Sociedad

La Federación de Asociaciones de Extranjeros Residentes en Cantabria denuncia que el Ayuntamiento de Santander les excluye de la organización del Festival Intercultural

En junio de 2021 el pleno aprobó una moción de Vox para dar preferencia en esta celebración a los negocios “radicados en nuestra ciudad y por extensión en Cantabria”

Lorena Gutiérrez y Sergio Frenkel en la presentación del Festival. / Juan Manuel Serrano Arce

Santander

La Federación de Asociaciones de Extranjeros Residentes en Cantabria (FAERCAN SIN FRONTERAS) ha denunciado su exclusión de la organización del Festival Intercultural de Santander 2022, el primero tras el parón de dos años por la pandemia. A través de una nota de prensa ha lamentado las “evasivas” del Ayuntamiento puesto que la Federación se ha dirigido en las últimas semanas pidiendo información acerca de la organización del festival, mientras desde la Oficina de Integración y Cooperación Social del Ayuntamiento de Santander (OICOS) se llamaba individualmente a las asociaciones proporcionado “informaciones contradictorias y preocupantes”, como que “la jaima de gastronomía no va a ser gratuita como en todos los años, desde sus inicios. Se ha comunicado que si se quiere participar en la misma se debe pagar un alquiler, aunque "no se sabe cuánto y no está claro si hay que pagar al Ayuntamiento o a la empresa organizadora”.

Se trata del primer Festival que se celebra tras la aprobación por parte del pleno de Santander, en junio de 2021, de una moción presentada por Vox en la que se instaba a la Concejalía de Dinamización Social, Inmigración y Cooperación al Desarrollo a que en el espacio de hostelería correspondiente al Festival Intercultural Ciudad de Santander “tuvieran preferencia los negocios radicados en nuestra ciudad y por extensión en Cantabria, así como a nuestros productos locales y regionales”. Según defendió el concejal de Vox, Guillermo Pérez-Cosío al presentar la moción “se acerca el verano donde la mayoría del sector tiene depositadas las esperanzas de poder sostener sus negocios pero es también la época en que nuestra ciudad se llena de bares ambulantes con ferias estacionales que vienen provocando desde hace años una competencia desleal con los negocios de hostelería asentados durante todo el año”. Añadía que la celebración del Festival en Santander “deja a su Ayuntamiento poco más de 35.000 €, unos 1.000 € al día, por la cesión gratuita de una de las mejores zonas de la ciudad para la explotación de múltiples negocios de hostelería, todos ellos provenientes de fuera de Cantabria y que durante ese mes hacen aquí su agosto”. Finalmente, con el voto a favor de los 11 concejales del PP, los 2 de Ciudadanos y el de Vox, el acuerdo salía adelante.

FAERCAN ha explicado que, previamente a la presentación ante la prensa , de los detalles por parte de la concejalía de Inmigración, que se produjo, este jueves, 4 de agosto, se hicieron llegar dos escritos dirigidos a la concejalía de Dinamización Social e Inmigración, en fechas de 27 de julio y 1 de agosto, sin obtener respuesta a todas las inquietudes. En los mismos, la Federación se dirige a los responsables de la gestión y organización del Festival Intercultural 2022 para manifestar su “completo desacuerdo” por “la forma y trato que se está dando actualmente”, aunque también menciona que “durante todas las ediciones pasadas ya se ha ido relegando gradualmente, desvalorizando el aporte y trabajo de las asociaciones representantes del colectivo inmigrante, así como se ha ido desvirtuando la verdadera esencia del festival intercultural”.

“No podemos concebir y para nada queremos confirmar que un festival cuya idea original y realización de este, desde sus inicios ha partido de las asociaciones con el objetivo principal de la interculturalidad entre naciones, para la integración, el respeto y reconocimiento mutuo, la convivencia y la educación para el desarrollo, se tenga que “instrumentalizar o utilizar sólo para fines crematísticos”, denuncian.

En este sentido, FAERCAN Sin Fronteras manifiesta que representa a un colectivo que año tras año “vienen al festival para vernos, no solo de Santander sino de diferentes partes de Cantabria y también desde fuera, para acercarlos de primera mano a esos sabores y colores de nuestros países, que en ocasiones no reconocen como auténticos en las diferentes jaimas de este festival”.

El colectivo solicitó respuesta por escrito de la concejala Lorena Gutiérrez Fernández, como responsable del Área de Inmigración, para poder transmitir la información desde FAERCAN a las asociaciones firmantes de la carta registrada el 28 de julio 2022. En ese primer escrito la federación incidía en que el Festival es “una actividad de intercambio cultural”, que “aporta la interacción entre personas con identidades propias y culturas diferentes” y favorece en todo caso “la riqueza de la convivencia con el respectivo respeto a la diversidad en un escenario de horizontalidad”. De esta manera, solicitaban que “nos tomen en cuenta a las personas extranjeras y las asociaciones de estas, para la realización de este festival intercultural en un marco de Participación real”.

En este sentido, exponían que no fue hasta el 22 de julio cuando se les comunicó que el Festival se va a celebrar entre el 12 de agosto y el 4 de septiembre, sin convocarles a las reuniones de organización “como era habitual” e invitándoles a participar sólo del área de artesanía y espectáculo, pero no de la Jaima de gastronomía, alegando desde el Ayuntamiento que hasta ese momento, día lunes 1 de agosto, no se sabia cual sería la empresa organizadora.

Además, recordaban que se celebró, en el último año, varias reuniones con la concejala de inmigración Lorena Gutiérrez, técnicos municipales y representantes de la empresa organizadora, en las que se habían expuesto los puntos positivos y negativos del Festival, que a la vez se hicieron llegar por carta al Ayuntamiento y a la empresa organizadora, un listado de posibles mejoras.

“Pedimos expresamente que el festival intercultural 2022, sea un encuentro para la integración y el enriquecimiento de la convivencia entre culturas fuera de toda connotación comercial y lucrativa”, reivindicaban. Todo con el objetivo de “dar a conocer nuestra identidad como eje central de reconocimiento de una cultura a través de la danza, la música, el baile y la gastronomía”, así como “promover el respeto a la diversidad y favorecer la integración para una sociedad inclusiva”.

Para llevarlo a cabo, solicitaban asimismo un espacio, el Aula de Educación para la Interculturalidad y una serie de peticiones como visibilizar a las asociaciones en la cartelería, ampliar a los fines de semana las actuaciones y danzas de los países y adaptar las remuneraciones de las actuaciones y la clausura “al esfuerzo e inversión tanto material como humano”. Por último, remarcaban su compromiso para “mostrar lo mejor de las personas inmigrantes extranjeras y poner en valor que la interculturalidad es comunicación, intercambio e interacción para el enriquecimiento mutuo, dejando en segundo plano que el evento solo parezca que tiene finalidad lucrativa”.

“Nuestra intención es mejorar el concepto de Festival intercultural, puesto que así mismo, somos parte de este evento y para nosotros/as es un espacio de referencia para el colectivo inmigrante, pero sobre todo un espacio para el enriquecimiento de una sociedad inclusiva, solidaria, respetuosa y tolerante”, concluyen.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad