¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Cómo hacer helados saludables en casa

Algunos trucos para preparar postres y meriendas con mucha fruta y sin azúcar

Helado vegano de plátano, nueces y canela. /

Llega el verano y lo único que nos apetece es comer cosas fresquitas. De primero, de segundo y, sobre todo, de postre o entre horas. Helados, polos y, últimamente, también smoothies y helados de yogur. Pero, ¿podemos hacerlo de forma saludable?

La dietista-nutricionista Lucía Martínez explica en su blog (Dime qué comes) que, en contra de lo que mucha gente cree, los helados no llevan mucha fruta y sí bastante azúcar o grasas de dudosa calidad, por lo que no es aconsejable introducirlos en nuestra dieta como algo habitual. En el extremo opuesto a los helados industriales, de todas formas, están los helados caseros, mucho más saludables.

Para conseguir una textura similar al helado basta con utilizar una base de plátano congelado a la que, posteriormente, podemos añadirle otras frutas. Si batimos esa mezcla en una licuadora de vaso o —aún mejor— en un robot de cocina tipo Thermomix, los resultados pueden ser espectaculares... ¡y sin añadir azúcar!

De hecho hay un electrodoméstico llamado Yonanas (se puede encontrar por unos 40 euros Costco y en Amazon) que, básicamente, sirve para hacer helados de esa manera: plátano congelado, otros ingredientes al gusto... ¡y helado al canto! Pero tanto Lucía Martínez como Alejandra Rivas, responsable de Rocambolesc, aseguran que no hace falta ese aparato porque el truco está en el plátano congelado.

La dietista-nutricionista también propone en su blog varias recetas sencillas con yogur, queso fresco batido o bebidas vegetales (de almendra o coco) y recomienda recurrir a un dátil para conseguir un extra de dulzor sin añadir azúcar. Pero, como sucede siempre en la cocina, las recetas siempre se pueden modificar. Las cremas de frutos secos o la tahina (de sésamo) pueden servir para ganar consistencia y, como contrapunto de sabor de textura podemos recurrir a los frutos secos (nueves, avelallanas, almendras) o a trocitos de fruta fresca o deshidratada.

A quien busque sabores intensos con menos calorías, Alejandra Rivas le recomienda tomar sorbetes, en los que se utiliza agua en vez de leche. Prescindir del azúcar o sustituirlo por estevia, de todas formas, no solo resta poder edulcorante sino también cierta fuerza anticongelante, por lo que, si no consumimos la mezcla en poco tiempo, tenderá a adquirir una textura muy dura. En los sorbetes de Rocombolesc, inspirados como el resto de productos en los postres de El Celler de Can Roca, utilizan agua, fruta y un 10-15 % de azúcar (frente al 20 % habitual).

Marta Martínez, autora del libro de recetas Mi Dieta Vegana, propone un smoothie rápido y saludable elaborado con dos plátanos maduros congelados y troceados, 1 cucharada de semillas de cáñamo, 2 cucharadas de muesli con copos blandos y medio vaso de alguna bebida vegetal. La preparación vuelve a ser sencilla: basta con mezclarlo todo en una licuadora de vaso o un robot de cocina.

Una publicación compartida de Rocambolesc (@rrrocambolesc) el

Para aquellos que prefieran comprárselo ya hecho, Rocambolesc acaba de incorporar a su carta un sorbete de mandarina y fruta de la pasión al que se le puede añadir chocolate blanco, caramelo de albahaca y caramelo de flor de azahar. Pero no es la única novedad del verano porque, para celebrar el ascenso del Girona F. C. han creado el Polo Deprimera, elaborado con requesón de oveja y fresones.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?