadas en libertad, en una granja en Galicia: Pazo de Vilane.

"Estudié Económicas en Londres y viví en Madrid pero me di cuenta de que la gran ciudad no era lo mío", así que regresó al pueblo para reconstruir una vieja finca familiar. Pensaron en un negocio de turismo rural o de leche pero no le salían las cuentas. Finalmente, se decantaron por formarse en agricultura ecológica y dedicarse a la producción y facturación de huevos camperos de calidad, "vimos que había demanda".

Después de mucho esfuerzo y dedicación su sueño es una realidad. Ha pasado de tener 50 a 100.000 gallinas y su facturación no deja de crecer -en el 2016 cerraron el año con 4,5 millones de euros, con una producción de 1.800.000 docenas de huevos-. 

CADENA SER

"Su calidad radica en la atención y cuidado que damos a nuestras gallinas, en la calidad de los cereales que comen, el ambiente de los gallineros, el mantenimiento de sus ponederos para que estén limpios y además en el cuidado del entorno donde pastan en libertad", aseguran.

Para su crecimiento fue decisivo salir de Galicia y vender en otras zonas de España como Madrid. Actualmente, también hacen mermelada ecológica y quieren seguir creciendo de una manera estable y sostenible: "hemos trabajado por el camino no por el objetivo. Queríamos productos ricos", explica.



Cargando