SER Deportivos JerezSER Deportivos Jerez
Opinión
Opinión

E-Q-U-I-P-O

La firma de Pedro Marchante

MADRID, 19/09/2022.- Los jugadores de la selección española celebran el oro cosechado tras vencer a la selección de Francia en la final del Eurobasket 2022, durante un acto en el Wizink Center de Madrid, este lunes. EFE/ Juanjo Martín / JUANJO MARTIN (EFE)

La selección española de baloncesto lo ha vuelto a hacer. Se ha vuelto a proclamar, esta vez contra todo pronóstico, campeona de Europa. Lo ha hecho de manera inesperada, casi sorprendente y rompiendo todas las estadísticas y previsiones de los expertos que le auguraban un papel secundario en este torneo.

La Familia, como se conoce actualmente a la selección de basket, ha demostrado durante todo el torneo ser capaz de sobreponerse a todas las dificultades y a las bajas de estrellas que otrora formaban la base del equipo. Esta plantilla llena de jóvenes jugadores, quizás sin demasiado cartel internacional, ha demostrado ser un equipo, un señor equipo, donde cada uno sabe exactamente cuál es su rol dentro y fuera de la cancha, con un director de orquesta, el bueno de Sergio Scariolo, conocedor a la perfección de las virtudes y los defectos de cada uno de sus pupilos.

La Inteligencia Artificial y las estadísticas previas al torneo otorgaban a España un papel muy secundario y predecían una posición final muy alejada de los puestos de gloria. ¿Por qué han fallado las predicciones realizadas por potentísimos ordenadores y por los más prestigiosos analistas? La explicación es tan sencilla de explicar como compleja de interpretar y medir. La Inteligencia Artificial y las estadísticas se basan en datos, en cifras fácilmente medibles y computables, así, atendiendo a los datos estadísticos de cada jugador, parecería lógico que la suma de todos ellos daría un valor que compararíamos con los del resto de selecciones y podríamos escalar numéricamente. Pues nada más lejos de la realidad. Hay un valor determinante y muy difícilmente medible, la contribución del equipo a mejorar exponencialmente la calidad de cada uno de sus miembros. Un equipo no es la suma de las individualidades, es mucho más. Ahí radica el éxito de esta selección.

MADRID, 19/09/2022.- Los jugadores de la selección española celebran el oro cosechado tras vencer a la selección de Francia en la final del Eurobasket 2022, durante un acto en el Wizink Center de Madrid, este lunes. EFE/ Juanjo Martín / JUANJO MARTIN

El sacrifico, el esfuerzo, el compromiso, la empatía, la compenetración, el buen rollo, si bien son esenciales y necesarios en cualquier equipo, no son fácilmente analizables por estadísticas e Inteligencia Artificial. El sentimiento de pertenencia, el anteponer el interés del grupo al de uno mismo, el entender que todos juntos somos mucho mejores que por separado, eso es lo que ha hecho que esta selección se proclame campeona de Europa. Sin estrellas rutilantes ni jugadores que anoten 40 puntos en cada partido, con humildad, con trabajo, confianza y una fe ciega en el compañero y en la capacidad de dar el 200% de cada uno, así es como se ha logrado la hazaña. ¿Se imaginan si fuéramos capaces como país de poner eso en práctica en todas las facetas de la vida lo que seríamos capaces de conseguir?

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad