Hoy por Hoy Matinal BalearesHoy por Hoy Matinal Baleares
Opinión

La Ley de Turismo que nadie entiende

De momento, las camas de hoteles serán elevables, salvo que tengan valor histórico, o que correspondan a un agroturismo, o que el establecimiento en cuestión no pueda cambiarlas

"La línea roja" de Matías Vallés (12/05/22)

01:10

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652334404635/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Me veo incapaz de precisarles cuántas veces se ha presentado ya la Ley de Turismo, en centenares, y cuál es el punto exacto de su tramitación.

A cambio, me siento muy acompañado en la ignorancia.

Anteayer, un alto cargo de Turismo insistía en que un medio de comunicación corrigiera un dato que estaba bien publicado.

Es decir, ni en la Conselleria conocen los pormenores de la Ley.

Ayer, un hotelero mallorquín con una docena de establecimientos confesaba que era incapaz de deslindar si sus hoteles podían reconvertirse, ampliarse o seguir funcionando como si nada.

La Ley de Turismo debía traducirse en una foto, y han tenido que maquillarla a gusto de todos los fotografiados.

Otra cosa es averiguar qué pretenden ganar Més y Podemos abrazándose a los hoteleros, una imagen que habrá entusiasmado a sus bases.

De momento, las camas de hoteles serán elevables, salvo que tengan valor histórico, o que correspondan a un agroturismo, o que el establecimiento en cuestión no pueda cambiarlas.

Y se pasará a energías limpias, salvo que no se pueda pasar.

Y el intercambio de plazas será de dos por uno, pero de aquí a cuatro años, pero solo en hoteles de menos de dos estrellas, y que tengan 150 habitaciones. ¿O son camas?

Cuando algo no se entiende, no tiene demasiado sentido.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad