Gastro

La razón por la que el pan ya no te sabrá igual

Las nuevas normas sobre la calidad del pan harán que su sabor sea diferente, ¿sabes por qué?

Barra de pan

Barra de pan / Daniel Day

El pan es uno de los alimentos principales en las casas de los españoles. Tanto para desayunar o merendar, como acompañar a nuestras comidas, el pan está presente en una gran variedad de nuestros platos y es uno de los productos que consumimos casi diariamente. Sin embargo, a partir de este viernes, 1 de abril, el Gobierno ha modificado las normas respecto a la calidad del pan, lo que puede provocar un cambio en su sabor.

Más información

Este viernes, 1 de abril, entran en vigor las nuevas normas sobre la cantidad máxima de sal permitida en el pan. Los fabricantes deberán reducir el uso de esta sustancia a la hora de preparar el conocido como pan común, con el objetivo de, así, limitar la ingesta por parte de los consumidores y ofrecerles opciones más saludables.

Este cambio en la normativa establece que el contenido máximo de sal permitido en las barras de pan, como producto acabado, es de 1,31 gramos por cada 100 gramos de pan (13,1 g de sal por kilogramo de pan o el correspondiente 0,52 g de sodio por 100 g de pan), si se analiza mediante determinación de cloruros. Esta deberá de ser 1,66 gramos de sal por 100 gramos de pan (16,6 g de sal por kilogramo de pan o el correspondiente 0,66 g de sodio por 100 g de pan), si se analiza mediante determinación de sodio total.

Por otra parte, la normativa recoge factores más estrictos que determinan cuándo se puede considerar a un pan integral. Por ejemplo, obligan a que el cien por cien de la harina empleada sea integral. Para aquellos panes integrales o de otros cereales que no estén elaborados de forma exclusiva con ese tipo de harinas, se tendrá que indicar el porcentaje de harina en el etiquetado.

La medida está contenida en la norma de calidad del pan que entró en vigor en julio de 2019, pero se pospuso hasta hoy para que los fabricantes de pan pudiesen adaptarse de forma progresiva a la reducción de este ingrediente en sus productos. La aprobación de este cambio en la normativa supuso un precedente legal en materia de regulación de requisitos de calidad de los alimentos en España. Se trató de la primera vez que se introducía una medida de fiscalidad positiva que buscaba incentivar el consumo, con un tipo de IVA reducido para aquellos productos considerados más saludables como pueden ser los integrales o los bajos en sal.

Antes de la aprobación de esta nueva norma, el sector panadero ya actuaba de forma activa y voluntaria en la reducción de la cantidad de sal presente en sus productos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad