Sociedad

La búsqueda de memoria de la nieta del capitán Tarazona, fusilado en Córdoba por orden de Queipo de Llano

Sol Rodríguez Tarazona considera a su abuelo un "ejemplo" de integridad y pide justicia para todas las víctimas

Testimonio de Sol Rodríguez, la nieta del capitán Manuel Tarazona, fusilado por ser leal a la República

13:03

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1667997883545/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El 13 de agosto de 1936 el capitán Manuel Tarazona Anaya, de 35 años, fue fusilado en el patio del cuartel del Marrubial por mantenerse leal a la legalidad de la República, protegiendo la orden de resistir a los sublevados en el gobierno civil. Más de 86 años después, la nieta de Tarazona, Sol Rodríguez Tarazona, lo recuerda en su tumba, adonde le acompañamos este fin de semana. Nacida en Madrid, se marchó con su familia a los 5 años a París, ciudad donde residente. Es médica jubilada y tiene una hija y dos nietas.

Sol viene periódicamente a ver a su abuelo desde que supo la verdad de lo le ocurrió. Fue a los 58 años. "He sido una niña de una familia normal y no me preocupaba de nada pero siempre sentía que me faltaba algo, tenía un hueco aquí (se señala el corazón). Y cuando me enteré hace casi 10 años de todo lo que le pasó a mi abuelo, por los historiadores, supe qué era. Lo hablé con mi padre y él me contó más cosas", explica Sol visiblemente emocionada.

El joven Tarazona, condecorado por su carrera militar y su papel en la guerra de Marruecos, había pasado por el Tercio en Melilla y, con la proclamación de la II República, entró a formar parte de la Guardia de Asalto en Sevilla. Un cuerpo creado entonces para mantener el orden público. Vino a Córdoba con su esposa, Josefina Ortega, en 1935.

El 18 de julio de 1936 fue llamado por el gobierno civil, como jefe de la Guardia Civil de asalto, para resistir ante los militares rebeldes, tal y como ordenó el gobierno. El convocó a sus hombres, un centenar, que aguantaron desde mediodía hasta la noche, cuando finalmente el gobernador civil, Antonio Rodríguez de León, planteó la rendición.

En Córdoba el golpe estuvo liderado por el coronel Ciriano Cascajo, jefe del regimiento de artillería pesada número 1. Ya anteriormente había tanteado a Tarazona para que secundara el golpe. Aunque este, finalmente, cumplió con las órdenes de proteger al gobierno establecido entonces por las urnas. En ese episodio hubo contactos para pedir la rendición de una y otra parte, emisarios retenidos en ambos bandos y tiroteos de los artilleros y algunos tiroteos. Tarazona no hirió ni mató a nadie.

Allí se refugiaron diputados republicanos y el alcalde socialista Manuel Sánchez Badajoz. Tras un nuevo ataque de artillería, ya después de las 8 de la tarde, Tarazona aconsejó la rendición para evitar un baño de sangre. La rendición, finalmente, se produjo.

Tarazona fue sometido a un juicio sumarísimo el día 11 de agosto. El día 13 fue fusilado. Fue el militar de mayor rango ejecutado por los golpistas en Córdoba. Su sentencia fue aprobada ese mismo día en Sevilla por el auditor Francisco Bohórquez y firmada por Queipo de Llano, que ordenó su ejecución inmediata.

Gracias a historiadores como Antonio Barragán y Manuel García Parody (autor de 'Manuel Tarazona, caído por la libertad y por España), Sol Rodríguez Tarazona ha conocido la historia de su abuelo.

Su abuela y su madre se fueron a Madrid huyendo de la represión. Ella nació en 1955 y sus padres se trasladaron a París porque su padre era comunista. En uno de sus viajes a España para ver a su abuela, comenzó a saber. "Un año vinimos a Córdoba y estuvimos en el cementerio. De repente, veo a mi abuela, que era una mujer muy fuerte y de mucho carácter, y a mi madre. Las dos llorando delante de la tumba como si se hubiera muerto ayer. Y entonces me dijeron que era mi abuelo y que lo fusilaron, nada más", recuerda Sol.

"Yo creo que cuando es niño se siente, puedes sentir lo que una persona ha sido, por el carácter. Y por eso para mí, mi abuelo siempre ha sido un ejemplo", añade en el cementerio entre lágrimas. Nunca ha dejado de buscar información. Nunca se ha conformado con lo que sabía.

Justicia para todas las víctimas del franquismo

Ella vuelve año tras año desde que conoció el trágico final de su abuelo, del que continúa investigando. Y visita su tumba en el cementerio de San Rafael. Cuando le preguntamos qué le gustaría que ocurriera con la memoria de su abuelo, nos explica que lo importante sería no recuperar solo su nombre sino "todos los nombres".

"Con los pocos conocimientos que sigo teniendo, esto no fue solo unos militares a un lado, unos rojos a otro, sindicalistas... No, era una parte de la sociedad que querían eliminar. Si aíslas cada caso no es significativo de la historia de un país. Sino el conjunto. Y hay que contarlo. Y algún día habrá que decir por qué han hecho todo lo que han hecho", opina Sol Rodríguez. Por eso, se ha comprometido con las víctimas que siguen sin ser encontradas.

Tumba del capitán Manuel Tarazona en el cementerio de San Rafael de Córdoba.

Tumba del capitán Manuel Tarazona en el cementerio de San Rafael de Córdoba. / Cadena SER

Además, esta visita ha coincidido, por sorpresa, con la salida de Queipo de Llano y Bohórquez de la basílica de la Macarena. Alguien con quien su abuelo coincidió en Marruecos, además de Franco, Sanjurjo o Millán Astray. Sobre este acontecimiento, reconoce que "no me hace reir, pero su lugar no estaba allí. Que los saquen y que les quiten los títulos nobiliarios como a la nieta de Franco".

86 años después la nieta de Tarazona sigue soñando cómo habría sido su vida en España, la de sus abuelos, a los que tanto ha admirado. "Ahora puedo volver a Córdoba. Hablo con mucha gente que tiene la paciencia de explicarme las cosas y para mí eso es muy importante. Y para mí es un orgullo saber que él defendió la legalidad sabiendo que iba... Porque yo se lo pregunté a Manolo (García Parody). ¿Crees que sabía lo que le iba a pasar? Y me contestó que sabía que se estaba arriesgando mucho", cuenta con tristeza y orgullo.

El año próximo volverá a visitar la tumba de Tarazona y a apoyar a todas las víctimas del golpe, la guerra y el franquismo.

María José Martínez

María José Martínez

Directora de Informativos de Radio Córdoba. Mi trabajo mira especialmente hacia la igualdad, la sociedad...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00