¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CUP

Carles Riera, formas exquisitas y fondo duro

Es un hombre de dialogo, muy pedagógico y de formas exquisitas además de un idealista incorruptible

El cabeza de lista de la CUP, Carles Riera. / ()

"Los políticos y los pañales deben ser cambiados con frecuencia... ambos por la misma razón", dijo George Bernard Shaw. Quién sabe si la CUP se cogió a esta máxima cuando decidió que sus candidatos caducan después de una legislatura. David Fernández, Antoni Baños, Anna Gabriel… lo archiconocidos nombres de la CUP, son agua pasada. La Candidatura de Unidad Popular huye de las formas clásicas de liderazgo y en cada elección hace borrón y cuenta nueva. Pero en esta ocasión el elegido para encabezar la lista no es del todo desconocido.

El sociólogo Carles Riera, de 57 años, es una activista social y un independentista de primera hornada y ha sido diputado desde octubre del año pasado hasta este brusco final de legislatura. Riera fue portavoz de la Crida a la Solidaritad en Defensa de la Lengua, la Cultura y la Nación Catalana, el principal referente catalanista de los años 80 y principios de los 90, del cual fue su portavoz y una de sus caras visibles junto a Àngel Colom y Jordi Sánchez, ambos actualmente en la órbita del PDeCAT. La Crida debe su nacimiento al Manifiesto de los 2.300 que lideraron, entre otros, Federico Jiménez Losantos y Amando de Miguel, que criticaba la política educativa del nuevo gobierno catalán porque, a su juicio, discriminaba el castellano. Aquel manifiesto provocó uno de los primeros efectos multiplicadores del independentismo.

En su acto fundacional, la Crida, reunió cien mil personas en el Camp Nou. En aquellos tiempos convulsos, Riera, un pacifista convencido, fue muy crítico con Terra Lliure, que entonces defendía la línea vasca y la llamada lucha armada.
Riera es un hombre de dialogo, muy pedagógico y de formas exquisitas pero un idealista incorruptible y, al contrario de lo que suele suceder con la mayoría de persones, es más de izquierdas a medida que pasan los años. Como Anna Gabriel, es militante de Endavant-OSAN (Organización Socialista de Liberación Nacional), el partido más influyente de los que forman la CUP y el que tiene los postulados más rígidos. En este sentido Riera es de los que apuesta por andar juntos pero no mezclados -con ERC y en especial del PDeCAT- para poder mantener a postura crítica de la CUP sobre las “malas” políticas sociales de sus compañeros de viaje independentista.

La CUP es una organización asamblearia que tiene como objetivo conseguir una Cataluña “independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrada y desligada de formas de dominación patriarcales”. Sus rivales lo definen como antisistema, aunque este calificativo entre en plena contradicción con los hechos ya que, a diferencia de sus compañeros independentistas de viaje del PDeCAT y ERC, ni un solo diputado de la CUP ha sido procesado ni encarcelado por el referéndum del 1 de octubre y por la posterior declaración de independencia.

La CUP irrumpió en la política parlamentaria catalana en las elecciones de 2012, después de una trayectoria exclusivamente municipalista. En esas elecciones, con David Fernández como candidato, lograron tres diputados y se significaron mucho por ser el látigo contra las políticas de recortes del gobierno de Artur Mas. En las elecciones del 2015, con Antonio Baños, se dispararon hasta los 10 diputados, consiguiendo el poder suficiente para propiciar la caída de Artur Mas. Para investir President, exigieron y consiguieron la cabeza de Artur Mas y, in extremis, auparan al alcalde de Girona, Carles Puigdemont, desencadenando esta última fase del proceso independentista y atesorando un poder que muchos sectores de ERC y PDeCAT consideran que ha sido excesivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?