Sociedad

El fuerte viento que azota Cantabria provoca más de 100 incidencias durante la mañana y vientos de más de 100 km por hora

Ninguno de los incidentes ha afectado a personas

El faro de la isla de Mouro, situado en la bocana del Puerto de Santander, es batido fuertemente por el oleaje esta mañana, donde se ha continuado sufriendo los efectos del temporal de viento y olas que afecta a la costa cantábrica.(EFE/Alberto Aja)

El Centro de Atención a Emergencias 112 ha recibido entre las 7.00 y las 12.00 horas de este jueves un total de 53 llamadas por el fuerte viento que azota Cantabria, que han obligado a gestionar más de un centenar de incidencias, ninguna de ellas de gravedad. Ramas y árboles caídos, algunos de gran tamaño, y desprendimientos o daños en cableado, infraestructuras o mobiliario urbano han sido las principales consecuencias de la borrasca Aline en Cantabria, informa el 112 en un comunicado. Ninguno de los incidentes ha afectado a personas.

El temporal de viento y lluvia provocado por la borrasca Aline ha provocado este viernes en Cantabria rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora, mientras que la boya Augusto González Linares, instalada cerca de la costa de Santander, ha registrado una ola de casi 20 metros. El litoral de Cantabria está en alerta roja (riesgo extremo) por fenómenos costeros adversos y naranja (riesgo importante) por viento fuerte.

Según publica la web de la boya, instalada en Cabo Mayor, la altura del oleaje en el Cantábrico cerca de la costa de la capital cántabra se ha ido incrementando desde las 6.00 horas, con olas que han alcanzado alturas máximas de forma progresiva de más de 9, 11 y 13 metros, hasta los 19,78 metros de una ola registrada a las 10.00 horas. A esa hora, la altura media del oleaje era de algo más de 9 metros.

El viento también está siendo protagonista en la región con rachas que en Tresviso han alcanzado una velocidad de los 107 kilómetros por hora, entre las más altas de España. En Santander, el viento ha alcanzado una velocidad máxima 67 kilómetros por hora, también entre las mayores del país, con rachas cercanas a los 100 kilómetros por hora, según los datos que facilita la Agencia Estatal de Meteorología en su página web

Cantabria está este viernes en alerta roja por temporal costero con olas de hasta nueve metros y en alerta naranja en el litoral por viento de hasta 110 kilómetros, que no ha dejado incidencias durante la noche. La alerta roja estará activada en la región hasta las 18.00 horas, cuando pasará a ser de nivel amarillo, mientras que el aviso naranja por viento fuerte se mantendrá hasta las 20.00. Se prevén para hoy lluvias abundantes y ocasionalmente acompañadas de tormenta, con posibilidad de ser localmente fuertes o persistentes, según advierte la Agencia Estatal de Meteorología en su web.

La alerta roja estará activada en la región hasta las 18.00 horas, cuando pasará a ser de nivel amarillo, mientras que el aviso naranja por viento fuerte se mantendrá hasta las 20.00. Se prevén para hoy lluvias abundantes y ocasionalmente acompañadas de tormenta, con posibilidad de ser localmente fuertes o persistentes, según advierte la Agencia Estatal de Meteorología en su web.

Medidas en Santander y Torrelavega

El Ayuntamiento de Santander mantiene activado el dispositivo preventivo por temporal marítimo y de viento, que incluye el cierra a tráfico y peatones del tramo final de la avenida Manuel García Lago, salvo a residentes y clientes del hotel Chiqui, mientras que el de Torrelavega ha cerrado las instalaciones deportivas al aire libre y los accesos al Parque Manuel Barquín y al Patatal.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado para la jornada de mañana, día 20 de octubre, varios avisos por fenómenos meteorológicos adversos en Cantabria, los de mayor riesgo el rojo por costeros y el naranja por viento en el litoral.

Además, el centro, el valle de Villaverde y Liébana tendrán activo el aviso amarillo también por viento, y esta última comarca el mismo nivel de riesgo por lluvia.

En el litoral, primero se ha activado el aviso amarillo esta medianoche y a partir de la las 5.00 horas de la madrugada se ha pasado a aviso naranja por un empeoramiento de las condiciones meteorológicas, ya que para este periodo se prevé temporal de viento del oeste de 62 a 74 kilómetros por hora (fuerza 8), ocasionalmente de 75 a 88 kilómetros por hora, (fuerza 9) y mar combinada del noreste aumentando de cinco a ocho metros.

Entre las 9.00 y las 18.00 horas de la jornada de mañana se espera lo peor del temporal, por lo que permanecerá vigente el aviso rojo, ante una previsión de mar combinada del noreste de ocho a nueve metros.

Para poner fin a los avisos por costeros, entre la medianoche del viernes y las 12.00 horas del sábado el riesgo descenderá a amarillo. La previsión en esta franja horaria es de viento del oeste de 50 a 61 kilómetros por hora (fuerza 7).

El litoral estará también el aviso naranja por fuerte viento entre las 5.00 horas y las 20.00 horas, ante la previsión de rachas que podrán alcanzar los 110 kilómetros por hora.

Adversos en la franja central de Cantabria

Mientras, la franja central de la comunidad también tendrá avisos por viento. El centro, el valle de Villaverde y Liébana estarán en aviso amarillo por este fenómeno entre la medianoche de hoy y las 15.00 horas de mañana, pudiéndose alcanzar en todas las zonas rachas de 90 kilómetros por hora.

Liébana tendrá activado, además, el mismo nivel de riesgo por lluvia entre las 3.00 horas de la madrugada y el final del viernes. Se espera una precipitación acumulada de 40 litros por metro cuadrado en 12 horas.

Ante la llegada de mala mar, el Servicio de Emergencias 112 insta a la población a alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Por su parte, para evitar riesgos por el fuerte viento se debe cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la vía pública y provocar un accidente; evitar zonas boscosas; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar pasar por edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera, fundamentalmente en viaductos y salida de túneles.

En caso de emergencia se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando la localización y el tipo de incidente para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de ayuda en caso de que sea necesario

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00